Gettyimages-1085660578
Todo sobre la la tecnología mild hybrid: ¿Merecen la pena los llamados micro híbridos?
Alonso mclaren indy q 2019 1
McLaren se disculpa con Alonso tras el fracaso de Indianápolis
Ld11014
El mítico Land Rover Defender se convierte en esta completa camper
1017510998-lat-20190518-levitt-i500-0519 34589
Fernando Alonso no logra la machada y se queda fuera de las 500 millas de Indianápolis
Vonnen-porsche-911-hybrid-port
Vonnen trae al presente el Porsche 911 Hybrid

Al volante del Seat Tarraco: Así va el nuevo buque insignia de Seat

Seat entra de lleno en un segmento nuevo con este siete plazas que destaca tanto por su imagen, como por la calidad interior y las posibilidades de equipamiento. Todo ello compatible con una amplia oferta mecánica que analizamos a continuación.

Seat-tarraco-prueba-1

El Seat Tarraco es uno de los modelos más ambiciosos lanzados por la marca española su historia contemporánea. Por un lado se trata de un SUV de siete plazas que supone su irrupción en uno de los segmentos más importantes del mercado, y por el otro estrena una inédita línea de diseño para la firma, que con posterioridad seguirán los futuros modelos de la misma –incluido el nuevo León que aterriza en 2019–. Además, el Tarraco supone un ascenso en la calidad de acabados y en equipamiento que le permite posicionarse en un escalón superior, toda una declaración de intenciones para la firma.

Completada la trilogía Arona, Ateca, Tarraco las aspiraciones comerciales de Seat aumentan de manera considerable, y eso que ya es líder del mercado nacional en 2018. Con una carrocería de 4,73 metros de longitud su presencia resulta espectacular, se trata de un coche grande, sin contemplaciones, pero es que es uno de esos SUV encargados de sustituir a los monovolúmenes tradicionales.

En materia estética, elementos como la voluminosa calandra o la nueva firma lumínica con silueta triangular estarán presentes en los futuros Seat.

Precisamente, el habitáculo es una de las partes más elaboradas en el Tarraco. La funcionalidad es una de sus principales virtudes; las cotas interiores son sobresalientes tanto delante como detrás, siempre que hagamos uso de dos filas de asientos, disponiendo además de un maletero de 700 litros de capacidad. Esta cifra llega hasta los 760 litros en la variante de cinco plazas, pues en el siete la tercera fila de asientos se oculta en el piso del maletero y resta capacidad.

Si desplegamos las siete butacas, nos quedamos con 230 litros, mientras que como suele ocurrir en este tipo de carrocería, el acceso hasta las dos últimas requiere de cierta agilidad y una vez allí son poco aptas para personas corpulentas, pero cumplen a la perfección de forma ocasional o para niños. Con todas las filas de asientos abatidos logramos un maletero de 1.775 litros; impresionante. Como promoción de lanzamiento la configuración de siete plazas no tendrá coste adicional, pero en un futuro será un opcional que costará 850 euros.

Desde el puesto de conducción nos llama la atención la evolución en la sensación de calidad frente a otros modelos de la marca. El diseño del salpicadero se caracteriza por la sencillez general y la ausencia de botones físicos, pero contamos con componentes tan exclusivos como el cuadro de mandos 100% digital mediante una pantalla TFT de 10,6 pulgadas que nos permite elegir entres tres posibles opciones de contenido y diseño y la generosa pantalla central de ocho pulgadas mediante la cual manejamos la multimedia. Por primera vez en el grupo se incorpora el asistente de voz Alexa –tipo Siri de Apple– así como control gestual multimedia. Una dotación impresionante que se completa con un arsenal de elementos de seguridad extremadamente completo.

 

En primera instancia la oferta mecánica es amplia desde el momento de su lanzamiento, con opciones gasolina y Diesel entre los 150 y los 190 caballos, si bien hay que señalar que en 2020 se incorporará una variante híbrida enchufable de 210 caballos y con 50 kilómetros de autonomía que promete dar mucho que hablar. Por supuesto y en función del motor elegido está disponible el cambio automático DSG y la tracción integral 4Drive. Durante nuestra toma de contacto en los alrededores de la fábrica en Barcelona pudimos conducir los dos extremos de la gama, tanto un TSI 150 gasolina como un TDI 190 DSG 4x4.

La versión de acceso a la gasolina, con 150 caballos, llama la atención por su progresividad y refinamiento mecánico.

El empuje de este propulsor TSI es adecuado si tenemos en cuenta el peso del conjunto, y tan sólo cargados o tirando de un remolque echaremos en falta algo más de potencia. Todos los acabados incluyen el Drive Profile –selector de modos de conducción– con las opciones Sport, Eco, Normal e Individual que en principio afecta tanto al motor como al tacto de la dirección y al cambio de marchas en caso de contar con caja DSG. También afecta a la dureza de los amortiguadores si contamos con la suspensión electrónica regulable DDC, que nos hace percibir con mucha más claridad la diferencia de respuesta en cada modo.

Algo menos refinado en su funcionamiento pero más contundente en su empuje es el Diesel de 190 caballos, que amplía las posibilidades del Tarraco, sobre todo si contamos con la tracción integral 4Drive, un aditamento mecánico que nos permite hacer excursiones off road con cierta solvencia, sobre todo si contamos con neumáticos mixtos o tipo Allseason. En carretera la tracción integral aumenta aún más nuestra sensación de control y seguridad incluso sobre firmes deslizantes, mientras que en campo disponemos de un modo específico en el selector que adapta las respuestas del conjunto al tipo de superficie.

El precio de partida del Tarraco es de 32.650 euros para el TSi de 150 caballos y de 33.950 para el TDi, pero si optamos por la financiación ofrecida por Seat el precio de acceso es de 26.990, incluyendo 5 años de garantía y 5 de mantenimiento.