Itv carroceria
Los 3 defectos de la carrocería considerados graves y que te impedirán pasar la ITV
Force india test aleron 2019 1
La normativa de 2019 no satisface a los jefes de equipo
Abt volkswagen touareg gr22 glossyblack 01-2
Volkswagen Touareg by ABT: Traje de gala
Norris-sainz
Norris: “Mi objetivo es vencer a Sainz en cada carrera”
Sin titulo
Así ha quedado este McLaren Senna tras un aparatoso accidente

Conducimos el Suzuki Jimny 2019: El 4x4 que ya tiene lista de espera

Apenas ha llegado a los concesionarios el nuevo Jimny y Suzuki ha colgado el cartel de “no hay billetes”. Fiel a su esencia, mantiene su estética divertida y unas posibilidades off road muy difíciles de encontrar en el mercado.

Suzuki-all-new-jimny-10

Pese a que en España ha recibido diferentes denominaciones –SJ, Samurai y Jimny– el pequeño 4x4 nipón vio la luz en Japón en 1970 con el nombre de Suzuki Jimny. Desde aquel año han sido cuatro las generaciones que han pisado el asfalto y los caminos del mundo entero, consolidándose como uno de los todoterrenos más puros del momento.

Su nombre se ha convertido ya en un icono del 4x4 y afortunadamente, en su renovación, la marca japonesa ha apostado por ser fiel a la filosofía que lo vio nacer, mirando para otro lado ante la invasiva moda SUV que ha convertido en coches de asfalto a la mayoría de los vehículos de campo. A día de hoy, se han vendido más de 2.850.000 unidades del Jimny, una cifra que permite hacernos idea de la importancia del modelo.

Con una carrocería 50 milímetros más corta que la de su predecesor –ahora mide 3,65 metros– y cinco centímetros más alta –1,72 metros– el nuevo Jimny mantiene su distancia entre ejes y su arquitectura, pues conserva la estructura de largueros y travesaños aunque oportunamente reforzada y suspensiones de eje rígido en ambos ejes. La transmisión 4x4 conectable pierde cualquier aditamento electrónico y vuelve al sistema mecánico de palanca que nos permite engranar tanto la tracción integral como la reductora mediante una pequeña palanca junto a la del cambio de marcha.

Las cotas contenidas de su carrocería le permiten ofrecer una altura libre al suelo de la carrocería de 21 milímetros –10 más que antes–, con 37 grados de ángulo de ataque, 28 ventral y 49 de salida. Un conjunto mecánico sobresaliente a la hora de salirnos del asfalto con total solvencia, pasando por obstáculos que ni siquiera superarán vehículos con muchas más cifras en la factura final.

En su interior comprobamos una mejora importante en materia de habitabilidad, con unos materiales más firmes y vistosos que en su predecesor, aunque conserva  las tradicionales agarraderas de los 4x4 de siempre. Se incorporan elementos como la nueva pantalla multimedia de la marca en ocho pulgadas; sin duda el Jimny entra ya en la era multimedia con conectividad total con todo tipo de móviles. Las cotas delanteras son buenas, mientras que detrás resultan algo más justas pero pueden ocuparse sin problemas por niños o personas no muy voluminosas y cuenta con isofix. En estas condiciones disponemos de un maletero testimonial de 85 litros, pero si abatimos los asientos posteriores alcanzamos los 377 litros, con una superficie de carga completamente lisa y recubierta por material plástico.

El apartado de equipamiento mejora de manera importante con nuevas luces led, volante de cuero multifunción, asientos ergonómicos calefactados y sistemas de seguridad como reconocimiento de señales, aviso de fatiga, control de carril… Está disponible en tres niveles de equipamiento; JX, JLX y Mode 3. Siendo compatible el intermedio con un cambio automático opcional de cuatro velocidades.

Respecto a su comportamiento, sería válido todo lo que dijimos de las anteriores generaciones del modelo pero adaptada al refinamiento mecánico que se pide a un coche en pleno Siglo XXI. En asfalto la evolución ha sido muy importante en materia de comodidad, lo que nos permite plantearnos realizar viajes con carretera con cierta solvencia. En ciudad es un verdadero ratón que nos permite callejear con agilidad y facilidad, gracias a una dirección que, pese a estar demasiado desmultiplicada para facilitar su utilización off road, cumple con su cometido a la perfección. Se acompaña además de un nuevo motor gasolina 1.5 de funcionamiento muy suave y progresivo en la entrega de sus 102 caballos, que mueven los 1.090 kilos del conjunto con solvencia. Disponemos además de un cambio de cinco velocidades que es una delicia por su tacto y está bien escalonado pese a carecer de sexta.

Es precisamente su bajo peso otro de sus argumentos fundamentales cuando salimos del asfalto, convirtiéndose en un verdadero saltamontes cuando engranamos el 4x4 con reductora y a poco que sepamos movernos en campo, permitiéndonos afrontar incluso trialeras con total solvencia, y en función del tipo de neumáticos que llevemos montados. El precio de venta está entre los 17.000 y los 20.820 euros, en función del equipamiento, aunque ya está agotadas todas las unidades que llegan hasta primavera de 2019.