Itv carroceria
Los 3 defectos de la carrocería considerados graves y que te impedirán pasar la ITV
Force india test aleron 2019 1
La normativa de 2019 no satisface a los jefes de equipo
Abt volkswagen touareg gr22 glossyblack 01-2
Volkswagen Touareg by ABT: Traje de gala
Norris-sainz
Norris: “Mi objetivo es vencer a Sainz en cada carrera”
Sin titulo
Así ha quedado este McLaren Senna tras un aparatoso accidente

Probamos el Porsche Panamera GTS: Falto de emociones

Las siglas GTS son una seña de identidad en los modelos de Stuttgart, variantes que buscan la deportividad y el carácter, bajo unas sensaciones únicas de conducción. Nos hemos dirigido hasta el trazado de Bahréin para comprobar si este Panamera es digno de llevar esas tres letras. ¿Rápido? Sin duda; ¿Emociones? Siguiente pregunta...

S18-3024-1541107590

En nuestra sociedad podemos encontrar atletas, músicos, artistas que tienen la virtud de ser maestros absolutos, comportándose como si fueran máquinas, pero con nada que transmitirte. El Porsche Panamera de segunda generación tiene ese problema. Está diseñado de forma magistral, estilizado y elegante, con un magnífico interior y un rendimiento digno del escudo de Stuttgart. El Panamera Turbo se puede codear con la mayoría de los supercars en línea recta; el Turbo S E-Hybrid hace lo mismo, aunque luego se deslice sigilosamente en el modo EV, todo un insulto. Pero si hablamos de “feedback” o sensaciones, no encontraremos nada en el lenguaje de este coche. 

Esperaba que esta última variante, el Panamera GTS, lo solucionara. En el dialecto Porsche, esas tres letras generalmente significan una variante ligera y elegante cargada de recursos que afectan en el rendimiento, por mucho menos de lo que te costaría pedirlos como extras. Por poner algunos ejemplos, el Porsche 718 Cayman GTS se puede considerar como el secreto mejor guardado de la marca, mientras que el 911 GTS, a nuestro modo de ver, ofrece la mejor relación calidad/precio dentro de su gama. Magia que proviene de tres simples letras. 

El Panamera GTS viene de serie con una gran cantidad de excelentes accesorios: suspensión neumática adaptable (10 mm rebajada), frenos de gran tamaño (390 mm delante y 365 detrás), paquete Sport Chrono (con un botón de overboost durante 20 segundos), sistema de escape deportivo, paquete exterior Sport Design y un acabado interior en Alcantara. En definitiva, todo enfocado a la deportividad. 

Ah, y el motor V8 de 4.0 litros con dos turbocompresores del Panamera Turbo, pero cuidado: no obtiene los 550 caballos ni el par máximo de este. A pesar de ser mecánicamente idéntico al motor de la variante más prestacional, el propulsor del GTS únicamente ‘sopla’ a 0.8 bares en comparación a los 1.3 del Turbo, ofreciendo una potencia final de 460 caballos y un par máximo de 620 Nm. Porsche se apresura a señalar cómo este coche supera a los Panamera GTS de la generación anterior con una diferencia de 20 caballos y 100 Nm. Respondo que el Panamera 4S, con su V6 de doble turbo de 2.9 litros, produce 440 caballos muy respetables y 550 Nm de par, y lleva menos peso en su morro.

No sé qué es, pero de alguna manera, este coche hace que pasar de 0 a 100 km/h por debajo de los cuatro segundos sea poco atractivo.

Entonces, ¿por qué un V8 capado en lugar de, digamos, un V6 con mayor empuje? "El GTS es nuestro coche emocional", me dijo Arno Bögl, director de tren motriz para Panamera. “El V8 tiene un par más alto, especialmente a bajas RPM. Con un motor más pequeño no tenemos esa buena respuesta". Un V8 también es parte de la tradición del Panamera GTS: el modelo de la última generación tenía uno de aspiración natural de 4.8 litros, un motor encantador con 440 caballos y una voz gruñona. Para el modelo de 2019, una caja de cambios PDK de ocho velocidades ligeramente afinada y una relación final más corta de 3.36 (3.15 en el Turbo) envían la potencia a las cuatro ruedas.

No se puede negar que es rápido. Porsche dice que el Panamera GTS (al igual que la variante Sport Turismo) alcanzará los 100 km/h en 4,1 segundos. En la práctica, se siente más como si fueran 3.8 s. No sé qué es, pero de alguna manera, este coche hace que pasar de 0 a 100 km/h por debajo de los cuatro segundos sea poco atractivo. Incluso con el Launch Control, que hace que el motor alcance las 5000 rpm antes de que sueltes el freno, no te ‘golpea’ de la forma que esperas. En el modo Sport +, la nota de escape tiene un toque más estruendoso, y como todos los sedanes deportivos V8 alemanes, este emite pequeños crujidos por el escape en la desaceleración, pero el sonido y el empujón nunca se unen en algo centelleante.

Porsche invitó a periodistas a Bahréin, la nación isleña soberana en el Golfo Pérsico, para probar el Panamera GTS. En la barrida y vacía mitad sur de King Hamad Highway – una carretera prístina que atraviesa un desierto despoblado y termina en el archipiélago de islas artificiales de Durrat Al Bahrein – el GTS estaba callado y tranquilo como el mármol pulido. El sedán de gran tamaño de Porsche vive para las carreteras abiertas, aunque tal vez no sea el adecuado para unas con cámaras de velocidad cada kilómetro como las de Bahréin. La dirección opcional del eje trasero calma las reacciones del GTS en este tipo de vías, y la marcha es suave incluso con los amortiguadores activos en su posición más firme.

También probamos el GTS en el Circuito Internacional de Bahréin, lugar donde se da cita la Fórmula Uno. Corriendo tanto en el circuito externo abierto de 3,67 kilómetros como en el circuito técnico de Grand Premio de 5,4 km, el GTS fue rápido y competente. Sientes el peso del conjunto – con casi 2.135 kilogramos, este Panamera no puede ocultar su peso – pero la suspensión deportiva mantiene los movimientos de la carrocería incluso cuando lo lanzas a las esquinas con energía.

Se puede exprimir al Panamera GTS por la pista, arrastrarlo por los bordillos y siendo bruscos con el freno, y el coche simplemente lo acepta. Permanece en equilibrio, incluso cuando estás haciendo cosas que se sentirían abusivas en un sedán de cuatro puertas diferente. La transmisión está casi siempre en la marcha correcta cuando funciona por sí misma, e incluso en los altísimas temperaturas de octubre en Bahréin, el coche nunca se calentó. 

Aquí está la cosa: exprimir una máquina rápida alrededor de una pista de carreras no debería dejar que te sientas aburrido. El Panamera GTS tiene ritmo, equilibrio y agarre, pero realizar una vuelta rápida es tan gratificante como lavar platos de manera eficiente. La dirección es blanda incluso en su posición más firme, apenas transmitiendo algo de información. Los frenos hacen un trabajo increíble al permanecer debajo del coche vuelta tras vuelta, pero el pedal tiene un tacto demasiado suave, difícil de regular con precisión. A pesar de tener un sistema de escape deportivo, el motor todavía suena como si estuviera a dos habitaciones de ti. El Panamera nunca se sintió fuera de lugar tras esta rápida y desafiante pista. La verdad sea dicha, nunca sintió mucho de nada. El coche realizó vueltas rápidas e imperceptibles, pero la interacción fue obediente, no colaborativa.

Tuve una vuelta emocionante en el GTS. Hacia el final de nuestro día de pruebas, dos colegas periodistas y yo nos amontonamos en un Panamera conducido por la leyenda de carreras Walter Röhrl. El silencioso alemán, ahora de 71 años, absolutamente ‘pasó por la quilla’ a nuestro sedán de cuatro plazas alrededor del circuito del Gran Premio. Mi compañero de asiento trasero y yo nos movimos como maniquíes de ensayos de choques, gritando y riendo incontrolablemente mientras Röhrl giraba el volante y lanzaba el coches a los toboganes de curvas ordenadas. Cruzando la línea de meta, nuestro chófer campeón consultó su reloj de pulsera. "Dos segundos más lento con cuatro personas", señaló con ironía.

Claramente es una máquina capaz. Conmigo al volante, se volvieron limpias, sin dramas, sin advertencias; con el pilotaje de Rohrl, fue un cohete. No hay discusión con los números. El GTS tiene la potencia, la aceleración y la velocidad máxima de un automóvil de alto rendimiento. Y puede realizar vueltas rápidas a toda velocidad en una de las pistas más desafiantes del mundo, en un día caluroso en el desierto, sin problemas.

La dirección opcional del eje trasero calma las reacciones del GTS en este tipo de vías, y la marcha es suave incluso con los amortiguadores activos en su posición más firme.

Pero los mejores coches de altas prestaciones tienen algo más que números. Son gratificantes de conducir, ya sea que usted sea Walter Rohrl o un tipo común como yo. Te dan feedback, premian tu buen manejo. Eso es lo que le falta al Panamera.

¿Es justo ser tan crítico con el GTS? El coche cumple exactamente lo que promete: un sedán espacioso o un Volkswagen con un V8 ágil y un chasis que no se descompensará en una pista de carreras. Un crucero cómodo con un manejo y una aceleración imperturbables que mantendrán a los Mustang en el espejo retrovisor. Un chorrito de Panamera Turbo a un precio que provoca un jadeo ligeramente más bajo.

Porsche no es tonto. Nadie tiene dudas a la hora de decantarse por un Panamera o un 911 GT3. Si un sedán Porsche de propiedad privada se encuentra en una pista de carreras, probablemente se deba a un error del GPS. El mercado no necesita un Panamera RS que sacude o te rompa los huesos. El modelo Turbo cuida a los compradores que quieren lo mejor de todo; el modelo base Panamera es para gente que solo quiere un buen sedán alemán.

Eso deja a una franja bastante estrecha de compradores interesados en un Panamera con un montón de golosinas deportivas y un V8 bajo el capó. Según una fuente de Porsche, el último Panamera GTS representó alrededor del 15% de las ventas del modelo. Por lo tanto, estamos ante un modelo de nicho que ofrece exactamente el rendimiento que los compradores esperan de él. En ese nivel, tiene éxito. Solo desearía que lo hiciera con un poco más de ánimo.