Aston martin valkyrie engine (1)
Aston Martin muestra nuevas imágenes del V12 del Valkyrie… y confirma que alcanza 11.100 rpm
Gettyimages-689538156
Rick Mears lo tiene claro: “Alonso se sube a cualquier coche y va rápido”
Peaje autopistas rebaja
El Gobierno rebaja un 30% el precio en el peaje de las 9 autopistas rescatadas
One-plus-mclaren-01
McLaren y OnePlus se unen para crear el smartphone más rápido del planeta
Tarraco led
¿Cómo funcionan y qué ventajas aportan los faros led? Te lo explicamos

Probamos el BMW X5 2018: La carretera se le quedó pequeña

La cuarta generación del X5 se convierte en un verdadero SUV y ahora añade nuevos dispositivos que le permiten aventurarse fuera del asfalto con total confianza.

Bmw-x5-2018-dinamica-1

El BMW X5 fue el primer modelo de la saga X de la marca alemana y durante casi 20 años, el más grande de todos ellos hasta ahora, que hemos conocido la llegada del nuevo X7. Ahora, en su cuarta entrega, crece 3,5 centímetros de largo, 4,2 de batalla, 6,6 de ancho y la altura se reduce en dos centímetros. La silueta sigue siendo tan reconocible como la del primer X5, pero ahora el frontal es mucho más rotundo, con los dos “riñones” de BMW bastante más grandes y con tecnología activa que abre y cierra las lamas para controlar la aerodinámica y la refrigeración del motor. Los faros pueden ser de tecnología láser pero ahora también los intermitentes delanteros pueden utilizar esta tecnología.

El interior aprovecha al máximo el aumento de las dimensiones exteriores, con una sensación de amplitud excelente, que se ve acrecentada por la luminosidad que aporta el enorme techo panorámico de cristal, por supuesto opcional. El maletero alcanza los 650 litros y sigue contando con apertura del portón en dos mitades horizontales, además de cortina cubreequipajes eléctrica y unos raíles en el piso que permiten deslizar la carga sin esfuerzo. La opción de siete plazas sigue estando disponible en el X5, para un uso más familiar. Entre las curiosidades de equipamiento del interior están el pomo el cambio realizado en cristal o los posavasos que pueden calentar o enfriar las bebidas.

Por primera vez el X5 ofrece, en opción, la suspensión neumática en los dos ejes, ya que hasta ahora solo estaba disponible en el eje trasero y con una función autonivelante, no para mejorar la altura libre fuera del asfalto. Ahora los diferentes programas de conducción adoptan alturas específicas, con una diferencia de ocho centímetros entre la más baja y la más alta, que consigue una distancia libre al suelo de 21,4 centímetros, una cifra que no es espectacular para campo pero sí buena. La comodidad en asfalto mejora pero sobre todo lo hace la capacidad de adaptación a diferentes terrenos. Otra novedad importante que cambia radicalmente la filosofía del X5 es el mando off-road, que añade cuatro programas de funcionamiento para fuera del asfalto: arena, rocas, hielo-nieve y gravilla.

El chasis también tiene otras novedades, todas ellas opcionales, como el control activo del balanceo, el diferencial trasero de bloqueo electrónico y la dirección activa integral, que se añaden a los amortiguadores adaptativos, en este último caso tanto con la suspensión de muelles como con la neumática.

Tanto la suspensión neumática como el control off-road hacen que el X5 por primera vez ofrezca unas verdaderas prestaciones en pista y campo.

En esta primera fase de lanzamiento, el BMW X5 está a la venta con dos motores Diesel y uno gasolina, todos ellos con tracción total xDrive y cambio automático de ocho relaciones. El gasolina 40i de 340 caballos es el más “asequible” pero el 30d, hasta ahora el más vendido en España, con sus 265 seguirá siendo una de las mejores alternativas. De momento la versión más radical y deportiva es el M50d de 400 caballos, incompatible con el paquete off-road por su chasis deportivo. A lo largo de 2019 llegará el 45e, híbrido enchufable con 394 caballos y 80 kilómetros de autonomía eléctrica según la norma de homologación WLTP. Hemos podido probar el 30d y su funcionamiento junto con la suspensión neumática es fantástico, con un nivel de comodidad y baja sonoridad que lo hacía parecer casi un eléctrico cuando el firme estaba en perfecto estado.

Entre los dispositivos curiosos del X5, estrena un sistema que memoriza los últimos 50 metros realizados, siempre que no se hayan superado los 37 kilómetros/hora y los reproduce marcha atrás sin intervención del conductor. Puede parece algo absurdo pero es una excelente ayuda en aparcamientos o en zonas urbanas cuando llegamos a un espacio sin salida, donde no podemos seguir o no podemos aparcar. El sistema de aparcamiento automático park assist ya realiza toda la función sin que el conductor tenga que hacer nada, ni siquiera mantener pulsado el interruptor como hasta ahora.

El equipamiento de serie es bastante completo e incluye llantas de 18 pulgas, tapicería de cuero con asientos eléctricos y Live Cockpit digital con dos pantallas de 12,3 pulgadas, una para la instrumentación y otra para el sistema multimedia, además de los asistentes a la conducción. Los paquetes estéticos exteriores xLine, de aire aventurero, y M Sport, más deportivo, son opcionales.

El nuevo X5 está a la venta desde 72.800 euros, precio del 40i, mientras que el 30d, hasta ahora el motor más demandado en el X5 en España, llega hasta los 76.000 euros. El potente y deportivo M50d ya se va a otro nivel, nada menos que 111.900 euros.