Audi-s5 coupe tdi-2019-1600-02
Audi S5 Coupé y Sportback 2019: Dando la bienvenida al diésel
Rsz gettyimages-1142312884
Oscar Haro arroja algo de luz en el peculiar culebrón de Honda
Istobal-aspirado
Ácaros, polen, polvo, bacterias… ¿cómo lavo el coche para minimizar las alergias?
Gettyimages-1142578501
Christian Horner retrocede sobre sus pasos y la crítica al combustible de Ferrari
Lamborghini-huracan-modificaciones-coche-rallys-01
Te presentamos al Lamborghini Huracán más singular del año

Toyota Gazoo Racing Experience II: Abróchate el cinturón ¡que vienen curvas!

Por segundo año consecutivo, Toyota nos invitó a participar en una jornada de pruebas donde sus vehículos más prestacionales tienen todo el protagonismo. Desde los GT86 de calle a los Aygo y GT86 de carreras, todos ofrecen un disfrute que tratamos de expresar a continuación…

Portada

Han ganado las 1.000 millas de Sebring, la última edición del Dakar y el Mundial de constructores del WRC. ¿Qué más se puede pedir? En realidad, una cosa: quitarse la coletilla de que sus coches son aburridos. Desde hace un tiempo a esta parte, se ha producido un cambio de filosofía dentro de Toyota que busca devolverla a la gloria, a ser amada y respetada y eso pasa, por un lado, ganando todas las competiciones en las que participen y, por otra, haciendo coches más pasionales con los que atraer a todo aquel que busque emociones fuertes. Ahora entenderás el interés que tienen de mantener ‘atado’ a Fernando Alonso probando hasta el Hilux del Dakary el por qué del GT86, un deportivo de sensaciones puras con un motor bóxer de 200 caballos desarrollado en colaboración con Subaru. Como los éxitos se suceden en la competición, ahora es el turno de los turismos.

Afortunadamente, el GT86 no es el único sportcar que Toyota vende en la actualidad, ya que también está el Yaris GRMN, una edición limitada que probamos a fondo en el circuito de Castellolí (los precios del mercado de ocasión de esta ‘pelotilla’ rondan los ¡40.000 euros!). Y el futuro es aún más prometedor gracias a que el apellido Supra regresa tras la alianza con BMW. Desde la casa nipona nos aseguran que en el plazo de un año o año y medio conoceremos otro ‘bicho’. ¿Celica? ¿Corolla GR Sport? Se aceptan apuestas, aunque todo apunta a un nuevo GT86.

Toyota se permite el lujo de vender deportivos gracias a su gama híbrida, automóviles que bajan la media de las emisiones

Todos estos vehículos de calle de corte deportivo se comercializan bajo el paraguas de Gazoo Racing, una división del tipo AMG (ahora llamada Mercedes-AMG) o M Motorsport. Tan seguros están de las posibilidades dinámicas y de la diversión de estos vehículos que Toyota ha organizado la segunda edición del Gazoo Racing Experience en el Circuito del Jarama. Allí nos esperaban los GT86, Yaris GR-Sport, Yaris GRMN ¡y los Aygo y GT86 de carreras!

La jornada se dividió en dos fases. En la primera, comprobamos cómo se las gasta el GT86 a la hora de hacer drift.

Por su parte, el Yaris GR-Sport nos demostró en dos slalom un cambio dinámico realmente sorprendente gracias a las mejoras introducidas en el chasis, como la amortiguación Sash Performance, las barras estabilizadoras macizas en vez de ser huecas y una altura al suelo reducida en nueve milímetros.

La segunda tuvo como escenario el propio trazado del Circuito del Jarama, donde lo más sobresaliente fue pilotar los Aygo y del GT86 de carreras, acompañados en todo momento de pilotos profesionales.

Sabíamos que el Aygo de calle es un urbano muy juguetón, con unas suspensiones tirando a firmes y un carácter ratonero incuestionable. El de de la Copa Aygo mantiene todas estas virtudes y las potencia con una preparación que podríamos calificar de mínima, ya que se quitan todos los elementos superfluos y se hacen pequeñas modificaciones en la caja de cambios.

También varía la línea de escape para que el Aygo suene como un auténtico coche de carreras. La potencia es justa, así que no esperes unas aceleraciones fulgurantes, pero el paso por curva sí que es bastante más rápido de lo esperado. No requiere grandes esfuerzos para ir ligero con él.

El GT86 del CERT es otro mundo, uno mucho más técnico. Su jaula es más ‘cerrada’, por lo que cuesta más entrar y salir.

Además, va completamente ‘espatarrado’ por el ángulo de caída positivo de sus cuatro ruedas. Lo que más destaca en marcha es la estabilidad a la hora de frenar, con una trasera más sujeta que la del vehículo de serie. La frenada es quizá el punto más crítico, con un pedal cortísimo, que tienes que pisar con tanta energía como si en cada curva te fueses a chocar. El embrague también es duro de accionar e, igualmente, tiene un recorrido mínimo.

Tras su fallido paso por la Fórmula 1, Toyota aprendió a invertir mejor sus recursos en la competición

Desde Toyota España están estudiando hacer tours por los circuitos de las principales ciudades de la península en las que puedan participar tanto clientes de la marca como aquellos que conduzcan automóviles de la competencia. Desde CAR and DRIVER animamos a Toyota a llevarlas a cabo. Sería una cita indispensable para los petrolhead