Gettyimages-1131693115
Neumáticos de baja resistencia a la rodadura, ¿qué son? ¿merecen la pena?
Verstappen - leclerc
Verstappen continúa dejando en evidencia a Ferrari
Robo-coches
Detenidos acusados de robar más de 1.000 coches
1017562575-sut-20190622-ms1 6114
Lewis Hamilton vuelve a atizar a la Fórmula 1
Renault-triber-2020-1600-17
Renault Triber: el único utilitario de 7 plazas te muestra su interior en vídeo

Conducimos el Audi A4 2012: Al contraataque

Sólo cinco días después de probar el nuevo BMW Serie 3, Audi nos invita a conducir el renovado A4 que, a la venta desde 2008, se somete ahora a su primer restyling para plantar cara a su rival por antonomasia. Su precio se sitúa entre los 29.500 y los 59.900 euros.

La estética iniciada por el Q3, sigue calando entre el resto de modelos. Tras la renovación del A5, el A4 ya está disponible en todas sus versiones.

A primera vista lo primero que llama la atención del Audi A4 2012 es que ha ganado aún más parecido con el A5. El nuevo frontal acoge una parrilla amplia, parachoques más abultados y nuevos faros de led -con forma de horquilla-, idénticos a los del cupé. En la trasera, sin embargo, tan sólo encontramos un tubo de escape con doble salida en todas las versiones y unos pilotos oscurecidos; mientras que en el interior, la estética general se adecúa a la del resto de la gama Audi con los volantes de nuevo diseño y algunas inserciones decorativas originales.

Los técnicos de la marca nos advierten de que el equipamiento también se ha reforzado, gracias a la incorporación de sistemas como el rediseñado mando ‘MMI’, que permite manejar todo el equipo multimedia. Éste ha simplifica su manejo y lo mismo sucede con  los botones del climatizador.

En cualquier caso, todas estas novedades no nos pillan desprevenidos, son elementos importados de los Audi A6 y A7 Sportback.

Bastante más interesante resulta el paquete de medidas incluidas para reducir el consumo: Stop&Start, alternador con función de regeneración de energía en las deceleraciones y, sobre todo, la dirección electromecánica, que conserva un buen tacto de guiado y logra reducir el consumo una media de 0,3 litros/100 kilómetros, dependiendo de cada mecánica.

VIVIR ES ELEGIR

Precisamente en este apartado, el mecánico, es dónde el Audi A4 2012 se luce. Desde el momento de su lanzamiento, en febrero del próximo año, se ofrecerá con nada menos que siete motorizaciones Diesel y tres de gasolina. Los 2.0 TDI ofrecen potencias de 120, 136, 143, 163 y 177 caballos, mientras que el 3.0 TDI dispone de 204 y 245 caballos. En los de gasolina, la principal novedad son los 1.8 TFSI de 120 y 170 caballos, que presentan consumos más bajos, mientras que el otro cuatro cilindros, el 2.0 TFSI de 211 caballos, también resiste en la gama. Entre los V6 podemos optar por los 3.0 TFSI de 272 o 333 caballos, este último reservado para el S4.

Además, de los motores, el cliente también puede elegir entre las carrocerías de cuatro puertas, familiar -Avant-, o todo camino -Allroad-.

Todas las versiones con tracción total Quattro disponen del diferencial por corona, que reemplaza al Torsen y que distribuye la fuerza del motor al 40/60 entre los dos ejes, así como el autoblocante electrónico deportivo, que mitiga el efecto de subviraje en curva.

EN MARCHA

Al volante del A4 las sensaciones nos resultan bastante familiares. El bastidor demuestra una estabilidad notable en curva, vira muy plano y ofrece un perfecto equilibrio de suspensiones. En las variantes más deportivas, como la S4 que tuvimos la oportunidad de conducir, se nota más firme pero no resulta seca en ningún momento. En las versiones más básicas, es incluso más permisiva pero no permite que la carrocería balancee en exceso en ningún momento. Apurando los límites, los de tracción delantera muestran una típica tendencia al subviraje, mientras que los de tracción Quattro son notablemente más incisivos.

Entre las versiones más populares, pude conducir tanto los 2.0 TDI de 136 y 177 caballos como el 1.8 TFSI de 170. Los primeros responden bien al acelerador y mantienen unos niveles de consumo muy contenidos, ambos mueven con suficiencia el A4 en zonas en zonas de montaña. El de gasolina, por su parte, presume de un gasto récord de consumo en su categoría con 5,7 litros/100 kilómetros y, aunque no pudimos comprobar si en condiciones normales de conducción la reducción es del 18% como anuncia la marca, sí descubrimos que el motor acelera con contundencia superadas las 1.500 vueltas. Hasta ese momento, la capacidad de respuesta me ha parecido bastante más pobre que antes. Sólo si jugamos a llevarlo alto de vueltas, disponemos de un coche rápido, que genera confianza en las curvas y que es perfectamente válido para un uso polivalente.