Sin titulo
Así ha quedado este McLaren Senna tras un aparatoso accidente
Sut italian grand  1523855
Monza, en busca de 100 millones de euros para mantener la Fórmula 1
181111 gfp 125829
Al volante del Audi A1 Sportback 2019: Apuesta por la deportividad
Kubica-vettel
Vettel sobre el regreso de Kubica: “Tengo sentimientos encontrados”
Ayudas-coches-ecologicos
La Comunidad de Madrid ya ofrece hasta 5.500 euros en ayudas para comprar vehículos ecológicos

Descubre el invento definitivo para no quedarte encajado en un aparcamiento

Llega desde Brasil y aunque pueda parecer un poco rudimentario, es el sistema perfecto para entrar y salir de las plazas más estrechas. Lo mejor de todo, es que funciona.

Ford-mondeo-aparcamiento

Es un clásico en la mayoría de las ciudades, las plazas de aparcamiento no sólo están cotizadas, sino que a menudo su tamaño aumenta o se reduce drásticamente en función de cómo nuestros ‘vecinos’ decidan aparcar sus coches. Así, no es extraño estacionar tu vehículo en un lo que popularmente se conoce como “una plaza de toros”, es decir, con espacio de sobra tanto por la parte delantera como por la posterior y al regresar, encontrártelo encajonado entre dos vehículos, uno de ellos fabricado por la famosa filial de urbanos del grupo Daimler, generalmente.

Bien pues harto de enfrentarse a situaciones similares, en una ciudad indeterminada de Brasil, el conductor de este Ford Mondeo –una berlina que supera los 4,80 metros de largo– decidió idear el invento perfecto para no quedarse encajado en una plaza de aparcamiento. Desconocemos si tiene patente o nombre siquiera, pero lo que es incuestionable es que ¡funciona!

En el vídeo que vas a ver a continuación comprobarás como la zaga del Mondeo se eleva unos centímetros y comienza a girar hasta descolocarlo de la línea de vehículos estacionados dándole así acceso directo a la calzada pero, ¿cómo lo consigue? Muy sencillo: con una rueda de repuesto ubicada en el maletero y dispuesta en perpendicular que desciende gracias a un básico sistema electro-hidráulico. De esta forma, el conductor sólo pulsa un botón y esta quinta rueda oculta se encarga de sacarlo de cualquier apuro.

Para ser justos, hay que decir que este invento data de los años 50, pero no sabemos qué resulta más curioso si que este conductor haya decidido rescatarlo o que ningún fabricante actual se haya acordado de él para cualquiera de los sistemas automáticos de aparcamiento que se ofrecen hoy en día.