Carretera-race
25.000 kms de carreteras a examen: Suben un 10% los tramos de ‘riesgo elevado’
Sainz renault 2
Carlos Sainz: “Necesitaba ser más agresivo para conseguir puntos”
Coches-seguridad
¿Son estos los 10 coches más seguros de 2018?
Sut malaysian gran 1534772
Arrivabene: “Para Mercedes, ganar es un hábito”
Seat ibiza cocheano2018006 hq-2
El Seat Ibiza es el mejor coche del año 2018

Final agónico de carrera; Victoria y podio en apenas un segundo

Una carrera relativamente monótona dejó un final vibrante en lo que todo pudo pasar.

E1

Suzuka es sin duda un trazado impresionante para ver rodar vehículos, pero desafortunadamente no es el mejor trazado para ver adelantamientos. Su estrechez y curvas enlazadas y de alta velocidad convierten el adelantamiento en un verdadero arte. Esto hace que viendo el cambio de posiciones durante la carrera, puede parecer que ha sido bastante monótona, lejos de la emoción real que ha tenido especialmente en las últimas vueltas.

Y es que tras un corto periodo de coche de seguridad virtual y quedando unas pocas vueltas para el final, Lewis Hamilton comenzó a quejarse de vibraciones en el vehículo al tiempo que Max Verstappen le recortaba a buen ritmo hasta meterse en zona de DRS.

La que parecía una victoria segura de un Hamilton que había administrado la diferencia con Verstappen de forma cómoda hasta ese momento, manteniéndolo a entre tres y cinco segundos de diferencia, se complicaba. Verstappen olía sangre y pedía permiso al equipo para atacar al máximo, poniendo los mapas de motor más agresivos. El equipo le daba bandera verde, pero con ciertas precauciones.

Afortunadamente para Hamilton, desafortunadamente para Verstappen, aparecieron los doblados. Primero Fernando Alonso y sobre todo después Felipe Massa, que luchaban por el último punto de carrera, bloquearon en exceso al piloto de Red Bull, que se quedó sin tiempo material de realizar su ataque, habiéndose quedado a dos décimas como punto más cercano del liderato, y cruzando meta finalmente a poco más de un segundo de diferencia.

Sin embargo, esta victoria de Hamilton comenzó a fraguarse mucho antes, unas 30 vueltas antes. Verstappen realizó su parada una vuelta antes que Lewis Hamilton, lo que significó un recorte importante de tiempos, unido a un mejor ritmo en estas primeras vueltas de stint con el neumático blando. Esto hizo que el de Red Bull atrapase a Hamilton, que a su vez había atrapado a Valtteri Botttas.

De forma acertada, Mercedes hizo labor de equipo, y dejó pasar a Hamilton mientras que Bottas taponó a Verstappen durante algo más de dos vueltas, suficiente para que el británico lograra un colchón de unos cinco segundos que finalmente le facilitaron la victoria. En el lado opuesto, Bottas perdió unos segundos alargando su stint, que finalmente condicionaron su carrera.

La condicionó, porque de forma opuesta a la de Hamilton y Verstappen, Bottas acabó su carrera atacando ferozmente a Daniel Ricciardo. El finlandés recortó vuelta a vuelta hasta ponerse a su estela. Sin embargo, con cierta ayuda del coche de seguridad virtual, la carrera acabó sin que Bottas lograra adelantar, entrando por meta a solo nueve décimas de Daniel Ricciardo. Bottas echó en falta esas vueltas en las que estuvo taponando en lugar de atacando.

Mercedes, con muy buen hacer, priorizó la carrera de Hamilton antes que la de Bottas, y aunque estuvo cerca de no salir bien y perder los dos palos por los que apostó, el resultado finalmente ratifica que acertaron en su apuesta.