Itv carroceria
Los 3 defectos de la carrocería considerados graves y que te impedirán pasar la ITV
Force india test aleron 2019 1
La normativa de 2019 no satisface a los jefes de equipo
Abt volkswagen touareg gr22 glossyblack 01-2
Volkswagen Touareg by ABT: Traje de gala
Norris-sainz
Norris: “Mi objetivo es vencer a Sainz en cada carrera”
Sin titulo
Así ha quedado este McLaren Senna tras un aparatoso accidente

Ferrari pone a la venta los monoplazas F138 de 2013

Se trata de una compra aún más especial de lo que pueda parecer porque son los últimos coches de F1 que va a vender Ferrari. El monoplaza que llevó Fernando Alonso y Felipe Massa tendrá un precio de 2 millones de euros la unidad.

Ferrari-f138

La división F1 Clienti de Ferrari es una de las grandes joyas de la casa de Maranello. Un programa con el que la gente con el suficiente dinero en el banco puede cumplir el sueño de tener un monoplaza de Fórmula 1 en propiedad y además contar un completo servicio que incluye, cómo no, track days con su bólido y las lecciones de Marc Gené para sacarle en máximo partido en la pista. Pero hay algo que va a cambiar a partir de ahora. Ferrari no va a vender más monoplazas nuevos. El F138 de 2013 que pilotaron Fernando Alonso y Felipe Massa será el último cavallino de F1 que pueda venderse a un cliente.

Normalmente suelen pasar entre dos y cinco años desde que ese F1 compitió antes de que lo saquen a la venta, por aquello de conservar sus pequeños secretos hasta que ya no perjudiquen a la actividad actual del equipo. Por ello este monoplaza, especial además por ser el último V8 de Ferrari, sale ahora a la venta. En total son cuatro unidades las que están en el mercado a un precio aproximado de 2 millones de euros cada una.

La razón por la que será el último Ferrari de F1 a la venta está precisamente en su motor. Los V6 Turbo híbridos que llegaron a partir del año siguiente, en 2014, cuentan con un sistema eléctrico que hace que sean delicados de manipular, lo que provoca que aún hoy pilotos, mecánicos y comisarios tengan que andarse con cuidado a la hora de tocarlos si no quieren recibir una descarga eléctrica. Un riesgo que en opinión de Ferrari es demasiado elevado como para confiarle un coche de estas características a un cliente.

El F138 es por tanto el último monoplaza que Ferrari se va a permitir vender. Un nombre surgido de la unión del número 13, por el año en el que corrió (2013), y del número 8 por los ocho cilindros de su motor, el último propulsor con esta arquitectura. Quizás no tenga el pedigrí de los monoplazas campeones del mundo de Michael Schumacher pero tiene el honor de ser el monoplaza con el que Alonso consiguió su última victoria en la Fórmula 1 en el Gran Premio de España de 2013, una temporada en la que el asturiano se tuvo que conformar de nuevo con el subcampeonato tras conseguir Sebastian Vettel y su Red Bull el cuarto título.

Con todo, por mucho dinero que se pueda llegar a tener no cualquiera puede tener el honor de contar con un Ferrari de F1 en propiedad. Al igual que con otros exclusivos modelos de la marca como el LaFerrari o los FXX, F1 Clienti selecciona cuidadosamente al futuro propietario del monoplaza. Esto se explica por que después de comprarlo Ferrari suele seguir estando “muy cerca” del coche. La división nacida en 2003 se encarga del mantenimiento, reparación y restauración del coche e incluso una vez comprado se encargan de ajustarlo para que el cliente pueda conducirlo y de ponerlo a punto en la pista de Fiorano en una visita a Maranello.

Luego por supuesto están los habituales y famosos eventos en distintos circuitos del mundo donde los clientes de F1 Clienti se reúnen y pueden conducir sus propios monoplazas contando con el asesoramiento de Marc Gené. Posiblemente un track day de ensueño para cualquier ferrarista donde decenas de monoplazas de Ferrari de distintas épocas se encuentran en un mismo lugar para dar rienda suelta a su potencia y su sonido.