Renault-kangoo-2
Renault Kangoo 2020: La tercera generación, ¡al descubierto!
1017548297-lat-20190609- 2st1683
¿Y si la Scuderia Ferrari perdiese el patrocinio de Mission Winnow?
Amazon-motors
Amazon Motors te pone un coche de renting en tu casa ¡este verano!
Alonso
Fernando Alonso, Mercedes, Ferrari, y los enigmáticos viajes a Carolina del Norte
Bmw-2-active-tourer3
BMW deja de fabricar el Serie 2 Active Tourer

De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren

Sin pelos en la lengua, Zak Brown ha tirado de la manta explicando con todo detalle los problemas que han llevado al equipo a no clasificarse para las 500 millas de Indianápolis.

Mclaren indianapolis 2019

El Know-How lo es todo en prácticamente todos y cada uno de los ámbitos empresariales. Las organizaciones pagan auténticas millonadas por adquirir estos conocimientos, que a menudo requiere la fusión o absorción de otras organizaciones. El mundo del motor no es ni mucho menos diferente, y es por ello por lo que un equipo requiere de un número indeterminado de temporadas para llegar a ser competitivo.

Por variados motivos, McLaren decidió emprender la aventura de la Indycar casi en solitario, cuyo primer paso era la edición 103 de las 500 millas de Indianápolis. Sin embargo, nada salió como se esperaba, y uno tras otro, el equipo cometió errores de principiante que han acabado dejando al equipo y a Fernando Alonso fuera de carrera.

Zak Brown ha sido increíblemente sincero en un gesto que le honra y que habla de una serie de errores que al aficionado le parece impensable en equipos de este nivel, pero que nos recuerda a cuántos de estos problemas siguen ocurriendo en las estructuras de competición, pero jamás tenemos constancia. Aquí, el relato cronológico de calamidades que ha desembocado en el desastre absoluto de McLaren.

  • En junio de 2018, McLaren, decidido a ser fuerte en Indycar, intenta hacerse con los servicios de uno de los pilotos más laureados; Scott Dixon. A pesar de una cuantiosa suma de dinero, el neozelandés declina la oferta, y McLaren duda sobre qué hacer con su proyecto.
  • En agosto de 2018, Andretti avisa que se está llegando a una fecha límite, y que si McLaren quiere estar a tiempo completo en 2019, debe decidirse en unos días. McLaren siguió alargando la decisión.
  • En septiembre de 2018, Fernando Alonso realiza un test en Barber, en un circuito rutero. Con el test, se busca conocer las sensaciones del piloto asturiano de cara a ser él el que lleve el peso del proyecto de Indycar, a pesar del poco tiempo restante.
  • Octubre de 2018: McLaren confirma que no estará a tiempo completo en la Indycar, y buscará la forma de entrar en las 500 millas y en otras citas.

  • En noviembre de 2018, Bob Fernley es nombrado presidente de McLaren para el brazo dedicado a la Indycar. Tras el éxito de gestión en Force India, Zak Brown lo considera la persona idónea para capitanear este proyecto en Estados Unidos pese a su falta de experiencia reciente en la categoría americana.
  • En diciembre de 2018, McLaren confirma que el motor que usará en su aventura en la Indycar no será Honda, con el que no acabó muy bien a nivel profesional. La opción de Chevrolet impide la asociación con Andretti, con quién tan bien encajó en 2017.
  • Febrero de 2019: McLaren anuncia la asociación con Carlin. Consideran que, al tratarse de dos estructuras británicas, habrá facilidad a la hora de trabajar en sintonía. Por el camino se caen oportunidades como las de trabajar junto a Ed Carpenter o A.J. Foyt, dos equipos que cuentan con muchísima más experiencia que la de Carlin.

  • Abril de 2019: El equipo McLaren muestra el diseño Indy (que ya se había filtrado parcialmente) al mundo entero, y lo acompañan con un vídeo de montaje del chasis que se había realizado en Woking. El vehículo es empaquetado y enviado hacia Indianápolis.
  • Abril de 2019: En los preparativos para el test, se dan cuenta de que no han comprado un volante. Zak Brown tiene que salir a la carrera para convencer a Cosworth de cederles uno en la mayor brevedad posible. Es el inicio de una cadena de calamidades incesantes. Tras un fallo de este calibre, Zak pierde confianza en Fernley y ya avisa a Gil de Ferran para que esté más encima del proyecto.
  • Abril de 2019: Fernando Alonso y McLaren se dan cita en Texas para un test en óvalo. El vehículo utilizado es propiedad de Carlin, pues el montado en Woking aún está viajando hacia el continente. El equipo pierde valiosas horas hasta que el volante está listo.
  • 24 de abril de 2019: McLaren se cita junto a otros equipos en un test de puertas abiertas en la propia Indianápolis. Un problema eléctrico de tal magnitud que uno de los empleados fue despedido, costó tiempo en pista al McLaren 66.
  • 14 de mayo de 2019: El primer día de entrenamientos, los problemas eléctricos se suceden en el vehículo de Fernando Alonso, los cuales se solucionan cambiando todo el cableado del monoplaza así como el alternador.
  • 15 de mayo de 2019: Fernando Alonso trata de pilotar tras el rebufo de un rival y pierde el control del vehículo, teniendo un fortísimo accidente que daña el chasis. McLaren inicia la reconstrucción del vehículo, apuntando las primeras voces a que se podría volver a pista ese mismo día.

  • 15 de mayo de 2019: Los inconvenientes se suceden. Incluyendo el hecho de que el chasis de sustitución no se encuentra en el circuito, sino en un taller de pintura cercano. Había sido mandado a pintar tras los test de Texas, al no coincidir el tono exacto de naranja. Más de un mes después, por algún motivo, el chasis seguía en el taller de pintura y no en el circuito.
  • 15 y 16 de mayo de 2019: McLaren toma consciencia que a pesar del acuerdo con Carlin, la estructura británica ha utilizado sus recursos en inscribir un tercer vehículo, y no está prestando ni el apoyo humano ni logístico con el que McLaren contaba, en especial en momentos delicados.
  • 16 de mayo de 2019: La inexperiencia de los mecánicos hace que el montaje sea extremadamente lento, al que se unen rumores que apuntan a que el motor podría estar roto y se requeriría una unidad de sustitución a la que habría que esperar. Con la aparición de la lluvia, la jornada llega a su fin y el McLaren no ha rodado.
  • 17 de mayo de 2019: El McLaren está listo para el ‘Fast Friday’, y aunque Alonso no está con los competitivos, no muestra signos de que vaya a sufrir para clasificarse.
  • 18 de mayo de 2019: Lluvia, viento, y condiciones muy cambiantes para la sesión de clasificación. Fernando Alonso sufre un pinchazo durante su primer intento cuando tenía una velocidad adecuada como para clasificarse sin problemas. McLaren no detecta el pinchazo al haber instalado unos sensores erróneos para el vehículo. En el resto de intentos, las condiciones fueron peores y el McLaren no se adapta a estas condiciones como se requería. Fernando finaliza la sesión en la trigesimoprimera posición por solo 0.020 millas por hora, viéndose obligado a luchar en la repesca del día siguiente. Debido a las condiciones cambiantes, los no clasificados no son los habituales pilotos lentos, sino pilotos más bien rápidos que han sufrido diferentes inconvenientes.

  • 18 de mayo de 2019: Tras la sesión de clasificación, condenados a jugárselo todo en el ‘Bump Day’, McLaren tiene un miedo atroz a quedarse fuera de carrera, motivo por el que pide ayuda a diferentes equipos.
  • 19 de mayo de 2019: El McLaren monta suspensiones Andretti, y también se puede ver personal del equipo americano rondando la estructura de McLaren. El día aparece con lluvia y esto afecta al devenir de la jornada. En el escaso tiempo que había disponible para realizar vueltas de entrenamiento, el McLaren sale a pista con una altura muy baja debido a un error de conversión de magnitudes entre el sistema imperial y el decimal. Alonso roza de panza y hasta en dos ocasiones tiene que entrar a boxes para corregir el error. Cuando quiere salir a pista de nuevo, la sesión se ha cancelado por el mal tiempo.
  • 19 de mayo de 2019: Con la aprobación de Fernando Alonso, el equipo realiza una serie de cambios para la clasificación, sabiendo el riesgo que corrían. Desafortunadamente, el equipo se equivoca al configurar la caja de cambios, y mientras pretendían tener un vehículo con una punta capaz de marcar un promedio de 229 millas por hora, se quedan con una promedio de 227,5 millas por hora. Esto permite a Alonso realizar las cuatro vueltas con el pie derecho a fondo, pero sin ser lo suficientemente rápido. McLaren se queda fuera por 0.019 millas por hora, confirmándose los peores presagios.
  • 19 de mayo de 2019: Gil de Ferran aparece en rueda de prensa al borde del llanto para pedir perdón tanto a la afición como a Fernando Alonso, por no haber sido capaz de darle un coche a la altura. El brasileño asegura que es su mayor fracaso desde que está en el mundo de las carreras.
  • 20 de mayo de 2019: McLaren confirma la salida de Bob Fernley, cuya gestión ha sido señalada directamente desde el inconveniente del volante en Texas. De hecho, Fernley, presidente de McLaren Racing, apenas había sido visto por el circuito, e incluso sus actos con la prensa han sido prácticamente inexistentes.

Zak Brown no ha dudado en entonar el ‘mea culpa’, asegurando que debería haber estado más encima del proyecto, y que ante el primer temor de la gestión de Fernley, tendría que haber puesto al frente a Gil de Ferran, pero con el equipo tan volcando en Fórmula 1, cuando se dieron cuenta, era demasiado tarde. Y eso, que confiesa que el día que llegaron a Texas y no podían salir a pista desde el minuto uno, se dio cuenta de los fallos, siendo realmente ahí cuando no se clasificaron para las 500 millas, a la vez que se maldice de no haber reaccionado entonces, cuando aún tenían tiempo. 

Brown defiende a McLaren, asegurando que ha habido un gran número de fallos, pero nunca falta de trabajo. Y que en cualquier caso, ha habido más heroísmo en algunos casos que otra cosa. El norteamericano finalizó su discurso para AP de forma lapidaria, sentenciando que “habrá consecuencias para quienes no merecen trabajar en un gran equipo como McLaren”.