Gettyimages-865879842
Elegidos los 7 mejores motores del año para 2019… según un grupo de 70 expertos
1017517379-lat-20190523-gt2r4043
Lewis Hamilton mete miedo en los segundos entrenamientos libres de Mónaco
Sin titulo
Dieter Zetsche, CEO de Daimler, se jubila… ¿en un BMW i8 Roadster?
Sainz monaco
Problemas eléctricos condenan a Sainz a cambiar componentes en Mónaco
Ohmss-dbs-superleggera-(6)
Aston Martin DBS Superleggera 007 ‘Al servicio secreto de su majestad’

Ford F-150 Heritage Edition by Hennessey: Rutina de gimnasio

El pick-up norteamericano se ha sometido a una estricta rutina de ejercicios para aumentar su potencial de la mano de uno de los preparadores más reputados al otro lado del charco. Cuenta con un V8 que supera los 700 caballos y un acabado único que no le dejará pasar desapercibido.

Hennessey-heritage-edition-f150-2-min

Primero fue el Ford GT, más tarde el muscle car de Detroit por excelencia, es decir, el Mustang, y ahora le ha tocado el turno a un modelo que goza de una gran popularidad en los Estados Unidos y sus ventas son siempre todo un éxito. Por supuesto, hablamos de todo un clásico como la pick-up F-150.

Todos ellos tienen varias cosas en común pero en esta ocasión nos vamos a centrar en una que procede del exterior, concretamente del reputado preparador Hennessey, quien a través de sus versiones denominadas Heritage Edition nos ofrece unos productos de máximo rendimiento, con una decoración específica que les hace inconfundibles.

Al igual que con el resto de sus hermanos, el Ford F-150 recibe una pintura muy especial que está inspirada en un icono de la marca, el GT Heritage Edition de 1967. Sorprendentemente, la pintura roja con rayas blancas y números de carreras en las puertas delanteras se adaptan bastante bien al pick-up norteamericano. Pero, como puedes imaginar, ese no es el único cambio realizado en este modelo.

El F-150 Heritage Edition también cuenta con un logo exterior con el nombre de su creador, un cuadro de instrumentos con número de serie y una placa en el motor, así como reposacabezas bordados. Y eso no es todo, ya que los clientes pueden tener optar por dos versiones diferentes: Sport Kit Upgrade y Off-Road Upgrade.

La primera de ellas incorpora un kit que disminuye la altura del coche, llantas de 22 pulgadas de diámetro, barras estabilizadoras y un sistema de frenos firmado por Brembo. La otra versión, por su parte, viene con nuevos paragolpes (con luces antiniebla LED en la parte delantera), llantas de 20 pulgadas y 10 radios con neumáticos Toyo Off-Road de 35 pulgadas y un kit de elevación de la suspensión delantera (76 mm). Todo ello, con una garantía de tres años o 58.000 kilómetros.

Si hablamos del propulsor, únicamente las versiones equipadas con el V8 de 5.0 litros se podrán someter a la actualización que propone Hennessey. El componente más destacado es un nuevo compresor volumétrico de 2.9 litros que ayuda a aumentar la potencia hasta los 758 caballos a 7.000 rpm. Otras modificaciones incluyen un incremento en la presión de sobrealimentación, intercooler aire-agua, inyectores mejorados, bomba de combustible de mayor caudal y un filtro del aire de alto flujo, entre otras cosas.

También hay disponible un sistema de escape de acero inoxidable menos restrictivo que proporciona una melodía estupenda para ese V8 modificado. La mejor prueba de ello la tenemos en el vídeo lanzado por el propio preparador.