Avion-alas-futuro
El avión del futuro ya está aquí y pronto vas a viajar en sus alas
Alonso-sordo-marquez
El inolvidable domingo de repóker –o más– del motorsport español
Subaru-impreza-eco-glp-din3
Prueba Subaru Impreza 1.6i ECO bi-fuel: Un compacto único, ahora ‘a todo gas’
Alonso champ
Fernando Alonso gana las 24 Horas de Le Mans y es campeón del mundo de resistencia
19c0473 037
Mercedes Clase G “Stronger Than Time”: Edición especial por su 40 cumpleaños

BMW X6 M50d VS. Range Rover Sport SDV8 HSE: Deporte de invierno

El apellido Sport distingue al Range Rover más ágil, al igual que en el X6 la ‘M’ indica que estamos ante algo especial. Estos dos SUV de lujo demuestran que el carácter y la diversión no están reñidos con el gasóleo.

El Range marca la diferencia en conducción off road gracias a la posibilidad de montar reductora, que incluye además el paquete Dynamic.

En plena ola de frío tuvimos que realizar la prueba y las fotos de estos dos atractivos rivales. Blancos inmaculados, en medio de una incipiente nevada en la sierra madrileña, los dos parecían estar a sus anchas con estas temperaturas.

Las proporciones de estos ‘tanques’ son completamente distintas y, aunque no lo parece, el X6 es más largo que el Range, además de ofrecer algo más de maletero… a costa de no montar rueda de repuesto. Por espacio interior gana claramente el Range, con una sensación de amplitud que el BMW no ofrece debido a su línea cupé, muy vistosa y llamativa pero que para algunos pasajeros de la parte de atrás puede resultar algo incómoda debido a la limitada altura de esas plazas.

Seis contra ocho

Con sólo tres litros de cilindrada, el BMW consigue una espectacular potencia de su bloque de seis cilindros en línea, sin renunciar a una excelente cifra de par con una suavidad y respuesta en baja realmente agradable. Por su parte, el Range recurre a un bloque V8 con más de cuatro litros de cilindrada, igualmente agradable pero con algo menos de par –lo ofrece a un régimen menor– y 40 caballos menos de potencia que su rival alemán. Los dos propulsores son muy agradables, responden con rapidez, algo más en el caso del BMW, y son muy silenciosos. Los dos van acoplados a cambios automáticos de ocho relaciones, rápidos y suaves, con desarrollos muy largos en las marchas más altas y que su elevado par soporta sin ningún problema.

El Range marca la diferencia con su posibilidad de montar reductora. Nuestra unidad llevaba la opción On/Off Road que incluye reductora y el paquete Dynamic –4.911 euros–, con una posición más del Terrain Response, indicada para carretera y que incluye las estabilizadoras activas para limitar el balanceo. El BMW se muestra ligeramente más ágil en asfalto que el Range, aunque en firmes algo más degradados y forzando los apoyos es algo más incómodo y exigente que el inglés, sobre todo, debido al descomunal calzado que monta nuestra unidad, con 275/40 R20 delante y unos inmensos 315/35 R20 detrás. El Range también equipa llanta 20, pero con unas medidas y un perfil más razonables.

El BMW permite elegir entre cuatro modos de funcionamiento–Eco, Comfort, Sport y Sport Pro– que modifican toda la electrónica y la dureza de los amortiguadores e, incluso, cambia el aspecto de los relojes del cuadro de instrumentos a través de la pantalla TFT. La diferencia entre estos programas es apreciable en la respuesta del cambio, el acelerador y en la suspensión; el modo Sport-Pro desconecta el ESP. En el Range, el Terrain Response cuenta con seis funciones –dos para asfalto y cuatro para campo, además del Dynamic–, aunque se puede dejar en modo Auto y el sistema ‘elige’.

Si queremos salir del asfalto o sencillamente el firme es algo más deslizante, la supremacía del Range es clara y aquí el X6 no puede seguir la estela de su rival. La dirección del británico es más rápida, con 2,6 vueltas de volante frente a las tres del alemán, aunque los dos necesitan bastante espacio para maniobrar.

A pesar de sus abultados precios, la lista de opciones es interminable e incluye elementos como el sistema ‘manos libres’ para la llave que supera los 1.200 euros, las ayudas a la conducción como el control de ángulo muerto o aviso de cambio de carril y otros detalles como la calefacción de los asientos del Range, que tampoco es de serie. Incluso la rueda de repuesto de emergencia del X6 es opcional y la de tamaño normal del Range hay que pagarlas como extras. Nuestro BMW se iba hasta 136.000 euros, mientras que el Range llegaba a 110.000 euros…

Precio, equipamiento y ficha técnica del BMW X6 M50d 

Precio, equipamiento y ficha técnica del Range Rover Sport SDV8 HSE