Audi-s5 coupe tdi-2019-1600-02
Audi S5 Coupé y Sportback 2019: Dando la bienvenida al diésel
Rsz gettyimages-1142312884
Oscar Haro arroja algo de luz en el peculiar culebrón de Honda
Istobal-aspirado
Ácaros, polen, polvo, bacterias… ¿cómo lavo el coche para minimizar las alergias?
Gettyimages-1142578501
Christian Horner retrocede sobre sus pasos y la crítica al combustible de Ferrari
Lamborghini-huracan-modificaciones-coche-rallys-01
Te presentamos al Lamborghini Huracán más singular del año

Al volante del McLaren 720S Spider: un superdeportivo convertible sin limitaciones

El integrante de la gama Super Series de Woking cuenta ahora con una versión convertible para disfrutar aún más de su rendimiento y todo sin aparentes inconvenientes derivados de la nueva carrocería, por lo que puestos a gastarse más de 300.000 euros esta parece ser la opción ganadora.

Mclaren-720sspider-port

La fórmula mágica que ha traído McLaren al mundo de los superdeportivos con su 720S llega ahora en formato descapotable. Podrías pensar que bienvenida es y ya, pues no deja de ser un Spider más en un mundo lleno de ellos y más en este campo en el que nos movemos, y posiblemente sea así. Sin embargo hay tres razones muy específicas que nos hacen pensar que la llegada de esta versión es significativa:

  1. Simplemente lo es si eres esa clase de persona que tiene la oportunidad de ponerse al volante de una de estas magníficas máquinas.
  2. Con la eliminación del techo fijo, el sinuoso 720S finalmente se ve exactamente como el pasional y extremadamente caro deportivo italiano que siempre ha querido ser.
  3. Según McLaren, no hay concesiones reales en su rendimiento por ir destapado.

La creencia popular entre los puristas del automóvil dice que la versión convertible de un vehículo deportivo es la rara de la familia. ¿Un M3 convertible? ¡Una abominación! ¿Un 911 Turbo Cabriolet? ¡Ok, charlatán! Saluda a Justin Bieber de nuestra parte.

Pero en el ambiente que se respira en torno al 720S Spider, la perdida del techo no tiene un impacto real. Es un vehículo en el que estamos seguros que estamos seguros que coincidirá en rendimiento con su hermano coupé que ya de por sí tiene una extraordinaria aceleración para hacer el 0 a 100 km/h en 2,7 segundos. El Spider tiene la misma velocidad punta de 341 km/h que el coupé, de hecho es capaz incluso de alcanzar los 325 km/h totalmente destapado.

Con un V8 4.0 biturbo idéntico con 720 CV y, según McLaren, solo 50 kg extra respecto a la versión de techo duro, las concesiones en el Spider respecto a éste son realmente minúsculas. Según Woking, esta transformación solo se traduce en una décima de segundo menos de velocidad en un cuarto de milla. Incluso podríamos preguntarnos cuánta gente hemos visto conducir a más de 325 km/h.

Debido a que la estructura del 720S Spider, al igual que en todos los McLaren modernos, se basa en un monocasco de fibra de carbono, no se requirió material adicional para mantener la rigidez, incluso con el techo escondido. Así que esos 50 kg extra son simplemente la diferencia entre contar con un techo superior retráctil o un techo fijo.

A diferencia de otros Spider de la marca como el 570S y el 600LT el techo del 720S no tiene una unión varias piezas entre los dos pilares, simplemente cuenta con una única pieza continua de fibra de carbono o de cristal electrocromático de opacidad variable que ofrece una apariencia más integrada y suave a la vez que reduce el ruido del viento. El techo de vidrio, eso sí, suma 3,5 kg extra comparado con la pieza de carbono así que tampoco es mala idea comer un poco más sano para compensar el aumento de peso, porque siendo sinceros, el techo de cristal merece la pena. Idependientemente del material que elijas disfrutarás también de un accionamiento y replegado del techo más rápido que el de sus hermanos menores.

Tampoco se requirieron cambios significativos en el sistema de suspensión. El llamado sistema Proactive Chassis Control II, que utiliza un conjunto de unidades hidroneumáticas conectadas entre sí es tan impresionantes en este nuevo Spider como ya lo fue en su día cuando McLaren lanzó la primera versión en 2011. La compresión de la suspensión en un lado limita la extensión del coche (lo que sucede normalmente) al otro lado, manteniendo el nivel de la carrocería fijo sin el uso de barras estabilizadoras convencionales. Así se consigue estabilidad al mismo tiempo que una conducción más confortable. El McLaren 720S no es un Gran Turismo, pero desde luego es más cómodo en la conducción que lo que cualquier superdeportivo tendría derecho a ser.

En la misma línea el sistema de dirección electrohidráulica del 720S Spider es toda una belleza. Este instrumento es tan preciso que debería estar registrado en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas como referencia de una dirección precisa. No hay movimiento perdido, no hay correcciones necesarias, sí hay la cantidad justa de feedback procedente de las ruedas. Es la ventana de tus manos al mundo. ¿Nos estamos pasando un poco? Tal vez, pero en serio, realmente es una buena dirección.

El Spider también emplea el mismo sistema de frenos que el coupé. En la parte delantera las pinzas de 6 pistones aprietan los discos carbocerámicos de 12,4 pulgadas mientras que en la posterior hacen los propio unas pinzas de cuatro pistones con discos similares de 15 pulgadas. La potencia se transmite por orden de un pedal firme. Nuestra única queja sobre los frenos es que, no les gusta trabajar bajo la lluvia. Pise el pedal durante un aguacero y durante una fracción de segundo casi no hay respuesta, luego llega toda la fuerza de frenado que podrías pedir, pero hay que aprender a anticiparse a ese retraso en casos de asfalto mojado.

La transmisión automática de doble embrague de 7 velocidades funciona con una eficiencia implacable. Los cambios ascendentes llegan como disparos de rifle, lo que acentúa la continua y veloz subida hacia velocidades con las que en una carretera pública nos arrestarían de inmediato. El empuje de esta máquina a más de 160 km/h es simplemente asombroso.

Y por si no lo habíamos dicho antes, el 720S Spider es precioso. Otros McLaren son geniales pero el 720S es sexy y lleno de curvas pero a la vez estilizado. Sus flancos siguen un trazo de forma ininterrumpida cuando normalmente en un coche con motor central te encontrarías con la habitual toma de aire para el propulsor. Incluso se ve aún mejor en este azul que McLaren llama Belize Blue. Un detalle extraño pero agradable son esas aletas de cristal tintado que unen los dos pilares con la zaga del coche y que dejan pasar el aire por dentro y todo sin complicar de ninguna manera la visibilidad. Y por supuesto, al igual que el resto de McLaren cuenta con puertas de ala de mariposa.

Es bueno que McLaren haya cosechado alrededor de un año de ventas del 720S coupé, porque tenemos la sensación que esta versión Spider, con sus limitaciones casi inexistentes y todas las bondades del 720S conservadas, y un precio de de más de 320.000 euros se va a convertir a partir de ahora en la opción más popular.