Boxster s argentina
Aparca su Porsche en un paso de peatones, le ocurre esto y así reacciona su conductor
Gettyimages-1052612612
Vettel explica que han tenido que volver al coche de hace tres meses
Skoda-fabia combi scoutline-2019-1600-01
Skoda Fabia Combi Scout: Aventura en familia
Sut japanese grand 1542616
Las cuentas de Hamilton para ser campeón en México
Autopistas estudio
El uso del carril izquierdo, los intermitentes y otros ‘pecados’ de la circulación en autopista

Coys encuentra una asombrosa colección de piezas clásicas valorada en más de un millón de euros

Una de las empresas de subastas más conocidas acaba de descubrir en suelo inglés un espectacular tesoro compuesto por elementos mecánicos pertenecientes a firmas italianas de la talla de Ferrari o Maserati. Todas ellas saldrán a subasta a finales de este mes.

Coys managing director chris routledge in one of the containers

En algunas ocasiones te hemos traído sorprendentes historias acerca de hallazgos realizados en los lugares más inhóspitos posibles a lo largo del planeta, principalmente en Estados Unidos. En esta ocasión han sido los chicos de la casa de subastas Coys quien han encontrado un auténtico tesoro escondido.

El acontecimiento ha ocurrido en el sur de Inglaterra y el contenedor que ocultaba las joyas pertenecientes a épocas pasadas del mundo de la automoción no tiene desperdicio. En concreto, hablamos de una asombrosa colección de piezas pertenecientes a modelos clásicos valorada en más de un millón de libras. Hablamos de repuestos y artículos valiosos de grandes firmas italianas como Ferrari, Maserati y Abarth, incluyendo piezas para modelos icónicos como el 250 SWB, 250 GTO, 275, Daytona, F40 y 512 LM, junto al Maserati 250F y otros productos procedentes de Italia.

En palabras del director general de la compañía, Chris Routledge, quién ha pasado los últimos días buscando entre los contenedores: “Algo de esta escala y con la importancia y rareza de los automóviles con los que están relacionados no tiene precedentes. Estamos hablando de 1 millón de libras en repuestos, probablemente más y nunca he visto algo así.”

Pero las sorpresas no acaban aquí y es que muchas de las piezas todavía están en sus cajas de embalaje de madera originales que datan de la década de 1960, o en sus envoltorios originales de papel engrasado. “Es una cueva de Aladdín que va a entusiasmar a la gente de todo el mundo. Hay llantas de alambre en sus cajas de madera originales, carburadores en su papel de embalaje engrasado original, tubos de escape, radiadores, salpicadero, la lista sigue y sigue. Nos llevará varios días catalogar las piezas y, una vez hecho eso, publicaremos una lista completa de todos los elementos.”, comentaba Routledge.

Los artículos formaban parte de una colección privada, cuyo propietario falleció hace muchos años. Desde entonces, se ha conservado perfectamente en este contenedor y la idea de Coys es organizar un día entero dedicado a la venta de los productos, los cuales se ofrecerán sin reserva el próximo 29 de junio