Canelo-alvarez-lamborghini
‘Canelo’ Álvarez se graba conduciendo a toda velocidad su Lamborghini en Mónaco
Brown 01
Zak Brown: “Me arrepiento de muchas de las cosas que hice sobre Indianápolis”
Woerthersee 2019 golfr da teambus-1
Estos Volkswagen Golf R y T6 del ‘Equipo A’ se alistan al Wörthersee 2019
Mario andretti firestone
Mario Andretti rememora su victoria en las 500 millas: “Aun recuerdo el olor”
Fiat tipo sport 01
El Fiat Tipo 2019 aterriza con una nueva versión Sport incluida

Renault EZ-Pod: un pequeño autónomo para el transporte urbano del futuro

El miembro más pequeño de la familia EZ este este pequeño “robot” autónomo y eléctrico de cuatro ruedas pensado para el carsharing y transporte de cortas distancias

Renault-ez-pod-concept-port

Parece que el futuro del transporte en las ciudades está mirando a la conducción autónoma y el carsharing. Esto lo están viendo muchas marca que han comenzado a mostrar sus propias propuestas. Coches pequeños para moverse por las urbes, autónomos y claramente concebidos como proveedores de servicios de transporte para cortas distancias. Seat, Citroën o Mercedes ya han mostrado esas apuestas particulares y ahora es Renault con este EZ-POD. Un simpático y muy pequeño vehículo eléctrico, apto para dos personas y que solo con mirar su interior nos muestra que está hecho para la conducción autónoma y viajes de corta distancia.

Según Renault está ideado tanto para el transporte de personas como de mercancías, y como puede verse su compacta carrocería busca aprovechar al máximo el espacio ocupando solo 3 m2. Es realmente estrecho pero los dos asientos con los que cuenta, los mismos que tiene el Twizy y acompañados exclusivamente en su interior de un par de asas (no hay ni rastro de volantes u otros mecanismos), están distribuidos mirando a uno de los laterales en vez de al frente, de tal forma que caben en un espacio tan reducido.

Una distribución que solo puede entenderse en vehículos enfocados a la micromovilidad y que permite además un acceso rápido y sencillo para los viajeros, al estar la única entrada apuntando al lado de la acera. Una vez dentro su sencillo interior, ideado para ser duradero y fácil de limpiar, cuenta con dos pantallas que ofrece información sobre el trayecto a los pasajeros.

Todos estos detalles dejan claro también que estamos ante un vehículo que va a circular muy lento, pero que lo compensa con un diseño tan compacto que ofrece agilidad en zonas de tráfico complicado y con la posibilidad de moverse por entornos peatonales como aeropuertos, aparcamientos y centros comerciales. De hecho la intención de Renault es que este vehículo pueda ser autorizado para moverse por zonas peatonales y en casos de transporte de personas con movilidad reducida llegar hasta la entrada de casas y edificios, siempre a bajas velocidades de 6 km/h.

Lo que hay bajo esta cabina no deja de ser el chasis de un Twizy, un diseño inspirado en el concept car EZ-GO y el concepto de plataforma modular de EZ-PRO. Para su funcionamiento como coche autónomo cuenta con una cámara y un sensor LIDAR en la parte delantera, además de radares de corto alcance ubicados tanto delante como detrás y por último dos antenas y un GPS para el seguimiento de la ubicación y conectividad en tiempo real. Dado su tamaño cuenta además con una batería de un tamaño lo más reducido posible, suficiente para trayectos cortos.

Renault aclara que este concepto irá evolucionando con el tiempo para adaptarse a las preferencias de usuarios, operadores de flotas y las administraciones de las ciudades.