P90327850 highres rolls-royce-cullinan
Las marcas de automóviles con mejor reputación para 2019
Renault 01
A Renault le cuesta cada vez más tapar sus vergüenzas
Seat-altea-2021-render-ok
Seat Altea 2021: ¿Planeando un regreso con chispa?
1017394368-sut-20190317-ja1 0745
Discrepancias con la nueva aerodinámica, y una conclusión: no ayuda a adelantar
Sin-titulo4-tile
Así funcionan todos los accesorios de la Peugeot Traveller by Tinkervan

Al volante del Skoda Kodiaq RS: ¿Es tan fiero como parece?

Se trata de la versión más potente y prestacional del todocamino checo. Con su motor diésel biturbo de dos litros y 240 caballos ha conseguido ser el todocamino de siete plazas más rápido en Nürburgring, con un tiempo de casi nueve minutos y medio.

Portada-Kodiaq-RS-2019

Por 50.750 euros, o 43.500 euros con todas las campañas incluidas más financiación, Skoda ofrece un coche con una puesta a punto deportiva pero capaz de adentrarse por pistas siempre y cuando éstas estén en buen estado, con cinco o siete plazas y con una calidad de fabricación elogiable. Hablamos del nuevo Skoda Kodiaq RS, la versión más extrema del gran todocamino checo, y en el que se dan la mano todos estos argumentos, en mayor o menor medida claro está. Este automóvil mide 4,69 metros de largo, tiene un propulsor de 240 caballos y un peso de 1.913 kilos. A pesar de la pomposidad con la que se presenta y en la que juegan un papel importantísimo los paragolpes, los faldones y, cómo no, las llantas de 20 pulgadas Xtreme, hay que tener claro que el Kodiaq RS no es un SUV tan ‘radical’ como lo puede ser su ‘primo’ Cupra Ateca.

Pero, cuidado, porque sus prestaciones son las que pueden desconcertarnos: hace el 0 a 100 en 6,9 segundos, un dato buenísimo teniendo en cuenta que un Renault Clio RS de 220 caballos logra ese registro ¡en 6,6 segundos!

El Kodiaq RS estrena el logo racing de la marca pintado en color rojo

Precisamente es en aceleración donde se espera algo más de pegada para el motor Diesel biturbo de dos litros y 240 caballos, pero es que esta mecánica tiene que ‘tirar’ de 1.913 kilos, que son los que aparecen en la ficha técnica. Curiosamente, no hemos percibido un cambio en la forma de entregar la potencia entre los distintos modos, ni siquiera dando el salto entre Eco y Sport (el par es de 51 kilográmetros entre 1.750 y 2.500 revoluciones). El aislamiento acústico es excepcional.

Ya en carretera, y a pesar de contar con la suspensión de dureza variable DCC, se comporta noble, con un toque confortable incluso con la amortiguación en la posición más firme, y eso que monta neumáticos anchos y de perfil relativamente bajo (235/45). Donde sí ha habido una evolución dinámica es en las curvas, ya que se han reducido los balanceos que hemos apreciado en otras versiones del Kodiaq. En el apartado de la frenada, el Kodiaq RS nos ha sorprendido gratamente por su mordida, con unos discos delanteros ventilados de 340 milímetros. El trabajo de la caja de cambios automática DSG y la tracción integral son de nota, ya que la primera realiza los saltos de marcha sin apenas inmutarnos mientras que, la segunda, es capaz de enviar hasta un 85% del par a una sola rueda.

El consumo medio es de 6,4 litros a los 100 y las emisiones de C02 se quedan en 167 gramos por kilómetro

La dirección modifica la asistencia en función de la velocidad y del programa elegido, siendo suave a ritmos tranquilas y más bien dura cuando se busca todo el potencial. También hay matices en la línea de escape, puesto que varía y mucho el tono, tanto si se escucha desde el exterior como si se hace desde el interior. No es como un Audi SQ7, donde el V8 TDI suena realmente a gasolina.

El récord de 9:29,84 minutos lo logró la piloto Sabine Schmitz

Junto con el cambio automático y la tracción integral, el Kodiaq RS incluye de serie el cuadro de instrumentos digital con pantalla de 12,3 pulgadas, que se ve espectacularmente bien de día y tiene cinco diferentes vistas, con una transición rápida entre ellas. Se añaden, además, los asientos deportivos tipo bacquet (de agarre excepcional), los pedales en acero inoxidable, la apertura eléctrica del portón, el sistema de navegación tope de gama Amundsen con conexión a internet y los faros Full Led, entre otros elementos destacados. Una vez que pase la campaña de lanzamiento, que se mantendrá durante unos meses, algunos de estos elementos pasarán al catálogo de extras, por lo que la factura final del Kodiaq RS subirá.

Lo que siempre forma parte del equipamiento estándar son las famosas soluciones Simply Clever que no podían faltar en un coche como éste. Hablamos de redes en el maletero, paraguas en la puerta delantera, soporte para tickets en el pilar A, linterna led extraíble, rascador de hielo en la tapa del depósito de carburante…

Todo lo indispensable para hacer del Kodiaq RS un coche racional dentro del loco y atractivo concepto con el que nos ha convencido.