Aston martin valkyrie engine (1)
Aston Martin muestra nuevas imágenes del V12 del Valkyrie… y confirma que alcanza 11.100 rpm
Gettyimages-689538156
Rick Mears lo tiene claro: “Alonso se sube a cualquier coche y va rápido”
Peaje autopistas rebaja
El Gobierno rebaja un 30% el precio en el peaje de las 9 autopistas rescatadas
One-plus-mclaren-01
McLaren y OnePlus se unen para crear el smartphone más rápido del planeta
Tarraco led
¿Cómo funcionan y qué ventajas aportan los faros led? Te lo explicamos

Conducimos el smart forease: Un paseo por el futuro

En la ciudad del futuro vehículos pequeños y eléctricos coparán las calles, una visión que a menudo nos invita a visualizar un parque móvil gris, tan silencioso como monótono y aburrido. Lo último de smart, nos ha abierto los ojos.

Smart-forease-prueba-01

A partir del año 2020 –que está a la vuelta de la esquina– smart sólo comercializará vehículos de cero emisiones en nuestro mercado, algo que ya sucede en Estados Unidos, Canadá y Noruega y que refuerza su compromiso con la movilidad urbana, limpia e inteligente, algo que la marca ha sostenido desde su creación. En esta nueva estrategia, el smart forease que te mostramos hoy, será una pieza clave.

Han pasado nada menos que 20 años desde que aquel minúsculo utilitario, el primer fortwo, se colara en nuestras ciudades para redescubrir los límites de éstas. El hueco imposible para aparcar pasó a ser el sitio perfecto, el giro que nunca te hubieras atrevido a realizar, una sencilla maniobra para recuperar el sentido de la marcha deseado y nunca, nunca antes habíamos estado tantos días sin visitar la gasolinera hasta que nos pusimos al volante de un smart, ya fuera con motor de gasolina, con los micro-híbridos de entonces y hasta del diésel, que también lo hubo antes de la llegada del Smart Electric Drive, 100% eléctrico, que tampoco se hizo esperar, por cierto.

El entonces llamado smart ForTwo ED, la versión eléctrica del famoso urbanita, llegó a nuestro mercado ya en verano de 2010 y a pesar de las limitadas infraestructuras y del desconocimiento generalizado de aquellos años, se mantuvo en la gama hasta la llegada de una segunda generación, en la que ha ganado protagonismo y potencia, pues está disponible ya con 82 caballos de potencia ya bajo la denominación EQ y tanto para el forTwo, como en el forFour y el Cabrio, precisamente el modelo en el que está basado este forEase y al que más nos recuerda al primer vistazo. Eso sí, la estética de éste resulta más espectacular gracias a su estilo minimalista con detalles como el parabrisas de reducido tamaño, la ausencia de techo, las manecillas integradas en las puertas o las dos marcadas ‘jorobas’ de la parte posterior.

Las llantas, de 18 pulgadas y diseño aerodinámico, se funden también con unos neumáticos Pirelli especiales –con medidas 225/40 ZR 18– y refuerzan ese concepto ‘forease’ que pasa por reducir el smart a lo esencial, a su mínima expresión, para hacerlo aún más práctico y sobre todo, más divertido. 

Las manillas de las puertas integradas, realzan la elegancia y tienen visos de ocupar un lugar en el smart definitivo, si bien no nos confirmaron este punto.

El cuidado de la decoración también llama poderosamente la atención en el face to face con el smart del futuro. Pequeños detalles en el denominado ‘stream green’, un verde muy vivo, contrastan con el blanco galáctico de la pintura metalizada y también con la tapicería del interior, donde el reducido habitáculo gana ha recibido elementos como el volante multifunción sin aro en su parte superior, el cuadro de mandos digital en combinación con la pantalla central habitual y sobre todo, las pequeñas pantallas circulares situadas en la parte superior del salpicadero, en lugar de los aireadores, que conservan el formato típico de los smart pero ofreciendo información actualizada sobre el estado de la batería, el tiempo del trayecto o la previsión meteorológica. Estos visualizadores han sido pensados para mostrar el contenido de la app ‘ready to’, que permitirá a los propietarios de smart compartir su coche en su ciudad con las personas deseadas.

Un último repaso visual también nos permite detectar elementos como la célula de seguridad ‘tridion’ de la carrocería, la que ves en color plata mate o los asientos que no sólo presentan un diseño ergonómico, también incluyen unos rígidos reposacabezas con protector de seguridad en caso de vuelco. El cinturón y una buena dotación de airbags completan el equipamiento en esta materia y nos ayudan a ganar confianza en un vehículo pensado para moverse entre el tráfico con agilidad y proporcionando una gran sensación de libertad al volante.

Durante nuestra prueba, el smart forease demostró cumplir con creces todas estas expectativas. Su simplicidad mecánica favorece una conducción libre de preocupaciones pero también de ruidos y de humos. Además, la respuesta al acelerador es inmediata y la capacidad de frenado igualmente elevada, favorecida por la extrema ligereza del vehículo que manejamos. Lo mejor es hundir el pedal del acelerador al salir desde parado y sentir todo el empuje de este propulsor de 82 caballos con el viento dándonos en la cara, pues el parabrisas cumple sólo parcialmente su función y la ausencia de ventanillas ayuda a que el flujo de aire se cuele en el habitáculo.

Así, no sólo aumenta la sensación de diversión sino que nuestra mente viaja directamente hacia una ciudad del futuro que imaginamos ya libre de polución y en la que podamos disfrutar de todo ese torrente de aire limpio en el rostro, igual que cuando la ley antitabaco transformó los restaurantes o las discotecas en un sitio mucho más propicio para degustar una buena cena o bailar sin descanso. Tan sólo el volante, más vistoso que funcional, limita en parte nuestros movimientos al prescindir de su parte superior, algo que no será un problema en un deportivo pero sí en un coche eminentemente urbano como este, que nos exige maniobrar.

Este concepto de smart minimalista, la marca alemana ya lo ensayó con los concept ‘crossblade’ y ‘forspeed’ de 2001 y 2011, respectivamente pero mientras el segundo no llegó a fabricarse, del primero sí que se produjo una serie especial limitada a 2.000 unidades, todas ellas sin puertas, techo, ni parabrisas. Directamente. Ahora, la pregunta del millón es saber si veremos a este smart forease en la calle o si simplmente, serán algunos de sus detalles los que darán el salto al modelo normal en su próximo relevo. Nosotros nos inclinamos por lo primero, aunque el pronóstico tiene mucho de deseo tras comprobar lo divertido y práctico que resulta.