Boxster-ruso
El Porsche Boxster más falso llega desde Rusia… y parte de un Lada
Collage indy monaco
Horarios y cómo ver el GP de Mónaco de Fórmula 1 y las 500 millas de Indianápolis
21226040 2019 - renault m gane r s trophy-r record at the n rburgring
Renault Mégane R.S. Trophy-R: Con un récord bajo el brazo
Mclaren indianapolis 2019
De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren
Gettyimages-1138936874
Convierte tu automóvil en un coche conectado con tu móvil y este dispositivo

Conducimos el Range Rover Evoque 2019: Todo cambia más de lo que parece

Difícil tarea la de renovar un modelo que ha sido un rotundo éxito mundial, pero en Land Rover parece que han dado en el clavo, renovarlo todo aunque a la vista parezca que todo sigue (casi) igual.

Range-rover-evoque-2019-01

A muchos posibles clientes les parecerá que ha cambiado poco porque el estilo sigue siendo inconfundiblemente, pero este Range Rover Evoque es un modelo completamente nuevo, es decir, de segunda generación. Sus medidas casi idénticas, solo varía la altura, un centímetro menor, y la distancia entre ejes, 2,1 centímetros más amplia, pero lo cierto es que en vivo se aprecia más el salto evolutivo que en las imágenes.

El diseño toma elementos de su hermano mayor, un Velar que ha tenido una acogida muy positiva. Nos referimos a detalles como las manetas de las puertas que se enrasan con la carrocería, o unas formas más suaves y aristas más redondeadas. Los pasos de rueda ya no van enmarcados por una perfil de plástico negro, pero siguen siendo muy marcados y pueden alojar llantas de hasta 21 pulgadas. En el interior también se respira un “aire de familia” Range Rover que ahora puede incorporar el sistema Touch Pro Duo de dos pantallas de 10 pulgadas en la consola central, un elemento estrenado en el Velar. Los responsables de diseño aseguran que los pasajeros de atrás ahora disponen de más espacio gracias al aumento de la batalla, pero lo cierto es que la sensación es que el espacio sigue siendo muy similar al del anterior.

El habitáculo puede personalizarse entre un sinfín de posibilidades a las que se añaden ahora dos tapicerías “ecológicas”, una de ellas suministrada por la empresa Kvadrat y que ya estrenó el Velar, una especie de ante realizado con botellas de plástico recicladas combinado con lana natural. El otro es el Eucalyptus Melane, un tejido que utiliza fibras naturales para su realización. Estos dos equipamientos son alternativas al tradicional cuero, para clientes que buscan soluciones más ecológicas y sostenibles, aunque el precio de estas opciones “eco” es casi idéntico al de la piel natural.

El Evoque 2019 esta realizado sobre una nueva plataforma preparada para recibir motorizaciones de tres y cuatro cilindros, con hibridación media en la mayoría de los motores, y también un híbrido enchufable de tres cilindros que llegará el año que viene. Esta nueva plataforma incluye la suspensión trasera multibrazo heredada del Velar, más compacta y que ha permitido ganar algo de espacio en el maletero hasta llegar a los 591 litros de capacidad, un 10% más que su antecesor, además de alojar una rueda de repuesto de emergencia, algo muy de agradecer. La suspensión delantera sigue siendo McPherson pero ahora lleva el apellido Hydro, ya que cuenta con unos cojinetes hidráulicos que mejoran el confort al reducir las vibraciones.

Curiosamente, este Evoque no contará con suspensión neumática pero sí con amortiguadores adaptativos en algunos de los acabados.

Todos los propulsores gasolina y Diesel, con excepción de la variante de acceso, el D150 4x2 con cambio manual, cuentan con un sistema Mild Hybrid que incorpora una red eléctrica propia de 48 voltios, una batería y un pequeño motor eléctrico que hace las veces de alternador y que suministra unos 14,5 kilogramos/metro adicionales de par al motor de combustión, además de hacer que el sistema stop & start entre en funcionamiento en cuanto la velocidad disminuye hasta los 17 kilómetros/hora. Con todas estas medidas el nuevo Range Rover Evoque reduce el consumo en aproximadamente un 6% y las emiciones en 8 gramos/kilómetro, además de recibir la etiqueta medioambiental ECO. Todos los Evoque con este sistema cuentan con tracción total y cambio automático de nueve velocidades, con la novedad de que ya ha abandonado el poco práctico mando giratorio en favor de una palanca electrónica.

La gama de motores incluye cuatro Diesel, el primero un 150 caballos en variantes con y sin hibridación, mientras que los de 180 y 240 caballos son Mild Hybrid. Los gasolina, también con el sistema eléctrico de 48 voltios, están disponibles con 200, 250 y 300 caballos. El sistema de tracción total puede se de dos tipos, el Active Driveline, utilizado en los motores más potentes y que controla el par y la distribución de fuerza entre los dos ejes y entre las ruedas traseras, o el Driveline Disconnect que desconecta la tracción a las ruedas traseras de forma constante cuando circula en carretera y no hay necesidad de tracción total, para reducir las fricciones y mejorar los consumos, pero que es capaz de volver a conectar la tracción a las cuatro ruedas en milisegundos en cuanto cambian las condiciones de agarre del firme.

 

El nuevo Evoque incorpora todos los avances tecnológicos para circular fuera del asfalto que ya estrenaron antes otros modelos de la marca, como el Terrain Response 2, capaz de adaptar toda la electrónica a diferentes terrenos por parte del conductor o dejar que el sistema lo haga de forma automática, y el All Terrain Progress Control, una especie de control de crucero para campo que, al activa el control de descenso de pendientes, mantiene la velocidad que fije el conductor. Pero la gran novedad es el sistema Clear Sight Ground View, la versión definitiva del “capó invisible” que Land Rover presentó como concepto en 2014 y que proyecta en la pantalla del sistema multimedia una imagen de todo lo que ocurre bajo la parte delantera del coche, algo sorprendente para conducción en campo y que realmente hace invisible todo el morro del Evoque. A todo esto hay que añadir la altura libre de 21,2 centímetros y una capacidad de vadeo que llega hasta los 60 centímetros.

Hemos podido conducir el Diesel de 240 caballos y el gasolina de 250, los dos con tracción total y cambio automático de serie, durante la presentación dinámica. Lo más destacable es la mejora en el aislamiento acústico y la comodidad general. Es realmente difícil distinguir si conducimos un motor gasolina o de gasóleo. En cuanto a agilidad de marcha la mejora también es apreciable, pero el anterior Evoque ya ofrecía un buen nivel de diversión al volante y el haber mantenido las mismas dimensiones exteriores, con una batalla mayor, no hace más que mejorar la sensación de seguridad y control. 

Entre los elementos de equipamiento que puede incorporar el Evoque hay un sistema de aviso de vehículos que se aproximan por el lateral y que, mediante un testigo, nos alerta cuando vamos a abrir una puerta, una especie de control de ángulo muerto para las puertas. Para solventar uno de los principales problemas del atractivo diseño del Evoque, su mala visibilidad trasera, los técnicos de Land Rover han incorporado el “espejo virtual” y que convierte el retrovisor interior en una pantalla. Una cámara situada en la antena de aleta de tiburón del techo proyecta una imagen de alta definición en este retrovisor-pantalla y de esta forma se mejora la panorámica y no hay nada que entorpezca la visión, ni la carga, ni los pasajeros, ni la suciedad de la luneta aunque el sistema también exige un periodo de adaptación por parte del conductor. En cualquier caso esta pantalla puede pasar a funcionar como un retrovisor tradicional con solo pulsar un interruptor.

La gama del nuevo Range Rover Evoque arranca en los 40.000 euros del D150 4x2 con cambio manual y llega a los 76.950 euros del gasolina P300 en el acabado más completo. La variante Mild Hybrid más asequible es el D150 AWD con cambio automático y tiene un precio de 45.450 euros.