Maxresdefault
El adelantamiento de este vehículo no acaba todo lo bien que esperaba
Timo glock hamilton
Timo Glock sobre Hamilton: “No siempre te salen las cosas bien”
Mercedes-clase-a-cto-01
Conducimos el Mercedes Clase A 2018: El primero de la lista
Sut chinese grand  1587111
Los neumáticos, el dolor de cabeza de Mercedes en el inicio de temporada
Ferrari-488-gtb-by-pogea-racing
Ferrari 488 GTB by Pogea Racing: Máximo rendimiento

Los nuevos coches radar de la Guardia Civil ya están operativos, ¿sabes identificarlos?

La Guardia Civil ha actualizado su flota de vehículos con radar camuflado con 50 coches como este Citroën C4 Picasso. Cuentan con dispositivos más compactos, ligeros y mejor disimulados pero tranquilo, te ayudamos a identificarlos.

Los nuevos coches radar de la Guardia Civil de Tráfico ya están operativos y se acabó aquello de detectarlos por las dos antenas de su carrocería o los cristales tintados para ocultar el radar de su interior. Ahora la cosa se complica bastante más pues los 50 nuevos camuflados cuentan con una tecnología más avanzada que les permite ser más eficaces y pasar más inadvertidos.

En cualquier caso, tenemos un nuevo retrato robot del coche radar, quedados con esta imagen: Citroën C4 Picasso gris oscuro, conducido por una única persona –un único agente que no dará el alto a los vehículos sancionados– y con frontal modificado. Bajo el logotipo de Citroën vemos la cámara, el portamatrículas va descubierto porque en realidad es ahí donde viaja el nuevo radar, en la parte inferior del mismo va colgada la matrícula y en el margen izquierdo de la misma la luz del flash. Por detrás, el coche radar es idéntico al modelo de serie.

Difícil detectarlo, ¿verdad? Pues en cambio, estos nuevos dispositivos, denominados MultaRadar CD tienen una capacidad de captación muy superior a los anteriores y es que según sus fabricantes pueden multar hasta seis conductores a la vez que circulen por seis carriles diferentes y si el radar está parado, controla carriles de sentidos diferentes, tanto el de la marcha como el contrario y con velocidades de entre 20 y 300 km/h.

En principio se espera que estos nuevos coches con radar camuflado actúen generalmente detenidos en el margen de las carreteras secundaria y no tanto circulando en autovías, como hasta ahora dada la nueva filosofía de la DGT, pero te sugerimos que no te confíes.