Ranking
Las 20 marcas que más gastaron en publicidad en 2016
Bottas austria celebracion
Bottas: “La segunda mitad de la temporada será mejor para mí”
Land-rover-dc100-concept-2-2
Land Rover prepara un Defender para 2019
D04ita734
Steiner echa en falta a equipos como Minardi o HRT
The-new-wheel-concept-2
Continental New Wheel Concept: La rueda para los eléctricos ya está aquí

¿Se retiró voluntariamente Fernando Alonso de Bahréin?

El piloto asturiano puso fin a su carrera a dos vueltas de final cuando comunicó por radio un problema de motor, lo que levantó suspicacias.

Sut bahrain grand  1473620

Ciertamente tiene mérito que sin estar ni remotamente luchando por nada, Fernando Alonso logre concentrar tanta atención de la prensa, no solo nacional, sino también internacional. En esta ocasión, el protagonista es un debate sobre si el piloto asturiano se retiró voluntariamente de la carrera cuando ésta estaba a punto de terminar o si de verdad existió un problema mecánico.

El debate se volvió rápidamente acalorado, desde los que se sentían gravemente ofendidos porque un piloto que rodaba prácticamente en última posición pusiera fin a su carrera dos vueltas antes hasta los que estaban dispuestos a defender con su vida que su piloto jamás haría algo así. Un debate en el que era fácil cuestionarse si el tema a debatir tenía importancia o era una excusa más para iniciar la enésima batalla entre 'antis, falsos antis, y fanáticos'.

El origen del debate tuvo como epicentro el periodista Ted Kravitz, que revisando la cámara onboard en la que Fernando avisa al equipo del problema hasta que lleva el coche a boxes, no se aprecia ningún problema. Kravitz se cuestionaba si de verdad existía un problema mecánico o si el asturiano había cumplido una amenaza que según este periodista el piloto había transmitido a la prensa española, la amenaza de que si el coche no estaba en los puntos, no iba a acabar la carrera.

Aunque como en el caso del abandono de Stoffel Vandoorne, los problemas tampoco fueron observables a simple vista, sobre el belga nadie cuestiona la veracidad de los motivos de fuerza mayor que obligaron a su no participación en el Gran Premio.

No menos cierto es que a estas alturas parece absurdo cuestionar la profesionalidad de Fernando Alonso en pista, donde semana tras semana, sea con el vehículo que sea, siempre da el máximo, fácilmente comprobable viendo sus batallas en pista simplemente por no ser último. Como también es cierto que su actitud fuera de la pista no es la que un jefe de equipo desearía, y que su máxima de cómo yo lo doy todo, espero que el resto lo de todo, puede poner sobre el resto una presión mayor de lo necesaria, especialmente cuando suelta sus indirectas hablando con la prensa.

La prensa española no ha tardado en sentirse ofendida, desmintiendo parte de la misma que esa información que manejara Ted Kravitz fuese real, al tiempo que aprovechan para confirmar según sus fuentes que los problemas de motor existieron y que se vio forzado a abandonar.

Sinceramente, creo que importa poco si dichos problemas existieron, y dudar de ellos en un equipo como McLaren, fuente inagotable de incidencias, tampoco parece lo más sensato del mundo. Estoy completamente convencido de que de estar luchando por algo, se hubiera llegado hasta el final de la carrera si una barbacoa no lo impide antes de la misma forma que estoy convencido de que no acabar la carrera tiene unos beneficios a la hora de cambiar piezas del vehículo sin penalización frente a acabarla decimoquinto, que a estas alturas de la vida, no le cambia la vida a Fernando Alonso.

Es un tema tan sencillo de entender y con tan poco trasfondo que no pudo más que volver atrás para repetir que al final no se trata más que una excusa donde los aficionados contrarios a Fernando han encontrado un filón para atacarle y los aficionados afines a Fernando un motivo para contestarles generando una nueva batalla campal tan fáciles de montar en época de redes sociales y foros de internet.