Nissan-gtr-render
Este Nissan GT-R se pone el traje de competición para acaparar todas las miradas
1017545567-lat-20190608- 56i5577
McLaren cree que el potencial de sus cambios se verá a partir de la temporada 2020
Peaje
Autopistas de peaje: Todo lo que tienes que saber para ahorrar este verano
Toyota 3
Toyota explica el problema de ‘Pechito’ López
Toyota gr super sport
Toyota GR Super Sport: El primer Hypercar de Le Mans ya rueda

Vonnen trae al presente el Porsche 911 Hybrid

Mientras llega oficialmente esta esperada versión esta compañía americana ofrece esta interesante conversión para el 991 y muy pronto para el resto de generaciones del 991. Aunque no es precisamente barato...

Vonnen-porsche-911-hybrid-port

La noticia de que Porsche iba a contar con una versión híbrida en su nueva generación del 911, la 992, hace que muchos esperen con interés el resultado de esta interesante combinación de un deportivo histórico con una fórmula perfeccionada con la famosa electrificación que parece que poco a poco lo invade todo. En ese sentido este 991 modificado con un sistema híbrido resulta ser una interesante manera de anticiparse al futuro.

El protagonista de toda esta historia se llama Vonnen Shadow Drive (VSD), una conversión aftermarket a un sistema híbrido creada por Vonnen Performance que, como uno puede esperar, integra una batería y un motor eléctrico al mítico deportivo alemán, años antes incluso de que la propia Porsche lo haga oficialmente.

¿Pero en qué consiste exactamente este nuevo elemento a bordo? El sistema Vonnen Shadow Drive añade 160 CV y 203 Nm de par extra al 911, y todo sin alterar significativamente le ECU de Porsche ni su peso.

El sistema pesa un total de 95 kg, incluyendo un motor motor-generador eléctrico situado entre el motor térmico y la transmisión -y que permite recoger energía tanto del propulsor de seis cilindros como de las frenadas-, un inversor montado en la parte superior del motor y una unidad de control con un pequeño pack de baterías de litio de 1.0 kWh situada en el maletero delantero. Aunque siendo justos la ganancia neta es más cercana a solo 77 kg gracias a la sustitución del motor de arranque y el volante de inercia así como el uso de una batería auxiliar más pequeña de 12 voltios para alimentar los accesorios.

El presidente de Vonnen, Chuck Moreland, dice que la relativa simplicidad de este sistema es crucial para mantener la integridad del coche y la experiencia de conducción, un punto clave para los clientes de Porsche a la hora de comprarlo. A diferencia de la mayoría de los sistemas híbridos, la activación del impulso eléctrico del Shadow Drive depende exclusivamente de la selección del conductor. El acceso a ese sistema se realiza a través de una aplicación de smartphone conectado vía bluetooth que nos permite elegir entre diversos modos de conducción -Street, Track y Overboost-, así como seleccionar un interruptor para apagar el sistema por completo, devolviendo al deportivo a un modo casi de serie.

La interfaz nos permite acceder a una monitorización de todo el sistema en tiempo real, registro de datos, e incluso nos da la posibilidad de compartir toda esa información con la nube. Como se puede esperar de una compañía startup tecnológica en constante cambio que se precie (no es casualidad que su sede esté en Santa Clara, California) Vonnen asegura que el llamado modo Track pasará a llamarse muy pronto Sport y que la configuración de esta interfaz se renovará en unos meses.

Cuando el 991 Carrera llegó al mercado en 2013 lo hizo con 350 CV y 389 Nm de par máximo en un motor 3.4 de seis cilindros con los que en nuestras pruebas fue capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 4,2 segundos con un cambio manual de siete velocidades. Recorta algunas décimas más de esa marca con el cambio PDK de siete velocidades opcional y presente en este ejemplar, que además ha sido actualizado con el cerebro de este sistema híbrido para soportar el aumento de par.

La dirección y el equilibrio del chasis del Porsche son sublimes cuando salimos de la Pacific Coast Highway y nos dirigimos a las montañas cerca de Malibú, pero lo que realmente queremos medir es la aceleración mejorada que aporta el Vonnen Shadow Drive. Comenzamos con el modo Street, que Bill Davis, vicepresidente de ingeniería de Vonnen y nuestro copiloto para la prueba, dice que monitoriza la velocidad del motor y los cambios para aportar suavemente un refuerzo en modo de potencia eléctrica a medida que aceleramos. "Se siente como si básicamente estuvieras manejando un coche con un motor más grande".

El modo Sport es un poco más agresivo en su entrega de potencia, sin embargo el igual que el modo Street, libera solo un 60 o 70% de todo el jugo que puede ofrecer el VSD. La salida de este 911 híbrido inicialmente se siente y suena igual que cuando salió de fabrica pero pronto un pronunciado silbido eléctrico envuelve la cabina cuando el motor eléctrico comienza a funcionar, acompañado por la sensación de un plus de empuje, como si un par de turbos hicieran acto de presencia de repente.

Es aquí donde llegamos al límite térmico del sistema por primera vez. Entre las pantallas de la app para smartphone se encuentra el indicador de carga de la batería y las lecturas de temperatura de la batería, el motor eléctrico y el inversor. El sistema tiene un límite térmico de 150º C, más allá del cual se apaga temporalmente para enfriarse. Dependiendo de cómo de intensamente estés conduciendo, esto puede suceder con frecuencia, pero el enfriamiento también llega rápidamente, a menudo en menos de un minuto. "También estamos ajustando la refrigeración", dice Davis, "por lo que una versión de producción de esto en solo un par de meses podría permitir empujar aún más fuerte y recuperarse aún más rápido".

Seleccionar el modo Overboost libera toda la potencia del VSD. De hecho todo lo que vemos por los espejos desaparece mucho más rápido mientras el 911 nos empuja contra los asientos con una fuerza notablemente mayor. Si bien no podemos cuantificar exactamente cuánto más rápido es este híbrido hasta que no lo llevemos a la pista de pruebas, nuestros calculos señalan que este ejemplar puede bajar la marca del 0 a 100 km/h hasta los 3,6 segundos. Cuando el VSD está funcionando emite constantemente un silbido eléctrico de baja frecuencia, que se vuelve más fuerte y agresivo a medida que la aceleración se intensifica. Cuando lo apagamos el 911 pierde gran parte de su nueva pasión, la cabina se queda notablemente más silenciosa y su aceleración parece casi perezosa sin el aporte casi instantáneo del par eléctrico.

Sin embargo la cifra más significativa en las especificaciones del Vonnen Shadow Drive es su precio: 75.000 dólares (67.000 euros al cambio) incluyendo la instalación en la tienda de Vonnen. El VSD es compatible tanto con transmisiones manuales como automáticas, y con motores sobrealimentados o atmosféricos, ya sean de stock o modificados. Los pedidos iniciales están limitados únicamente a modelos de la generación 991, con algunos accesorios disponibles para los Cayman y Boxster de la generación 981 disponibles en un par de meses.

Más tarde llegará la compatibilidad con 911 de la generación 997 y 996 y otros modelos Boxster y Cayman mientras que los clásicos 911 refrigerados por aire llegarían unos cuantos meses después, ofreciendo una interesante evolución a modelos más veteranos que podría justificar un poco más el precio de este kit.

Si bien este Vonnen Shadow Drive se puede ver como un novedoso e interesante complemento para los porschistas es sobre todo una legítima mejora de rendimiento que se adelanta al desarrollo propio de la fábrica. Para aquellos propietario de un 911 que simplemente quieran un aumento de potencia, cambiarse a un modelo Turbo sería sería la solución perfecta además de ser mucho más simple y menos costosa. Pero si pensamos en los modelos menos potentes de la familia Porsche como el Boxster y el Cayman o generaciones anteriores del 911 la cosa se pone más interesante.

"Cuando estos coches salieron originalmente, eran rápidos para su tiempo y tenían suficiente potencia", dice Moreland de Vonnen. "Pero esas cifras parecen bastante lentas y débiles para los estándares de hoy". Para un entusiasta que busca niveles de potencia modernos en un 911 clásico sin alterar drásticamente el carácter simple del automóvil, y que está dispuesto a adoptar la tecnología moderna, el coste de la actualización del Vonnen Shadow Drive podría verdaderamente tener sentido.