Maxresdefault
El adelantamiento de este vehículo no acaba todo lo bien que esperaba
Timo glock hamilton
Timo Glock sobre Hamilton: “No siempre te salen las cosas bien”
Mercedes-clase-a-cto-01
Conducimos el Mercedes Clase A 2018: El primero de la lista
Sut chinese grand  1587111
Los neumáticos, el dolor de cabeza de Mercedes en el inicio de temporada
Ferrari-488-gtb-by-pogea-racing
Ferrari 488 GTB by Pogea Racing: Máximo rendimiento

Rememora en vídeo la victoria de Alonso – y el desastre de Honda – en Australia

Fernando Alonso conseguía junto a Renault la segunda victoria de la temporada 2006, colocándose como favorito para revalidar su título de campeón del mundo.

Gettyimages-57233379

La temporada 2006 de Fórmula 1 es de agradable recuerdo para la afición española, especialmente para os aficionados más acérrimos a Fernando Alonso y sobre todo cuando hablamos de la primera mitad de la temporada, donde en las nueve primeras carreras, tres segundos puestos eran los peores resultados del asturiano.

Entonces el Gran Premio de Australia no abrió la temporada, ante el empuje de Bahrein por llevarse ese honor, si bien fue la tercera carrera de la temporada. Fernando Alonso partía en tercera posición, tratando de alcanzar el primer puesto desde la primera curva y consiguiéndolo en una de las múltiples resalidas que tuvo la prueba.

Desde la primera posición, el asturiano no tuvo rivales, pese al empuje de Raikkonen y su McLaren, hasta que vio la bandera a cuadros confirmando una nueva victoria, la primera en Australia, la segunda de la temporada y la décima en la carrera deportiva de Fernando Alonso, que lograría revalidar el título de campeón al término de la misma, en un ajustado – y no libre de polémica – final de año frente a Michael Schumacher y Ferrari.

Mención especial en esta carrera merece Honda. Jenson Button consiguió una magnífica pole position y lideró las primeras vueltas, pero fue cediendo terreno en cada lucha, con algún toque incluido, y cuando iba a salvar los muebles con un resultado decente, aunque sin podio, cuando a unos metros de la meta, el motor reventó en mil pedazos provocando una bola de fuego que aún se recuerda, y quedándose a 10 metros de cruzar la línea de meta.