Gettyimages-1140674359
¿Cómo llevar tu bici en el coche? Estos son los portabicicletas –seguros– más baratos
48738642 403
Roban este Ferrari 288 GTO tras realizar una prueba de conducción
1017503876-lat-20190514-lat miller 2019 05 14 0043
Un pinchazo boicotea los planes de Fernando Alonso en la clasificación
Land-rover-v8-soho
Este Land Rover Defender ‘Project Soho’ esconde todo un V8 heredado del Corvette
Seat-leon-st-cupra-r-01
Conducimos el Seat León ST Cupra R: El más caro, ¿el mejor?

Prueba Nissan GT-R 2017: Sobrevolando Spa-Francorchamps

El Nissan GT-R nació para de batir al Porsche 911 y aprendió de éste una lección fundamental: evolucionar o morir. Cada año el deportivo nipón se perfecciona pero este modelo 2017 ha dado un salto mayor que los anteriores. Para demostrarlo, acudimos al exigente trazado belga donde nos esperaba un compañero de excepción, Marc Gené.

Completamos varias vueltas al volante del GT-R antes de hacer co-pilotaje con Marc Gené.

Llegó al mercado en 2007 y desde entonces, el Nissan GT-R no ha dejado de recibirconstantes revisiones que han potenciado su estética y afinado su dinámica sin alterar lo más mínimo su esencia. Ahora, sin estar ante un verdadero salto generacional, el Model Year 2017 se percibe un punto más evolucionado que sus antecesores.

Al primer vistazo, resalta la característica parrilla 'V-motion' acabada en negro mate pero también su amplia parrilla central, que ha incrementado un 20% la refrigeración del motor o el splitter y deflectores delanteros, que han contribuido a mejorar la estabilidad a alta velocidad. Y lo mismo sucede con los nuevos spoiler y difusor trasero. En definitiva, no hablamos de 'maquillaje', sino de elementos estudiados para mejorar el rendimiento, como sucede en un auténtico coche de carreras.

Pero más allá de la aerodinámica, un vistazo más detallado nos sirve para descubrir la nueva cuádruple salida de escape, justo antes de acceder al interior donde los técnicos de Nissan tenían más trabajo y donde han cumplido con su labor. El habitáculo adquiere un aire máspremium gracias a su rediseñado salpicadero, al nuevo equipo de info-entretenimiento con pantalla táctil de ocho pulgadas y sobre todo, a la tapicería y los asientos forrados con cuero de alta calidad, cosido con precisiónTakumi. Además, la reforma ha permitido mejorar la ergonomía, pasando de 27 bonotes a 11 o integrando las levas del cambio en el volante, también de nuevo diseño.

En resumen, podemos decir que estábamos ante un GT-R 2017 que evidenciaba ciertas mejoras y escondía otras como su motor V6 biturbo de 3.8 litros, que ha alcanzado los 570 caballos de potencia y los 637 Nm de par máximo o una transmisión de doble embrague y seis marchas con nueva gestión electrónica y algunas piezas diferentes. Más potente, más aerodinámico y también más refinado, 'Godzila' lucía orgulloso en un escenario mítico como el circuito de Spa-Francorchamps, pero se acercaba el momento de poner a prueba todos estos cambios.

SEMÁFORO EN VERDE

"Estamos en el mejor circuito del mundo" nos confiesa Marc Gené mientras caminamos con él hacia los garajes. Comprenderéis que no faltaba ningún ingrediente en la suculenta jornada de pruebas que teníamos por delante. Marc, campeón de las 24 Horas de Le Mans y piloto probador de la escudería Ferrari de Fórmula 1, tampoco había querido perderse el evento y llegaba al trazado belga sin esconder su admiración hacia el mismo. Con nuestro protagonista le sucedía lo mismo. "En pista, con el GT-R he tenido la sensación de ir con slicks en más de una ocasión", nos confiesa sólo unos minutos antes de ponernos al volante. Con semejantes instrucciones previas y el semáforo pintándose de verde ante nosotros sólo podíamos responder de una manera: hundiendo el pie en el acelerador con todas nuestras fuerzas.

Contundente, la respuesta del remozado 3.8 Biturbo nos brinda el primer subidón de adrenalina, imprescindible para encarar una de las curvas más veneradas por los aficionados al motorsport. Con el V6 aproximándose a su límite de revoluciones y el velocímetro a los 200 km/h, el aullido metálico del propulsor –algo más fino que antes– se cuela como música celestial por nuestros oídos cuando iniciamos la espectacular subida a Eau Rouge. Después todo sucede muy rápido. Izquierda, derecha y sólo gracias a la ayuda del instructor logramos 'aterrizar' dentro del trazado y prepararnos para frenar fuerte en la siguiente curva. El GT-R no se mueve, brinda una motricidad excelente en las enlazadas siguientes y llega con velocidad suficiente a la zona más técnica como para comprometer a los neumáticos, unos Dunlop Sport Maxx 255/40 ZR20 delante y 285/35 ZR20 detrás. Los oímos 'chillar' en los dos giros que llegan a continuación, más cerrados, pero no perdemos la trayectoria idónea gracias a una suspensión sobresaliente, especialmente rígida en el modo 'R'.

Los nuevos silenciadores y el sistema de Active Sound Enhancement (ASE) han modificado ligeramente el sonido del V6, ahora más metálico.

Las siguientes curvas, en bajada, son realmente rápidas y en la parte posterior del circuito realizamos los primeros adelantamientos justo antes de echar otro vistazo fugaz al marcador para comprobar que la sensación de vértigo es real. Por encima de los 215 km/h clavamos los frenos para encarar la chicane y aunque la dirección se muestra algo pesada, agradecemos su loable precisión así como la rapidez del cambio a la hora de subir marchas, imprescindible para 'volar' en la recta de atrás antes de clavar los frenos y tomar súbitamente La source, otra curva mítica. Y otra vuelta que completamos al circuito. Pero el plato fuerte del día no lo cocinábamos nosotros, sino el chef Gené que ya estaba 'entre fogones', preparando sus primeras vueltas. En palabras de Marc, este GT-R demostró que es "una de las máquinas de mejor conducción del momento" aunque también reconoció "algo de subviraje a la entrada de las curvas lentas y de sobreviraje a la salida" aunque nada que el peso de un deportivo de calle no pueda justificar. Dar una vuelta a Spa con Marc en un supercar de estas características fue un privilegio tal que hemos querido compartirlo con vosotros mediante este vídeo en 360º.

El Nissan GT-R 2017 ya está disponible en los concesionarios NISMO Center (Madrid, Marbella, Valencia y Barcelona) con un precio que parte en los 108.050 euros, impuestos incluidos.