Bmw-2-active-tourer3
BMW deja de fabricar el Serie 2 Active Tourer
1017548297-lat-20190609- 2st1683
¿Y si la Scuderia Ferrari perdiese el patrocinio de Mission Winnow?
Amazon-motors
Amazon Motors te pone un coche de renting en tu casa ¡este verano!
Alonso
Fernando Alonso, Mercedes, Ferrari, y los enigmáticos viajes a Carolina del Norte
Gettyimages-589921920
Los grandes cruceros contaminan mucho más que los automóviles

Probamos los Seat a gas: Cómo gastar 3 euros a los 100 kilómetros

Ibiza, Arona y León vertebran la oferta de vehículos movidos por gas de Seat, una oferta en crecimiento gracias a su exigua cifra de consumo y al hecho de disponer de la ansiada etiqueta ECO.

Seat-gama-tgi-001

Tras permanecer unos meses fuera de su oferta comercial por cuestiones de homologación, Seat relanza y actualiza su oferta de modelos GNC –Gas Natural Comprimido– ampliando aún más la gama de modelos que disponen de un motor de estas características. En concreto sus tres pilares de ventas en la actualidad: Seat Ibiza, León y Arona, cuentan con una versión de GNC, tres vehículos que acaparan el 70% de las ventas de la firma en la actualidad.

En todos los casos se ha ampliado la autonomía de gas al contar con un tercer depósito, que en el caso del León es de fibra, de la misma forma que se reduce la autonomía gasolina hasta unos 100 kilómetros, al reducir la capacidad del tradicional tanque de gasolina hasta sólo nueve litros. Una solución que como ellos mismos afirman se debe a las peticiones de los clientes.

Si nos centramos en los modelos urbanos; Ibiza y Arona, ambos comparten motor 1.0 TGi de 90 caballos, que en combinación con una carga de gas que en ambos casos es de 13,8 kilogramos les aporta una autonomía de 410 kilómetros con este combustible. Las prestaciones varían por motivos de peso y aerodinámica, pues mientras que el Ibiza alcanza los 180 kilómetros/hora de punta y hace el 0-100 en 12,1 segundos, el Arona alcanza los 174 de punta y se queda en 13,2 segundos en el 0-100 kilómetros/hora.

En el caso del Seat León TGI dispone de 17,3 kilogramos de GNC en sus tres depósitos de fibra, lo que le permite alcanzar los 480 kilómetros sin repostar gracias a su bloque 1.5 TGi de 130 caballos, con una velocidad máxima de 206 km/h y un 0-100 km/h de 9,9 segundos.

Pero si pasamos al aspecto más sorprendente de la prueba, el del coste de utilización descubrimos que es el terreno donde son realmente imbatibles, pues Ibiza y Arona necesitan tan sólo 2,97 euros para recorrer 100 kilómetros, mientras que el León sube hasta los 3,15 euros. Todo ellos con unas emisiones de Co2 y NOx un 25% y un 75% menores respectivamente frente a sus equivalentes gasolina y Diesel. Un coste por kilómetros infinitamente inferior a los que arrojan equivalentes gasolina –6,08 euros a los 100–, GLP –5,33 euros a los 100–, híbrido –4,89 euros a los 100, o diésel –4,8 euros a los 100–.

Al volante de cualquiera de ellos basta con decir que las sensaciones que percibimos son las mismas que cuando el motor es alimentado con gasolina, algo que tan sólo ocurre en tres casos muy concretos: se acaba el gas, la temperatura exterior es inferior a los menos 10 grados o si acabamos de llenar el tanque de gas.

El precio de partida del Ibiza TGi es de 18.340 euros –12.960 con descuentos–, en el caso del Arona TGi el precio es de 20.160 –15.740 con promociones– mientras que el León cuesta 25.920 euros –19.120 con promociones–, 1.100 euros más con carrocería ST . En todos los casos es un sobreprecio en torno a los 1.000 euros respecto a sus equivalentes gasolina.

El principal escollo para el desarrollo de este combustible es la red disponible de gasineras, por el momento tan sólo 70 en España, si bien la marca contempla que antes de terminar 2019 haya ya 100 en todo el territorio nacional, para tratar de cubrir la pujante demanda.