522684
Las marcas de coches más fiables para 2019… y las menos
Sainz 01
La Fórmula 1 ya sabe lo que es Carlos Sainz
Mini-john-cooper-works-gp
El Mini John Cooper Works GP prepara su llegada bajando de los 8 minutos en Nürburgring
Verstappen - leclerc
Verstappen continúa dejando en evidencia a Ferrari
Gettyimages-1131693115
Neumáticos de baja resistencia a la rodadura, ¿qué son? ¿merecen la pena?

Conducimos el Mini Countryman John Cooper Works 2017: Crea adicción

El Mini más aventurero de la gama pasa por las manos del departamento John Cooper Works para impregnar nuestras excursiones de adrenalina, diversión y mucha potencia. Viajamos a Mallorca para ponerlo a prueba.

Mini-jcw-1-2

Aunque se trata del menos ‘mini’ de la gama, el Countryman puede resultar igual de divertido que sus hermanos, sobre todo si hablamos de la nueva variante John Cooper Works, la más prestacional del catálogo por encima del Cooper S All4. Los chicos de la división deportiva de la firma han dado una vuelta de tuerca al crossover anglo-alemán para convertirlo en el ‘juguete’ definitivo, y es que graciasa la tracción integral y a los 231 caballos extraídos del motor turbo, el Countryman JCW es capaz de llevarnos de excursión a velocidades de vértigo.

 

El cambio principal respecto a las demás variantes es también el más evidente: la estética. Cuenta con un kit aerodinámico específico que le confiere una imagen más agresiva. Nuevas entradas de aire en el paragolpes delantero, branquias laterales que refrigeran el motor, tonalidades exclusivas, capó sobredimensionado, logotipos JCW y llantas de 18 pulgadas —de 19 en opción— que albergan un eficaz conjunto de frenos firmado por Brembo, convierten a este Countryman en la alternativa ideal para las familias más animadas. Y es que todos los elementos deportivos combinan a la perfección con las protecciones de plástico laterales o las barras del techo, dando como resultado una estética muy ‘pintona’ y particular.

El ambiente ‘racing’ también se traslada al interior, donde destacan los asientos delanteros deportivos con reposacabezas integrados; son bonitos, muy cómodos y sujetan a la perfección cuando subimos el ritmo en zonas reviradas. Las costuras rojas del volante o la palanca de cambios se encargan de recordarnos que estamos al volante de un JCW, mientras que el resto del equipamiento hará nuestros viajes mucho más llevaderos. No falta de nada: sonido Harman Kardon, sistema multimedia compatible con cualquier dispositivo móvil, pantalla táctil de 8,5 pulgadas en el salpicadero y otra de 6,5 pulgadas en el cuadro de mandos… en definitiva, todo un arsenal que se mezcla con materiales de primer nivel y multitud de detalles marca de la casa como la luz ambiental o el panel de instrumentos con formas circulares. 

El ambiente ‘racing’ también se traslada al interior, donde destacan los asientos delanteros deportivos con reposacabezas integrados.

¿Y qué hay del espacio? A diferencia de otros modelos del fabricante el Countryman presume de amplitud para toda la familia. En las plazas traseras se pueden sentar hasta tres pasajeros, aunque la posición central es algo estrecha y en viajes largos puede resultar algo incómoda. El maletero ofrece 450 litros de volumen que pueden ampliarse desplazando longitudinalmente los asientos traseros, asimismo tiene un práctico doble fondo muy útil para separar la carga. El acceso al cofre es cómodo y el portón puede abrirse y cerrarse de manera eléctrica.

Más allá de los cambios estéticos y el equipamiento, lo más interesante se esconde bajo el capó, y no es otra cosa que el cuatro cilindros de 2.0 litros que, turbo mediante, rinde 231 caballos y 350 Nm de par motor. Lo prometido es deuda, desde que arrancamos el motor a través del botón ‘start’ queda claro que el apellido JCW no es de adorno. La entrega de potencia es instantánea desde la zona más baja del cuentavueltas y el empuje es contundente; enseguida se dibuja una sonrisa en nuestra cara a causa de los petardazos emitidos por el sistema de escape, son tremendamente adictivos y animados por el buen tiempo bajamos las ventanillas y apagamos el equipo de música para deleitarnos con el sonido de la mecánica. Aunque de serie se ofrece con una caja manual de seis velocidades nuestra unidad está equipada con cambio automático Steptronic Sport de ocho relaciones, su funcionamiento es agradable y la posición y el tamaño de las levas situadas detrás del volante nos permiten quitar y poner ‘hierros’ mientras devoramos curvas sin compasión.

Precisamente en zonas reviradas es donde más disfrutaremos, ya que la tracción total All4 nos brinda una motricidad perfecta en cualquier situación, incluso en virajes muy cerrados, donde podemos acelerar sin compasión para salir catapultados sin que ninguna de las cuatro ruedas deslice descontroladamente. La puesta a punto de la suspensión también ayuda y a pesar del tamaño y la altura del vehículo no percibimos ningún tipo de inercia. El tarado más bien duro invita a una conducción deportiva, pero no se hace incómodo cuando circulamos más tranquilos, de hecho los amortiguadores absorben a la perfección cualquier irregularidad del terreno, demostrando un gran equilibrio entre confort y dureza. 

La tracción total All4 nos brinda una motricidad perfecta en cualquier situación.

Es digno de mención el trabajo realizado a nivel electrónico. Disponemos de tres modos de conducción —Sport, Mid y Green— que otorgan personalidades radicalmente diferentes al Countryman. El modo deportivo saca a relucir las cualidades dinámicas del JCW y el Mid lo convierte en una máquina civilizada que demuestra un buen equilibrio entre comodidad y prestaciones. Si lo que queremos es conducir tranquilos y registrar mejores cifras de consumo deberemos pasar al modo Green, con el que conseguiremos medias de 7,4 litros cada 100 kilómetros. 

El Mini Countryman John Cooper Works incluye lantas de 18 pulgadas, aunque en opción hay unas de de 19.

Sea como sea, las emociones con el Countryman JCW están garantizadas, pero también la amplitud y la comodidad. El ‘grandote’ de Mini demuestra un gran equilibrio en todos los sentidos y a sus estupendas cualidades dinámicas se añade una gran practicidad en el día a día. Su precio de partida es de 38.700 euros y llegará a los concesionarios a lo largo de la primavera. Con el Mini Countryman John Cooper Works se completa la gama JCW, dificil elección sin duda...