Conduciendo furgoneta
Las 8 infracciones que más cometen los conductores de furgonetas
Sut f1 test day tw 1709811
Lando Norris: “Considero a Alonso muy buen piloto”
Tarraco led
¿Cómo funciona y qué ventajas aportan los faros led? Te lo explicamos
Hamilton-moto
Hamilton deja impresionados a los pilotos de Superbikes
Kia-electricos-2020
Ofensiva eléctrica Kia: Un Niro con 500 kilómetros de autonomía y 15 inéditos ‘hermanos’

GPV Colonel: todo un tanque apto para carreteras públicas

Tiene 8 ruedas motrices y se presenta como el “único vehículo de combate anfibio de propiedad privada del mundo”. Si estás buscando un vehículo para hacer frente al apocalipsis puede que este sea un muy buen candidato.

Gpv-colonel-apc-(5)

No sabemos qué uso concreto puede tener un vehículo así en el mundo actual y menos si su conductor es un civil, pero Ted Yadlowsky es el hombre que nos lo va a mostrar y el resultado es este monstruo anfibio capaz de superar cualquier tipo de obstáculo que se te pase por la cabeza y con el que podrías ir a hacer la compra... si es que encuentras sitio para él en el Parking.

Se llama GPV Colonel y originalmente fue fabricado por General Purpose Vehicles. Una compañía ubicada en Michigan que fabrica este tipo de vehículos para uso militar. El cómo Yadlowsky y sus socios acabaron pensando que era una buena idea transformarlo en un vehículo civil y apto para carretera es un misterio (aunque les ha costado 3 años de esfuerzo). Porque sí, esta bestia de 8 metros de largo cuenta con espejos, faros y luces de dirección.

Lo que sí está claro es que este vehículo puede con cualquier cosa que se le ponga por delante gracias a su enorme y fortalecida carrocería y su tracción 8x8 que acompañada de un diferencial de bloqueo permite hacer frente a cualquier terreno y cualquier río o laguna porque es anfibio. De hecho no necesita ningún tipo de ajuste previo, sólo marchar directo hacia el agua.

Su peso es desconocido, pero desde luego con su blindaje, tamaño y mecánica no debe ser un coche sencillo de mover y tampoco de parar, como bien demuestra la pobre furgoneta blanca del vídeo o el hecho de que pueda atravesar muros con 30 cm de grosor.

Según la descripción del vídeo se trata del “único vehículo de combate anfibio de propiedad privada del mundo”. Sea como sea lo que sí está claro es que la cara de los vecinos al ver semejante monstruo recorrer sus calles debe ser digna de enmarcar.