Aston martin valkyrie engine (1)
Aston Martin muestra nuevas imágenes del V12 del Valkyrie… y confirma que alcanza 11.100 rpm
Gettyimages-689538156
Rick Mears lo tiene claro: “Alonso se sube a cualquier coche y va rápido”
Peaje autopistas rebaja
El Gobierno rebaja un 30% el precio en el peaje de las 9 autopistas rescatadas
One-plus-mclaren-01
McLaren y OnePlus se unen para crear el smartphone más rápido del planeta
Tarraco led
¿Cómo funcionan y qué ventajas aportan los faros led? Te lo explicamos

Conducimos el Volvo S60 2019: Ahora, sin motores Diesel 

Tradicional y muy atractivo en su estética, la nueva berlina de Volvo reinterpreta el ADN de la firma con la vista puesta en el futuro en materia mecánica, al ser el primer modelo que renuncia a los motores diésel y cuenta con alternativas híbridas desde su lanzamiento. 

Volvo s60 2018 02

Con la llegada de este nuevo Volvo S60 el fabricante sueco se aproxima a cerrar el proceso de renovación de gama que inició en 2014 con el lanzamiento del XC90, un vehículo que ha marcado la senda estética y mecánica al resto de vehículos Volvo que han visto la luz los últimos años. Un proceso que culminará con la actualización del V40, algo para lo que aún faltan un par de años, durante los cuales asistiremos al nacimiento oficial de los primeros Polestar

Los planes eléctricos de la marca son tan ambiciosos que contemplan que en 2025 el 50% de los coches que se vendan serán 100% eléctrico. De hecho, Volvo prevé lanzar 5 vehículos completamente eléctricos entre 2019 y 2021, de los cuales tres serán Volvo y dos Polestar. Pero centrémonos en el S60. De trata de una berlina tradicional de tres volúmenes con maletero independiente y con un diseño extraordinariamente cuidado. Su carrocería mide 4,76 metros de largo por 1,85 de ancho y 1,43 de largo.

Sus líneas reinterpretan la imagen del S90 en un segmento inferior pero con una cargada dosis de personalidad, especialmente en la zona posterior, muy deportiva y vigorosa. La caída de ventas de este tipo de carrocerías en Europa provoca que sus principales mercados sean el Chino y USA, donde se encontrará con la oposición de Mercedes Clase C, BMW Serie 3 y Audi A4. 

En el interior se replica la configuración que estrenó el XC90, con la gran pantalla táctil que ha mejorado su comportamiento extraordinariamente y unos acabados excepcionales en los que nos encontramos con piel, nappa, madera, aluminio... en función de la combinación elegida se potencia la sensación de lujo o de deportividad general. Como novedad, cuenta con una versión híbrida Polestar que junto con el acabado R del T6 marcan el cenit de deportividad tanto interior con asientos específicos, pedalier de aluminio, costuras en rojo... como exterior, con una carrocería 12 milímetros más baja, y exclusivamente para el Polestar retrovisores en negro, llantas específicas de 20 pulgadas y una pintura gris mate novedad absoluta en la firma. 

Sin el metro en la mano, la sensación es que las plazas traseras son iguales e incluso mejores que las de los citados rivales, contando además con un maletero de 442 litros de capacidad que sin ser líder resulta correcto. De hecho tanto el acceso a las plazas posteriores como las cotas de habitabilidad nos sorprenden muy positivamente pese a la deportividad de la carrocería. 

La secuencia de lanzamiento del modelo, que llega a España en la primavera de 2019 en su variante T5 de 215 caballos, contempla la posterior llegada –sin fecha confirmada– de un T4 de 190 caballos y un T6 de 316. Versiones a las que seguirán los híbridos enchufable a T6 Twin Engine de 340 caballos, T8 Twin Engine de 400 y T8 Polestar de 415. Como ya hemos comentado antes, en ningún caso se contempla la llegada de variantes Diésel. 

Durante nuestra toma de contacto en California, se trata de un modelo fabricado en exclusiva en los USA, pudimos conducir las variantes tope de potencia y acabado. En concreto un T6 acabado R y un T8 Polestar. 

 

Nuestro test comienza al volante del T6 gasolina de 316 caballos. Basta ponerse a los mandos para descubrir la deportividad de la versión. La butaca es extraordinaria tanto por la forma en la que nos recoge como por el acabado en piel y Nappa. Arrancamos y el motor turbo de cuatro cilindros ronronea contribuyendo aún más a la deportividad general. 
En autopista nos sorprende con un rodar firme pero muy cómodo en el interior, filtrando con eficacia las irregularidades del pavimento. En conducción de zona de montaña y a ritmos elevados destaca la dirección, rápida y muy eficaz ante nuestras indicaciones. De hecho trasmite más información al conductor que en su hermano familiar el V60. El paso por curva es muy rápido, ayudado por una tracción integral extraordinariamente ágil en su actuación que impide que la carrocería realice ningún extraño incluso yendo muy ligeros.

Como es tradición en la marca disponemos de un selector de 4 modos de conducción aunque por el momento no afectan a la firmeza de la amortiguación. Con una velocidad máxima de 250 kilómetros hora y un 0-100 kilómetros hora de 5,6 segundos las prestaciones están aseguradas. El eficaz cambio automático de 8 velocidades y la suavidad general del conjunto invitan a tener prudencia a la hora de acelerar, pues superamos las velocidades recomendables con facilidad. 

Nuestra toma de contacto concluye al volante del T8 Polestar. Esta versión adapta el esquema híbrido enchufable estrenado ya por otros modelos como el XC90. Cuenta con un motor gasolina de 328 caballos que se acompaña por otro eléctrico de 87. El resultado es sublime, al nivel de variantes AMG de Mercedes o M de BMW, aunque con un punto menos de radicalidad que le permite ofrecernos una utilización cotidiana. La potencia final es de 415 caballos, lo que le permite hacer el 0 -100 kilómetros/hora en 4,7 segundo, con un consumo medio de 2,1 litros a los 100 gracias a una autonomía eléctrica de 48 kilómetros. 

Al volante se muestra aún más eficaz que el T6 gracias al empuje instantáneo del motor eléctrico cuando pisamos a fondo y siempre que hayamos activado la posición deportiva del selector de modos. Cuenta con una preparación mecánica que incluye amortiguadores regulables manualmente Ohlins y frenos Brembo con pinzas de seis pistones. Un conjunto salvaje tanto por su eficacia dinámica gracias a la tracción integral como por la extraordinaria deportividad y belleza de la carrocería. En el habitáculo se distingue también por detalles como sus cinturones en color cobre. 

En materia de seguridad se amplía la eficacia de algunos de los sistemas ya existentes, como el City Safety y el Pilot Assist, que en este caso incluye una opción que realiza una frenada de emergencia en caso de que detecte una inminente colisión frontal para reducir sus consecuencias. Por el momento no existen precios de lanzamiento. Aunque serán similares a los del V60 incluyendo la fórmula tipo renting Care by Volvo.