Volkswagen-golf r-2017-1600-0d
Volkswagen Golf R 2021: Asistencia confirmada, hibridación descartada
Vettel
Nueva temporada, misma Ferrari
911-cabrio-2019-portada
Conducimos el Porsche 911 Cabrio 2019: Descapotable para todo el año
Renault 01
A Renault le cuesta cada vez más tapar sus vergüenzas
Seat-altea-2021-render-ok
Seat Altea 2021: ¿Planeando un regreso con chispa?

Prueba Audi RS 3 Sportback: 400 razones para emocionar

400 cabalos, tracción integral y cambio automático de doble embrague son sólo tres características del renovado RS 3 Sportback, un compacto tan deportivo como práctico.

Audi-RS-3-Sportback

Te bajarás del Audi RS 3 Sportback con la sensación de que has ido tan rápido como un piloto profesional. La realidad es distinta. Aunque lo intentes, tu nivel de conducción no se asemeja al de los hermanos Gené y es el coche el que de verdad marca las diferencias dinámicas al ponerlo todo muy fácil. El truco está en la perfecta unión de un buen chasis –el famoso MQB del grupo Volkwagen–, la tracción integral quattro y el cambio automático de doble embrague S tronic de siete marchas. Así, deportividad y eficacia se dan la mano en un vehículo que necesita poco más de cuatro segundos para hacer un 0 a 100, un registro en poder de los supercar de hace apenas diez años. Un valor increíble al que se llega también con la ganancia de 33 caballos en el propulsor de cinco cilindros, una de las dos novedades importantes que estrena esta versión 2018.

La otra es que, por primera vez en la historia, se comercializa una carrocería Sedán del RS 3, con idéntica potencia que su hermano compacto y el plus de capacidad que otorga el tercer volumen –desde 66.380 euros–. Pero que el concepto de espacio no te engañe, porque el RS 3 Sportback es incluso más práctico que el Sedán gracias al portón trasero. 

La función Launch Control requiere desactivar el control de estabilidad

Estimulación cognitiva

Una vez arrancamos el propulsor mediante la pulsación de un botón, dejamos de pensar en los ocupantes y en los trolleys que caben en el maletero debido al fuerte estruendo que sale por los escapes ovalados, colocados en pleno difusor trasero –cuestan 1.080 euros–. El vello de la piel vuelve a erizarse como nos sucedió en la primera toma de contacto con el germano en 2015, en el circuito de Vallelunga, Italia, donde ya apuntó manerascon sus 367 caballos. De aquel modelo se mantiene prácticamente todo, salvo pequeños retoques en la estética y en el equipamiento, sin olvidarnos del citado incremento de potencia del bloque, que sirve para que el RS 3 Sportback, además de un turismo, sea un misil tierra-tierra. Porque bajo el pedal del acelerador hay disponibles 400 caballos y un elevado par de casi 50 kilográmetros, y de ello da cuenta el cuadro de mandos digital Virtual Cockpit –serie–, que se ilumina por fases.

En un régimen normal está verde y, cuando la aguja señala las 6.000 vueltas, la instrumentación se vuelve roja. En ese momento la caja automática está en su salsa y los cambios son imperceptibles, incluso si optamos por la función manual, para lo cual nos apoyamos en unas pequeñas levas ubicadas tras el aro del volante. Todo ello acompañado de una excelente tracción, con un 4x4 capaz de enviar hasta el 100% de par al eje trasero, lo que permite llevar siempre el gas a fondo. Sólo al límite de la adherencia, el RS 3 saca a relucir un pequeño subviraje, rápidamente corregido por la transmisión quattro. 

¿Alguna pega?

La suspensión deportiva con reglaje adaptativo de la amortiguación –1.250 euros– consigue mantener en toda circunstancia la horizontalidad, incluso en los cambios de apoyo más bestias a los que se enfrenta el compacto. Y si se añaden los frenos carbocerámicos RS –5.905 euros–, el resultado de este Audi es estratosférico en todos los sentidos. Un vehículo en el que ni siquiera se puede criticar el gasto de combustible por lo contenido que es teniendo en cuenta el nivel de prestaciones logrado, con ocho litros a los 100 a ritmos normales y con el programa más económico del Drive Select.

Otra cosa es el desembolso que hay que hacer para tener un RS 3 tan chulo como el de estas imágenes…