Porsche-Panamera-Turbo-S-E-Hybrid
Probamos el Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid en circuito: Bendita eficiencia
Gettyimages-688982184
Carmen Jordá: “Mi trabajo consiste en hacer evolucionar el coche y mejorarlo”
Escape
Crean un dispositivo que logra emisiones casi cero en los tubos de escape
33241
Hungría 2003: La primera victoria de Fernando Alonso en Fórmula 1
Dodge-charger-pursuit-2018
La Policía de EEUU ya tiene sus nuevos Dodge Charger Pursuit 2018

Las claves del Gran Premio de Gran Bretaña: Pirelli y el factor Verstappen

Desmenuzamos lo acontecido en el Gran Premio de Gran Bretaña, incidiendo en lo acontecido con Pirelli y la importancia de Verstappen y Bottas y el desenlace final.

Portada

El Gran Premio de Gran Bretaña irrumpió en el calendario con la percepción de una lucha entre Mercedes y Ferrari, dos equipos muy igualados que dependiendo de factores como la temperatura del asfalto determinaría cuál de los dos acababa por delante y cual por detrás.

Pero tras la celebración del mencionado Gran Premio en Silverstone, que además supone el ecuador de la temporada, Mercedes se ha llevado seis de las diez victorias, e incluso parece complicado negar que la de Bakú también pertenecía a Mercedes. Y todo ello con algún inconveniente mecánico y alguna sanción por el camino. Ferrari, un sólido doblete en Monaco el cual da esperanzas de cara a Hungría, y una fantástica actuación de Vettel en Bahréin y Australia. El resto…

Y es que mientras Vettel comenzó la temporada en una posición en la que ganaba o era segundo, este papel parece haberle sido arrebatado por Valtteri Bottas, quién se ha convertido en un sólido escudero de Lewis Hamilton que suma su cuarta victoria y su sexto podio, uno menos que Bottas, lo que evidencia que no está siendo precisamente su temporada más regular.

  • Superioridad Mercedes

La superioridad del equipo alemán asustó en los primeros entrenamientos libres y se fue suavizando hasta la llegada de la clasificación, en la que Hamilton volvió a dar un mazazo en la mesa. En carrera, no hubo lucha. Hamilton hizo lo que quiso cuando quiso, Bottas, aguardó su momento gestionando los neumáticos y cuando tiró al máximo ni Vettel ni Raikkonen fueron rivales.

Aunque la clasificación de pilotos no lo muestra, la de constructores aguarda un saldo demoledor. 330 puntos a favor de Mercedes por los 275 de Ferrari. Casi el doble que el tercero en discordia, Red Bull, con 174 puntos. Quizás empezaron el campeonato dubitativos, pero cuesta negar que Mercedes no esté ya por encima de Ferrari, más allá de lo que presumiblemente vaya a ocurrir en Hungría.

  • Sebastian Vettel y el factor Verstappen

El fin de semana del alemán no ha sido bueno. Todo empezó a torcerse en la definitiva Q3, en la que Kimi Raikkonen le superó, algo que no suele ser habitual. Sería el finlandés el que compartiese primera línea con Hamilton, soñando con todo. Vettel aguardaría una fila atrás, esperando su momento.

Y en salida, su humeante Ferrari no vaticinaba nada bueno. Los primeros metros no fueron buenos y se vio superado por Max Verstappen, lo que a la larga condicionaría su carrera. Tenía más ritmo, pero el neerlandés resultó ser un muro infranqueable. Tanto, que Ferrari se decantó por adelantar la parada a la vuelta 18, cuando Raikkonen, de forma ideal, completó 24 con un juego de neumáticos similar.

Aunque la estrategia dio sus frutos y Ferrari se quitó de en medio a Verstappen, ésta les dejaría más expuestos de lo que realmente pensaron en un principio. Bottas fue más efectivo y no tardó en colocarse tras la estela de un Vettel que ya comenzaba a desfallecer en su ritmo. La defensa del alemán fue férrea, incluyendo alguna bloqueada de frenada que vistos los acontecimientos, acabó siendo decisiva. El ritmo de Vettel cayó estrepitosamente. Verstappen, que estaba muy por detrás con problema de neumáticos, comenzó a recortarle hasta que ocurrió, un pinchazo a muchos metros de boxes que arruinó la carrera de Vettel. Y aún puede dar gracias de que ocurriera en la última vuelta, pues solo perdió posición con los pilotos que no habían sido doblados, acabando en séptima posición.

  • Revolución Pirelli

Penúltima vuelta de carrera. Kimi Raikkonen acababa de ser adelantado por Valtteri Bottas y solo él apartaba a Vettel del podio. De repente, el monitor de tiempos, que suele ir más adelantado a las imágenes, muestra que Kimi pasa por boxes. El primer pensamiento fue el de que Ferrari había hecho parar al finlandés alegando algún problema crítico para que el alemán ganase esos valiosos puntos de cara al campeonato.

Las imágenes no tardaron en desmentirnos, pues si parece ser que Ferrari avisó del problema al piloto, cuando éste entró en boxes ya era más que evidente. En ese momento, el podio pasaba a ser para Max Verstappen, el Red Bull al que le había tocado subir al podio en esta ocasión, pero para gran sorpresa, Max iba directo a boxes sin un problema evidente.

En Red Bull no se la jugaron. Sabían por los sensores del estado crítico de las gomas, y el problema de Raikkonen les acabó de abrir los ojos. La parada salía gratis y solo suponía no ganar la posición de Kimi, motivo por el que no se la jugaron a ver a un Verstappen con el neumático destrozado contra el muro o empanzado en la grava, menos cuando el neerlandés necesitaba cortar una racha tan negativa de abandonos.

Y cuando se pensaba que un conservador Red Bull había puesto el podio en bandeja a Sebastian Vettel, el alemán aparece por una escapatoria para evidenciarse más tarde un pinchazo a mucha distancia de boxes. Vettel, a tres ruedas, apretó para no ser adelantado por Hamilton y no perder vuelta, lo que le permitía finalizar en séptima posición.

Aunque Pirelli apostó por una carrera a dos paradas, solo Grosjean y Stroll, con problemas críticos de neumáticos, siguieron el guión. El proveedor italiano no había hecho público un máximo de vueltas, y las 36 que Bottas completó con sus blandas, incluyendo clasificación y comienzo con alta carga de combustible no parecen dar la razón a quien quiera culpar a las gomas. Pirelli se defendió diciendo que los problemas entre el percance de Kimi y el de Vettel no tenía relación y que Verstappen paró únicamente por precaución.

Como punto final, el blistering hizo acto de presencia, tal y como se esperaba. Y de nuevo, el neumático más blando disponible volvió a ser más consistente y menos problemático que los diseñados para durar más vueltas. Hamilton les puso 29 vueltas, Ricciardo, 32, en una carrera que duró 51 giros.

  • Red Bull

Desde que comenzó la era híbrida en la Fórmula 1, el dominio de Mercedes ha sido casi insultante. Esta temporada, sin embargo, han cambiado ligeramente las cosas y Mercedes sabe que cuando falla, Ferrari está ahí. Siguiendo sus pasos, Red Bull, que se tiene que conformar con recoger los premios cuando fallan tanto Ferrari como Mercedes.

Pero lo que resulta realmente sorprendente, es la diferencia de rendimiento que hay entre Red Bull y el resto del pelotón. Aunque la Fórmula 1 se había acostumbrado a ver salir a un Mercedes desde el fondo del pelotón y llevarse un podio igualmente, la remontada de Daniel Ricciardo supone un mazazo en la zona media de la parrilla.

El australiano cometió un fallo tras el coche de seguridad que le relegó a la última posición. Poco importó pues fue ganando puestos vuelta a vuelta tras superar a Hulkenberg y afianzarse en un quinto puesto que hubiera sido un sexto de no ser por la incidencia de Vettel.

Tras partir en la última fila, una salida de pista y tener que realizar incontables adelantamientos, Ricciardo finalizó por detrás del otro Red Bull, que salía en segunda fila de parrilla y que llegó a rodar en tercera posición hasta la primera parada. Esta diferencia entre los tres primeros, los que se podrían considerar oficiales, y los clientes, no hace ningún bien a la Fórmula 1.

  • Toro Rosso en racha

Tercer abandono de Carlos Sainz en cuatro carreras. En esta ocasión llegó tras un toque con su compañero de equipo en la primera vuelta. Ambos salían emparejados y tuvieron una lucha en paralelo durante varias curvas que acabó con el piloto ruso pisando la tierra y en la siguiente curva rápida sufriendo un latigazo que en su corrección se llevó por delante de Sainz. Un incidente que bien podría ser calificado como mero incidente de carrera, más en la primera vuelta, pero que en el caso del ruso, llueve sobre mojado.

Kvyat fue nuevamente sancionado, no por el golpe en sí, sino por pisar la tierra y regresar a pista de forma insegura, no aclarando la FIA que opciones se supone que tenía el ruso en esos momentos. Una mera sanción por conducción imprudente parece que hubiera sido más lógica. En cualquier caso, Toro Rosso pierde fuelle en constructores y Kvyat está a un incidente de estar una carrera sin correr por acumulación de puntos en su licencia, eso sí Red Bull no decide algo más drástico antes, algo que de ocurrir, no extrañaría a nadie.

  • Luces y sombras en Renault

Reflejo de toda la temporada. Nico Hulkenberg volvió a cerrar una brillante actuación repitiendo el sexto puesto que ya consiguió en Montmeló. Y lo hizo sin los abandondos de Bottas, Raikkonen y Verstappen, en un circuito donde se requiere un buen motor y una buena aerodinámica para combinar las largas rectas con las curvas de alta velocidad.

El de Renault plantó batalla a Ricciardo para acabar siendo el mejor del resto, superando a unos sólidos Force India, unos grises Williams y unos perdidos Haas. Pero el fabricante francés parece reunir en su estructura al ying y al yang, y la gran actuación de Hulkenberg contrasta con el abandono de Palmer antes incluso de comenzar la carrera. Hulkenberg suma 26 puntos, Palmer, ninguno.

  • Sin noticias de Williams

Parece mentira que la temporada comenzase con un equipo Williams que parecía más próximo a luchar con Red Bull que con el resto de la parrilla. Felipe Massa fue el último de Q2, arreglándolo en carrera para sumar un solitario punto. Stroll acabó por detrás del sancionado Kvyat, por detrás de Ericsson y de pilotos que fueron a dos paradas. El canadiense, que volvió a quedar eliminado en Q1, recordó más al de sus desastrosas actuaciones en Barcelona que al que consiguió el podio en Bakú.

Stroll, estable en un ritmo de 1’34’’, comenzó a perder tiempo, por lo que el equipo le llamó a boxes para un cambio de gomas. A continuación, el canadiense marcó su vuelta rápida de carrera, 1’33’’400, y tras esto, el horror. 1’38’’, 1’37’’, 1’36’’… Tiempos difícilmente explicables para alguien con un motor mercedes que acababa de montar neumáticos nuevos, por mucho tráfico que se encontrara en pista. Force india sigue abriendo hueco en constructores y ya suma 95 puntos por los 41 de Williams, cuya posición favorita de la temporada es el noveno puesto, seguido de cerca por el décimo.

  • Baño de masas para Hamilton

La semana comenzó movidita. 19 pilotos se dieron cita en Londres para un evento realmente bonito con los aficionados. El ausente, el piloto local, Lewis Hamilton, muy criticado especialmente por su prensa. Es lógico pensar que Hamilton rechazó la invitación al no cerciorarse de la magnitud del evento y que posiblemente se arrepintiera de su ausencia.

Pero Hamilton ha sabido coger al vuelo las críticas y transformarlas a su favor. Desde el jueves, el de Mercedes se ha mostrado muy cercano con el público, y tras la victoria, más aún. Lewis se dio un baño de masas mientras Raikkonen y Bottas esperaban pacientemente para la rueda de prensa, y tras todo el protocolo, volvió a salir a pista para reunirse con los aficionados que, chaparrón mediante, llevaban cerca de dos horas esperando pacientemente.