Apoyo-ciudades-espaas-01
La OCU contra las etiquetas de la DGT:  No siempre un ‘Eco’ o ‘Cero’ contamina menos
Aleron delantero
Tost, asombrado con el alerón delantero de Ferrari: “Al menos, les da medio segundo”
Audi-rs-q4-01
Audi RS Q4: Con toda la garra y el tamaño justo
Caja de cambios
La FIA trabaja en cajas de cambio estándar para 2021
Lamborghini-terzo-millenio
El primer Lamborghini híbrido llegará en el Salón de Frankfurt 2019

Toyota y Alonso preparan Sebring con una jornada de test

Uno de los circuitos icónicos de Norteamérica, sede habitual de las carreras de larga duración se estrena este año en el mundial de resistencia.

Toyota lmp1 - sebring 03

Uno de los circuitos preferidos por la gran mayoría de fabricantes para realizar jornadas de test no es otro que el de Sebring. No tanto por la configuración de sus curvas, sino porque los equipos lo consideran idóneo para comprobar la durabilidad de sus componentes, pues si un vehículo resiste una jornada de 24 horas en un trazado tan bacheado, es que está preparado para cualquier carrera.

Sebring se caracteriza por dos largas rectas y una serie de curvas sobre una pista de aterrizaje al que se añaden curvas más convencionales, pero sin apenas escapatorias y con un ancho de pista más bien escaso, que no da margen al error. La pista de aterrizaje está formada por placas en lugar de asfalto, esto lo convierte en un lugar tremendamente bacheado que año tras año llega a sacar de quicio a los pilotos y motivo más que de sobra para que Toyota se haya reservado una jornada de test en este circuito, que a diferencia de la mayoría de fabricantes, ellos no habían pisado con anterioridad.

Si bien los test que realizaron recientemente en Motorland Aragón fueron llevados más en secreto, en esta ocasión, Toyota ha sido más abierta, explicando que todos los pilotos han estado presentes en el test, rodando siempre sobre el chasis #8.

La carrera, que además será la próxima cita de la supertemporada del mundial de resistencia, la primera de 2019, tendrá lugar el próximo 15 de marzo, por lo que Toyota tendrá tiempo de sobra para analizar todos los datos recogidos y afinar el LMP1 para maximizar el rendimiento en el que será un gran fin de semana de la resistencia, pues compartirá escenario con las 12 horas de Sebring del IMSA.