Nissan-destination-frontier-2019-7
Nissan Destination Frontier: El mejor amigo para la excursión del fin de semana
1017526302-sut-20190526-ms1 1654
Hamilton contiene a Verstappen para ganar en Mónaco
Seat-tarraco-prueba-portada
Prueba Seat Tarraco 2.0 TDI 190 4Drive: Es otra historia
Sainz monaco 2019 1
Sainz, pletórico tras ser 6º: “Muy contento porque lo hemos luchado”
Star-wars-accesorios-coche
Orgullo Friki: Star Wars tiene todos estos accesorios para tu coche

Conducimos el Citroën C4 Picasso 2016: Continuidad

Esta es la filosofía que ha aplicado Citroën a la hora de renovar su monovolumen medio, uno de sus modelos más populares. Los retoques estéticos son mínimos, pero el equipamiento y la seguridad salen reforzadas para ponérselo difícil a rivales como el nuevo Scénic. Además su precio es algo más atractivo.

Ligeros retoques como la nueva parrilla delantera, identifican al rediseñado Picasso.

Los Citroën C4 Picasso y Grand C4 Picasso se comercializarán próximamente con una serie de retoques que los diferencian de los modelos originales, lanzados en 2013 y que les permitirán competir mejor con los nuevos Renault Scénic. Desde su lanzamiento en 1999, estos monovolúmenes acumulan más de tres millones de unidades vendidas en el mundo, un dato especialmente positivo si tenemos en cuenta que muchos de ellos están fabricados en Vigo. Al primer vistazo, los Citroën C4 Picasso 2016 se distinguen por un frontal rediseñado, que acoge una nueva parrilla central, un faldón delantero más bajo y nuevos cromados que enmarcan los faros antiniebla. En la línea lateral, sólo las llantas de nuevo diseño nos recuerdan que estamos ante el MY 2016, mientras que en la trasera ocurre lo mismo con los pilotos, que han modificado su iluminación aunque conserven su forma.

Estéticamente, los Citroën C4 Picasso 2016 se distinguen por un nuevo frontal con modificaciones como unos embellecedores cromados que rodean los faros antiniebla, una parrilla diferente y un faldón delantero más bajo. Además se incorporan unas inéditas llantas bitono de 17 pulgadas y unos grupos ópticos posteriores tridimensionales, ya sean halógenos o de led. En línea con la tendencia del mercado se incorpora la posibilidad de techo y retrovisores en negro, opción combinable con todos los colores, una gama cromática que recibe tres nuevas variantes: Wild Blue Ambience, Dune Ambiance y Hype Grey Ambiance.

Exclusivamente en la versión larga se introducen unos raíles tipo SUV en el techo que además de mejorar su estética sirven para fijar un cofre de equipaje, opción casi obligada si hacemos uso de las siete plazas.

El interior luce ahora más actual gracias a la posibilidad de elegir entre tres ambientes diferentes además del básico: Serenity –que apuesta por el relax y la tranquilidad–, Sporty –con ligeros guiños deportivos– y Elegance –el más lujoso–. En todos los casos se modifican las tapicerías, grafías de la pantalla, iluminación y hasta la fragancia del perfumador. Además, en el Elegance se añaden unas espectaculares butacas dignas de la clase bussines de cualquier compañía aérea, con reposapiés eléctricos, masajes y reposa cabezas integrales. Estos cuatro ambientes se combinan con tres niveles de equipamiento, añadiendo opcionales exclusivos como el portón eléctrico con apertura pasando el pie bajo el paragolpes trasero.

Mucho más interesante es el apartado del equipamiento, donde nos encontramos con un salto tecnológico importante.

Los Picasso pueden contar ahora con asistentes a la conducción como la alerta de cansancio, el reconocedor de señales, el avisador de cambio involuntario de carril o el de obstáculos en ángulo muerto. Además, el control de velocidad crucero activo es capaz de detener el vehículo por completo y reanudar la marcha si es preciso, pudiendo circular así en atascos. Por supuesto, este sistema también incluye la frenada de emergencia en ciudad y el avisador de riesgo de colisión inminente.

La conectividad -Citroën Connect Radio- es otra de las funcionalidades más evolucionadas con la incorporación de una pantalla táctil capacitiva de siete pulgadas desde la que controlamos el navegador que ahora es full 3D con reconocimiento de voz. Además su sistema de llamada de alarma Citroën Connect Box incorpora a una tarjeta SIM sin coste alguno que nos mantiene constantemente conectados. Por primera vez el fabricante francés incorpora el concepto Citroen Advance Comfort. Un nuevo programa que se abrirá paso a otros modelos de la gama y que basa los pilares de una vida a bordo confortable en cuatro elementos: suspensión suave y agradable, pack lounge de equipamiento, Comfort acústico superior y materiales extremadamente suaves al tacto.

En lo referente a la mecánica, la gama se reestructura en base a seis motorizaciones, tres de gasolina y otras tantas Diesel. Las primeras son las 1.2 Puretech de 110 y 130 caballos y la 1.6 THP de 156 caballos y mientras que la menos potente el cambio manual será obligado, las otras dos estarán disponible con el cambio automático ETG6, un convertidor de par de seis marchas que es opcional en el Puretech 130 y de serie en el 1.6. Esta transmisión también la puede equipar el 1.6 HDi de 120 caballos aunque la gama arranca con el de 100 CV –menos potente–. Por su parte, el 2.0 HDi de 150 caballos seguirá completando la gama.

En carretera, es un vehículo sencillamente excepcional para viajar en familia con total comodidad gracias a una suspensión muy elaborada que acuna el habitáculo sin caer en inclinaciones o rebotes excesivos al circular por autopista. Del mismo modo la sonoridad interior es sencillamente excepcional. Ya se encuentra a la venta con un precio que es entre 800 y 1000 euros inferior a la variante a la que sustituye, con lo que pese a que el precio tarifa de acceso es de 22.900 euros, tras promociones y financiación hay un Picasso por 17.700 euros.