Itv carroceria
Los 3 defectos de la carrocería considerados graves y que te impedirán pasar la ITV
Force india test aleron 2019 1
La normativa de 2019 no satisface a los jefes de equipo
Abt volkswagen touareg gr22 glossyblack 01-2
Volkswagen Touareg by ABT: Traje de gala
Norris-sainz
Norris: “Mi objetivo es vencer a Sainz en cada carrera”
Sin titulo
Así ha quedado este McLaren Senna tras un aparatoso accidente

Conducimos el Mercedes Clase B 2019: Cuando hacerse mayor es bueno

La segunda generación del Clase B nace siguiendo los pasos de la primera, como una transformación del Clase A en un compacto monovolumen.

Mercedes-clase-b-2019-cto-1

Sí, es el Mercedes Clase B y está de vuelta porque ahora que los monovolúmenes están de capa caída, parece que todavía queda mercado para este tipo de modelos, a mitad de camino entre un monovolumen y un familiar clásico que algunas marcas denominan como Tourer. Basado en la plataforma del nuevo Clase A, tiene la misma longitud, anchura y distancia entre ejes que éste  y la única diferencia está en su altura, 11 centímetros mayor, lo que permite que el puesto de conducción esté unos cinco centímetros más elevado y que a pesar de ello dispongamos de una cota vertical en el habitáculo realmente grande, lo que proporciona una gran sensación de amplitud.

Con respecto al anterior Clase B es 2,6 centímetros más largo, uno más ancho y es cuatro más bajo, con tres centímetros más de distancia entre ejes. Por dentro gana cinco centímetros de altura en las plazas delanteras y ocho en las traseras, pero el maletero pierde, curiosamente, 33 litros y se queda en unos aprovechables 455 litros. A partir de mediados de 2019 la banqueta trasera será deslizante, con lo que se podrá variar el espacio disponible para los pasajeros de la parte trasera y el equipaje.

El interior del Clase B es espectacular, como ya ocurre en el 'A', por la presentación de su salpicadero con las dos pantallas digitales bajo una misma carcasa. La de la izquierda muestra la instrumentación, con múltiples posibilidades de configuración, mientras que la de la derecha está dedicada al eficaz sistema de navegación y multimedia MBUX, excelente por rapidez, sencillez y por su control por voz. Además incluye el sistema de realidad aumentada combinado con el navegador, que muestra una imagen real de lo que hay por delante del coche con gráficos e indicaciones sobre esa imagen real para guiarnos de una forma precisa.

El sistema MBUX se puede controlar por voz, a través del control de la pantalla táctil o con los mandos de la consola central que también cuenta con una superficie táctil.

Rompiendo con la tendencia actual, el nuevo Clase B se pone a la venta a mediados de diciembre con dos motores gasolina y nada menos que tres Diesel. Las dos variantes del gasolina están basadas en el bloque 1.3 litros desarrollado conjuntamente con Renault, con potencias de 136 y 163 caballos. El Diesel “pequeño” también es de origen Renault, el conocido y fiable 1.5, mientras que los más potentes utilizan el bloque de dos litros. Todos llevan cambio automático, de doble embrague y siete relaciones en los gasolina y de ocho velocidades en los dos de gasóleo más potentes.

Hasta bien avanzado 2019 no llegarán las cajas manuales para las motorizaciones menos potentes.

Al aprovechar la plataforma del Clase A también cuenta con dos diferentes tipos de suspensión trasera en función de la motorización mientras que la delantera siempre es independiente, tipo McPherson. Los dos gasolina y el Diesel de 116 caballos montan un eje trasero torsional semiindependiente y los dos Diesel con bloque de dos litros llevan un sistema independiente multibrazo. Pero esta no es la única diferencia en la suspensión pues además de la de serie, denominada Comfort, existen otras dos opcionales, una con la altura rebajada 1,5 centímetros y una tercera con amortiguadores adaptativos de dureza variable y que implica siempre la suspensión trasera independiente, sea cual sea la motorización elegida.

Hemos podido probar el B 200, denominación para la versión con el motor gasolina de 163 caballos. Su funcionamiento es intachable, con una respuesta rápida y agradable, al igual que el cambio automático de doble embrague pero su aislamiento acústico no está especialmente conseguido y es más ruidoso de lo que sería de esperar en un Mercedes, aunque sea un Clase B. Es el único “pero” que se le puede poner a un comportamiento excelente, cómodo, ágil y seguro en todo tipo de carreteras.

De momento no hay precios oficiales y no se harán públicos hasta mediados de diciembre, justo en el momento del inicio oficial de su comercialización. A la vista de la diferencia de precio que había entre las anteriores generaciones del Clase A y el Clase B, la estimación es que habrá que añadir unos 3.000 euros al precio del actual Clase A para calcular la tarifa final del nuevo Clase B.