Peugeot-508-hibrido-concept-01
Peugeot 508 Sport Engineered: Hora de enchufarse
Declas williams retraso test
Williams pide disculpas: “Solo podemos pedir perdón, es vergonzoso”
Moto-motor-rueda-01
RMK E2: La moto eléctrica con motor instalado en su rueda ya puede ser tuya
Hamilton sobre ferrari
Hamilton: “Ferrari es muy fuerte, será un desafío mayor para nosotros”
Campana-dgt
Campaña especial DGT: Camiones, autobuses y furgonetas, en el punto de mira

Esta disputa termina con un hombre encima de un capó y el conductor detenido a punta de pistola

Ha sucedido en Estados Unidos y no podía ser más surrealista. Todo empezó con un leve choque entre dos vehículos y terminó de una forma que nadie esperaba, incluyendo armas de por medio. Afortunadamente, nadie resultó herido.

Fohlmi1zw9xlvoyomamn

Aunque no es nada agradable verlo, pero en muchas ocasiones nos encontramos con dos o más conductores involucrados en algún tipo de disputa en plena carretera, momento en el que los gritos e incluso la violencia física hacen acto de presencia. Estas disputas suelen llegar a su fin a los pocos minutos cuando los protagonistas se tranquilizan, aunque en Estados Unidos ha sucedido lo contrario.

Nos dirigimos hasta la rama oriental de la Interestatal 90 (conocida como MassPike) para conocer un episodio de lo más surrealista que parece sacado de una película de acción. Los protagonistas de esta historia son varios, con dos conductores de 37 y 65 años en un rol principal, mientras que un tercer implicado cobró gran relevancia al estar en posesión de un arma

Según cuentan desde Jalopnik, todo comenzó con un pequeño accidente entre los dos protagonistas principales. Uno de ellos, Richard Kamrowski (65 años), fue a reprochar su mala conducta al joven de 37 años, cuando este, a bordo de su Infiniti FX blanco, decidió continuar su marcha y hacer odios sordos de todo lo que estaba sucediendo. Ante este movimiento, Kamrowski temió por ser atropellado y tomó la decisión de subirse encima del capó del SUV japonés.

Uno de los protagonistas llegó a recorrer hasta cerca de 5 kilómetros encima del capó.

Fue entonces cuando Mark Fitzgerald, en lugar de detenerse debido a la presencia de este hombre en su capó, siguió adelante y llegó a recorrer hasta cerca de 5 kilómetros, alcanzando velocidades superiores a los 100 km/h. Como puedes imaginar, el suceso no pasó desapercibido para el resto de conductores y estos comenzaron a grabar la escena con sus teléfonos móviles. Sin embargo, todo llegó a su fin cuando varios de ellos cortaron el paso del Infiniti.

Entre este grupo de conductores, surgió la figura de un tercer implicado, una persona que sacó un arma y detuvo a Fitzgerald a punta de pistola hasta que llegase la policía. Cuando esta llegó a la escena, nuestro protagonista secundario fue obligado a tirarse al suelo, aunque finalmente no se le acusó de nada. No obstante, los dos actores principales no pudieron decir lo mismo…