Coches-raros-ok
18 de los coches más raros jamás construidos
Fernando-alonso-2018
La IndyCar y el WEC ayudaron a Alonso a ser “más completo”
Corvette stingray x2 venta (1)
Mecum saca a subasta una pareja de Corvette extremadamente raros
Vettel-vacaciones
Vettel necesita “un poco de espacio” durante el invierno
Pickup-design-exy-monster-x-concept-mercedes-benz-x-class-port
Exy Monster X Concept by Carlex Design: el Clase X más monstruoso

Probamos el Cupra Ateca en circuito: Con extra de picante

Los chicos de Cupra han tomado la base del Seat Ateca para sacar el lado más gamberro del todocamino español. ¿El resultado? Un auténtico Sport Utility Vehicle, con mejores prestaciones que muchos vehículos de corte deportivo…

Cupra-Ateca-2018

Si Jordi Gené está en la presentación de un coche como el Cupra Ateca, significa que vamos a rodar en circuito y lo haremos rápido, muy rápido. La marca Cupra nos cita en el trazado de Castellolí, en Barcelona, donde hemos tenido oportunidad de exprimir con anterioridad a los Toyota Yaris GRMN y GT86, entre otros. La pista la conocemos, tanto seca como mojada, pero no la montura. Bueno, sí, sabemos cómo es porque, siendo realistas, nos vamos a subir en un Seat Ateca. Una afirmación un tanto peligrosa porque nuestro protagonista esconde muchos más retoques y mejoras que a los que priori se ven y que van más allá de un simple cambio de logo.

A pesar de tener un origen tan marcado, el Cupra Ateca consigue su propia personalidad, otorgada por un kit de carrocería específico, con paragolpes, llantas de 19 pulgadas, elementos en negro brillante, cuatro tubos de escape, difusor posterior…

Dentro sucede lo mismo y, aunque el ambiente general sí es más familiar que en el exterior debido a la multitud de mandos compartidos con otros vehículos del Grupo Volkswagen, esta versión cuenta con infinidad de pequeños detalles que ayudan a olvidar el pasado generalista del Ateca, como el color cobre que recorre los paneles de las puertas, los marcos iluminados, las butacas rematadas en Alcántara, los cromados… y un cuadro de mandos digital, rápido en su funcionamiento y con varias vistas, a cada cual más racing.

Acelera de 0 a 100 en 5,2 segundos y tiene una punta de 247 kilómetros/hora

El trabajo no ha finalizado aquí ya que, bajo este envoltorio tan tunero, se esconde el mejor de los arsenales posibles. Para empezar, un motor gasolina turbo de cuatro de cuatro cilindros, que desarrolla 300 caballos 40,8 kilográmetros de par entre 2.000 y 5.200 vueltas.

Continúa por la transmisión, una automática de doble embrague y siete marchas y de dureza regulable. Según Jordi Gené, en conjunto, el cóctel de elementos que se encuentran concentrados en este Cupra son tan importantes que el SUV ofrece un comportamiento muy dinámico sin perder nada de confort. Y es algo de lo que damos cuenta cuando viajamos por las carreteras de los alrededores de la Ciudad Condal y hasta cuando circulamos deprisa por una pista forestal.

Este Cupra está disponible en seis colores: Azul Energy, Rojo Velvet, Plata Brillante, Gris Rodium, Negro Magic y Blanco Nevada

¿Y qué sucede en circuito? El propio Jordi nos dice que un trazado como el de Castellolí “es mortal para un todocamino porque literalmente lo destrozas”, entendiendo esta afirmación desde la torpeza de un vehículo. ¿Y eso le pasa al Ateca?, le replicamos, a lo que no tarda en contestar con un rotundo “no” mientras ríe. Él ha sido uno de los responsables de su puesta a punto y, aunque su vena de piloto pedía una amortiguación más dura, entre otros detalles, al final se ha optado por mantener un elevado grado de comodidad.

Una vez en pista y tras los metros iniciales, el Ateca demuestra que tiene pasión por la velocidad. Gracias a la función Launch Control, cogemos ritmo rápidamente, puesto que Jordi va delante marcando la pauta con un León TCR de competición. Si quisiera, nos dejaba atrás con un zapatazo al acelerador, pero hoy no está participando en una carrera. La primera vuelta nos sirve de calentamiento, para tomar puntos de frenada, de trazada y de aceleración. Para este primer vis a vis, seleccionamos el modo Comfort del Drive Profie. Ya con esta función, el Cupra pisa con firmeza, se mueve con bastante soltura y nos incita una y otra vez a ir ‘a fuego’. Tras varias vueltas, te olvidas de la carrocería y sólo quieres ir más rápido, así que ha llegado la hora de activar el programa Cupra.

La suspensión es independiente, con esquema McPherson delante y un eje multibrazo detrás

El buen feeling hace pensar que estamos a bordo de un León, aunque el campo de visión sobreelevado respecto al del compacto nos vuelve a situar en un SUV. Ni los 1.632 kilos que arroja en báscula son un problema a la hora de trazar curvas rápidas, que las digiere con mucha soltura gracias a la tracción 4Drive, que emplea un embrague Haldex de quinta generación y que conecta el eje trasero sólo cuando lo necesita. Eso sí, sigue siendo subvirador. Los frenos también cumplen su cometido, ya que llevamos el paquete Performance, con unos impresionantes discos Brembo ventilados de 340 milímetros delante y 310 milímetros detrás, capaces de aguantar bien las deceleraciones. La caja de cambios DSG lee perfectamente nuestras intenciones y si lo deseamos, ahí están las levas para manejar la transmisión de forma secuencial; lástima que éstas sean de plástico…

La suspensión se ha endurecido lo suficiente como para contener alguna que otra oscilación de la carrocería cuando hay un cambio de pesos, la dirección de asistencia electromecánica ZF Bosch se ha vuelta más precisa y la respuesta al gas es mucha más enérgica, ofreciendo los 300 caballos en su plenitud. ¡Qué descaro demuestra el Ateca! Por si fuera poco, el escape se encarga de soltar algún que otro petardazo en reducciones; mejor compañía, imposible.

El Cupra Ateca viene de la mano con un catálogo lifestyle formado por biciclentes eléctricas, sudaderas, camisetas, gafas…

Con la adrenalina disparada, el Cupra Ateca nos convence hasta que recordamos que cuesta 44.790 euros, extras al margen como la tapicería de cuero, los asientos tipo bacquet, el Carbon Fiber Exterior Pack –carcasas de los retrovisores exteriores en fibra de carbono– o el Performance Pack –frenos Brembo y llantas de 19 pulgadas–. Es mucho dinero, sí, pero por un lado se justifica por el abundante equipamiento de serie –Digital Cockpit, detector de ángulo muerto, faros Full Led, carga inalámbrica, cámara 360 grados, asientos calefactados…– y la mecánica que monta –motor, cambio DSG, tracción integral, suspensión regulable…–.

Por otro, no hay que olvidarse de la calidad con la que está fabricado, como tampoco hay que dejar atrás conceptos más subjetivos como las emociones, la distinción y la deportividad, en las que el Cupra Ateca consigue una puntuación de 10. ¿Con qué ‘juguete’ nos sorprenderá próximamente?

Nos gusta mucho… Concepto. Chasis. Frenos.

Nos gusta menos… Precio sin descuentos. Consumo de combustible.