Nissan-gtr-render
Este Nissan GT-R se pone el traje de competición para acaparar todas las miradas
1017545567-lat-20190608- 56i5577
McLaren cree que el potencial de sus cambios se verá a partir de la temporada 2020
Peaje
Autopistas de peaje: Todo lo que tienes que saber para ahorrar este verano
Toyota 3
Toyota explica el problema de ‘Pechito’ López
Toyota gr super sport
Toyota GR Super Sport: El primer Hypercar de Le Mans ya rueda

Conducimos el Range Rover Evoque 2016: Seguir siendo tendencia

El exitoso Evoque quiere seguir siendo el más deseado de los SUV de tamaño compacto y para ello se pone al día sin grandes cambios pero con buenos argumentos.

Estrena unas luces diurnas de led inéditas y un motor Diesel más eficiente pero su gran virtud sigue siendo su respuesta off-road.

Como periodista del motor, con los años me he dado cuenta de que un coche es un verdadero éxito cuando la gente no te pregunta tu opinión sobre él o qué tal va. Toman la decisión de comprarlo por encima de cualquier opinión o posible inconveniente que un profesional les pueda plantear. Y eso es lo que ha ocurrido con el Range Rover Evoque. Todo el mundo declaraba sentirse fascinado por el coche, pero nadie preguntaba qué tal iba o qué me parecía y la prueba de su éxito es clara: no hay más que pasearse por las calles de cualquier ciudad moderna, desde Nueva York a París, para ver la cantidad de Evoque que ruedan por ellas.

Y para seguir manteniendo el atractivo de su modelo estrella, los responsables de Land Rover han decidido equipar todavía más al Evoque y hacerle muy pocos cambios estéticos, casi imperceptibles, algo que me parece de lo más acertado.  Por fuera cambian ligeramente los paragolpes, con nuevos faros de led para todas las funciones, que estrenan diseño de la luz diurna delante, y pilotos traseros también de led y con una gráfica también nueva. Los más observadores verán que en la parte trasera del techo, además de un alerón ligeramente distinto, algunas unidades llevan una doble antena de 'aleta'; eso indica que el modelo en cuestión está equipado con un sistema WiFi para que en su interior se puedan conectar hasta ocho dispositivos.

Y hablando del interior aquí los cambios son todavía más sutiles. Los paneles de las puertas tienen nuevos guarnecidos de tacto más blando en todas sus superficies y el sistema multimedia es nuevo, denominado 'InTouch Control', con pantalla táctil de ocho pulgadas, más completo y con muchas más funciones de conectividad, pudiendo controlar algunos elementos del Evoque desde nuestro smartphone mediante una aplicación específica.

Pero el principal cambio está en el nuevo motor Diesel, el más vendido.

En lugar del veterano 2.2 litros utilizado hasta ahora, el Evoque monta el nuevo 2.0 litros Diesel desarrollado por Jaguar-Land Rover y que desde hace unos meses se monta en el Jaguar XE. Está disponible con potencias de 150 y 180 caballos, con cambio manual de seis velocidades, aunque para las variantes de tracción total se puede pedir opcionalmente con cambio automático de nueve relaciones. El consumo del 150 caballos 4x2 de cinco puertas se reduce hasta los 4,3 litros con unas prestaciones ligeramente mejores que las de su antecesor. Tan sólo el 'pequeño' se ofrece con tracción delantera. Se sigue ofreciendo el motor de gasolina de 240 caballos, siempre con tracción total y cambio automáticos de nueve marchas como motorización estrella en cuanto a prestaciones.

Dentro de las variantes de tracción 4x4 hay dos tipos de transmisión disponibles. La empleada hasta ahora que reparte la fuerza entre los dos ejes pero que siempre mantiene envía algo de par a las traseras, y la Active Driveline, estrenada ya hace casi dos años por el Evoque y que tiene la particularidad de desconectar completamente la transmisión trasera cuando no es necesario mandar par a las ruedas posteriores, disminuyendo de esta forma el consumo y los rozamientos. También hay importantes novedades para el uso del Evoque en campo. Ahora estrena un dispositivo denominado All-Terrain Progress Control (ATPC), una especie de control de crucero para campo. Mediante el interruptor del control de descenso de pendientes y los mandos del control de crucero, el conductor puede seleccionar una velocidad de entre 1,8 y 30 kilómetros/hora y el sistema se encarga de ajustar todos los elementos de la transmisión, motor y frenos a las condiciones del terreno y a la velocidad elegida. También puede llevar el Wade Sense, el medido de profundidad de vadeos que se muestra en la pantalla multimedia y que en su día estrenó el Range Rover Sport.

El equipamiento de seguridad y confort también se enriquece considerablemente con nuevos elementos, algunos tan agradables como los asientos delanteros con calefacción, ventilación y masaje y otros tan importantes como el control de ángulo muerto, asistente de cambio de carril y lector de señales de tráfico, aviso de fatiga del conductor, sensor de tráfico trasero en las salidas marcha atrás de los aparcamientos o la frenada automática capaz de evitar impactos hasta 50 kilómetro/hora o de reducirlos considerablemente en velocidades de hasta 80 kilómetros/hora.

El Evoque sigue estando disponible con carrocería de tres y cinco puertas, la primera denominada Coupé y más cara que el de cinco, en cinco niveles de acabado más el exclusivo Autobiography y los precios arrancan en los 35.100 euros del Diesel 150 caballos 4x2 en acabado Pure.