Gettyimages-1140674359
¿Cómo llevar tu bici en el coche? Estos son los portabicicletas –seguros– más baratos
48738642 403
Roban este Ferrari 288 GTO tras realizar una prueba de conducción
1017503876-lat-20190514-lat miller 2019 05 14 0043
Un pinchazo boicotea los planes de Fernando Alonso en la clasificación
Land-rover-v8-soho
Este Land Rover Defender ‘Project Soho’ esconde todo un V8 heredado del Corvette
Seat-leon-st-cupra-r-01
Conducimos el Seat León ST Cupra R: El más caro, ¿el mejor?

Los coches autónomos llevarán los ojos de este animal

Los investigadores señalan que permitiría que los coches detecten peligros a una distancia tres veces mayor que las cámaras actuales.

Odontodactylusscyllarus

Inspirados por el sistema visual de la gamba mantis (Gonodactylus smithii), uno de los más complejos que se encuentran en la naturaleza, un equipo de científicos liderado por Viktor Gruev, ha creado un nuevo tipo de cámara para los coches autónomos, perfecta para detectar peligros hasta ahora difíciles de reconocer con la tecnología actual.

La nueva cámara consigue esto utilizando una propiedad de la luz conocida como polarización y con un rango dinámico unas 10.000 veces más alto que las cámaras actuales. El rango dinámico es una medida de las áreas más brillantes y más oscuras que una cámara puede capturar simultáneamente. Con estos, la cámara puede ver mejor en las condiciones de conducción, como la transición de un túnel oscuro a la luz solar brillante o en condiciones de niebla o brumas.

En un estudio publicado en Optica, los investigadores describen la nueva cámara, que podría ser producida en masa por tan solo unos 8 euros. Los investigadores aseguran que la nueva cámara permitiría que los coches detecten peligros, como otros vehículos o personas a una distancia tres veces mayor que las cámaras actuales.

Investigadores aseguran que la nueva cámara permitiría que los coches detecten peligros. 

En un accidente reciente que involucró a un vehículo autónomo, éste no pudo detectar un camión porque su color y la intensidad de la luz que se reflejaba, se mezclaron con los tonos del cielo – explica Gruev –. Nuestra cámara puede resolver este problema porque su alto rango dinámico hace que sea más fácil detectar objetos que son similares al fondo y la polarización de un camión es diferente a la del cielo”.

Además de las aplicaciones en la industria automotriz, los científicos están explorando el uso de las cámaras para detectar células cancerosas, que muestran una polarización de luz diferente a la del tejido normal, y para mejorar la exploración oceánica.

“Estamos llegando al límite de lo que pueden lograr los sensores de imágenes tradicionales – añade Missael García, coautor del estudio –. Nuestra nueva cámara de inspiración biológica muestra que la naturaleza tiene muchas soluciones interesantes que podemos aprovechar para diseñar los sensores de próxima generación”.

Vía: Quo.es