Gettyimages-1131693115
Neumáticos de baja resistencia a la rodadura, ¿qué son? ¿merecen la pena?
Verstappen - leclerc
Verstappen continúa dejando en evidencia a Ferrari
Robo-coches
Detenidos acusados de robar más de 1.000 coches
1017562575-sut-20190622-ms1 6114
Lewis Hamilton vuelve a atizar a la Fórmula 1
Renault-triber-2020-1600-17
Renault Triber: el único utilitario de 7 plazas te muestra su interior en vídeo

Koenigsegg Jesko: Superando los 480 km/h

En una cita tan relevante como la que está teniendo lugar en Ginebra no podía faltar un modelo tan emocionante como este hypercar sueco de más de 1.500 caballos, capaz de alcanzar velocidades de vértigo y cambiar de marchas en un abrir y cerrar de ojos. Se construirán 125 unidades.

Koenigsegg-jesko-2020-1600-01

Si por algún casual estabas dudando entre cuál sería tu coche favorito de todos los que se han presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra, tal vez te ayude el ejemplar que ha presentado Koenigsegg como sustituto del Agera RS, un modelo que hasta el último momento ha escondido su nombre, pues rinde homenaje al padre del fundador de la compañía automovilística.

Se llama Koenigsegg Jesko y promete ser uno de esos coches que va a estar en boca de todos durante el año debido a su diseño, tecnología y, especialmente, al propulsor turboalimentado que se esconde debajo de esa ligera estructura de fibra de carbono que permite frenar la báscula en 1.420 kilos (en vacío), sin olvidarnos del espectacular trabajo aerodinámico que han realizado los ingenieros de la marca sueca sobre este hypercar de infarto. En total, se producirán 125 ejemplares, con una producción anual de unas 40 o 50 unidades, con una cifra astronómica que rondará los 3 millones de euros.

Si comenzamos con el chasis monocasco tenemos que decir que este ha sido alargado en 40 mm y su altura ha crecido otros 22 milímetros, con el único objetivo de ofrecer un mayor espacio dentro del habitáculo. Dado que este coche va a soportar aceleraciones desorbitadas, los ingenieros han instalado un amortiguador adicional en la parte delantera, algo que evita que el coche se incline hacia detrás y así se pueda mantener nivelado en todo momento, además de los habituales amortiguadores Öhlins, así como un sistema de dirección en las ruedas traseras.

El Jesko es capaz de generar 1.600 caballos a 8.500 vueltas, así como generar una carga aerodinámica de nada menos que 1.400 kilos.

Las llantas del coche juegan un papel fundamental y es que son las más ligeras que ha instalado Koenigsegg en uno de sus automóviles, con un peso de 5,9 kilos en las delanteras de 20 pulgadas y 7,7 kg en las traseras de 21”. Además de su ligereza, también influyen en el aspecto aerodinámico, junto al enorme splitter delantero y el prominente alerón trasero, produciendo alrededor de 800 kg de carga aerodinámica a 250 km/h, 1.000 kg a 275 y 1.400 kilos a su máxima velocidad. No obstante, la marca ha anunciado que en el futuro lanzará una versión con cifras bastante más prudentes.

Pero vayamos a la parte más destacada de este coche, es decir, al propulsor. Lo que nos encontramos en el hypercar sueco es el mismo V8 de 5.0 litros turboalimentado que estaba presente en el Agera RS, aunque con importantes modificaciones en la mayoría de sus componentes, como por ejemplo un cigüeñal plano que es 5 kilos más ligero y la presencia de un sistema que inyecta aire directamente en el compresor eléctrico, entre otras cosas.  

El resultado final es un bloque que es capaz de generar 1.280 caballos, utilizando gasolina convencional, una cifra muy respetable, pero que puede ascender a nada menos que 1.600 CV, con un límite de revoluciones fijado a 8.500 vueltas, siempre y cuando hagamos uso del E85, con un par máximo de 1.500 Nm (1.000 de ellos disponibles desde 2.700 a 6.170 rpm). Por el momento se desconocen las cifras de aceleración, aunque sí conocemos su velocidad máxima, 482 km/h.

El techo fabricado en fibra de carbono se puede quitar, convirtiendo al Jesko en un coche descapotable.

Otro de sus puntos destacados es la transmisión, denominada internamente como LST (Transmisión de Velocidad Ligera), la cual es mucho más ligera que una caja de doble embrague y bastante más eficaz que esta, pues es capaz de realizar cambios de marcha a velocidades superlativas, prescindiendo de los sincronizadores, intercambiando relaciones independientemente de si están o no seguidas, es decir, se podría cambiar de séptima a cuarta sin apenas enterarnos. Cuenta con nueve velocidades y su peso es de 90 kilogramos. 

Otras peculiaridades del coche son el sistema Autoskin, el cual se sirve de unos actuadores hidráulicos para operar sobre las puertas verticales, maletero, capó y elementos aerodinámicos, así como un  interior con un volante con dos pantallas táctiles pequeñas y un cuadro de instrumentos digital de 5 pulgadas, entre otras cosas.