Compra coche financiado
¿Realmente es mejor financiar un coche que comprarlo al contado?
Gettyimages-1082797758
Sainz: “En Woking trabajan con una nueva filosofía”
Portada-Honda-CRV-2019
Prueba el nuevo Honda CR-V junto a Car and Driver
Liuizzi
Liuzzi asegura que Verstappen se tomó muy en serio el castigo de la FIA
Sin titulo
Vuelta al pasado: BMW M3 E92 GTS vs. Audi RS 4 Avant B7

Prueba Audi A6 45 TDI: Todo un lujo, ¿todo un acierto?

En su quinta generación la berlina media de Audi aprovechó el chasis de su hermano mayor –el A8– y recibió el ADN estético más futurista de la marca, para posicionarse como uno de los coches más impresionantes de su segmento pero, ¿excesivo?

Audi-a6-2018-delantera

A mediados de los años 90 Audi decidió sepultar uno de los modelos con mayor tradición para dar lugar a una berlina más moderna y con una personalidad diferente. Así fue como un inédito A6 reemplazó al Audi 100 para situarse por encima del A4 y competir directamente con los BMW Serie 5 y Mercedes Clase E, todo un reto en la época.

Ahora, casi 24 años después, nadie le discute ese lugar y es que estamos ante un automóvil que ha sabido madurar hasta el punto de acumular cinco generaciones y un volumen de ventas realmente significativo para un automóvil de su precio. En esta última entrega, la marca de los cuatro aros le ha otorgado un aspecto bastante más espectacular que en las anteriores, aprovechando las líneas maestras del Prologue Concept pero a su estilo, es decir, conservando la elegancia y sobriedad irrenunciables en Audi. 

A primera vista, la berlina resulta imponente, hasta el punto de parecer notablemente más grande que su antecesor, sin embargo, sus cotas no reflejan un crecimiento precisamente significativo pese a compartir chasis con su hermano mayor, el Audi A8. Se conforma con 4,93 metros de longitud, 1,88 de anchura y 1,45 metros de altura, de modo que es poco más de dos centímetros más largo, uno más ancho y otro más alto que su antecesor, algo que por ejemplo, le ha impedido aumentar la capacidad de su maletero. 

La clave de su mayor presencia es una estética que le otorga mayores voladizos, faros y pilotos más amplios –ambos con tecnología led–, unas líneas laterales superiores, centrales e inferiores, que llegan a fundirse con la zaga y que integran un listón cromado que recorre todo el portón y los citados pilotos. La robustez de los parachoques y los cromados que simulan ser espectaculares escapes, rematan el conjunto aunque por supuesto, los reales están debajo.

Pero si el exterior de este A6 te parece futurista, en el interior tendrás la sensación de estar ante una nave espacial; directamente. La tecnología es protagonista absoluta en un habitáculo que presenta un salpicadero orientado al conductor y realizado con líneas rectas y afiladas que combina a la perfección materiales como el aluminio y el extendido Piano Black, con plásticos y tapicerías tan agradables a la vista como al tacto. Con todo y eso, lo que más llama la atención son las tres pantallas que nos asisten y que condicionan para bien la conducción de esta berlina.

La primera y más reconocible es un audi virtual cockpit de 12,5 pulgadas que ocupa la habitual posición del cuadro de mandos y que incluye dos vistas ya conocidas y no por ello menos prácticas, las que permiten llevar a un primer o segundo término el velocímetro y el cuentavueltas, otorgándole mayor protagonismo a las prestaciones cuando es necesario, o dejando paso a una visión limpia del navegador –con Google Maps incluido– cuando lo requerimos. Las otras dos están situadas en las consola central, tienen 10,1 y 8,8 pulgadas y la más pequeña está reservada casi en exclusiva a la climatización pero lo mejor que tienen es su manejo. En ambas, al seleccionar una determinada función notamos un sonido y vibración similares a si pulsáramos un botón, mientras que si deslizamos el dedo, ponemos subir y bajar la temperatura de forma gradual o –por ejemplo– en el caso de usar el navegador, también podemos usar la pantalla inferior a modo de ‘pizarra’ para escribir –literalmente– la dirección a la que queremos acudir.

El gran inconveniente de este interior es sin duda lo fácil que resulta mancharlo. Nuestras huellas dactilares tienden a quedarse marcadas tanto en el salpicadero como en los mandos del volante, los de las luces –situados a la izquierda del mismo– y por supuesto en las citadas pantallas centrales.

Lo mejor es que la amplitud que ofrece, especialmente en la zona trasera que ha sido favorecida por la gran batalla del chasis y que permite a dos adultos viajar con holgura, especialmente en las dos plazas laterales donde las cotas de longitud para las piernas –con 12 milímetros extra–, anchura a la altura de lo hombros y altura para la cabeza, son realmente buenas. El asiento central se ve desfavorecido por el túnel del suelo y también por una altura inferior, pero también es realmente aprovechable para personas que no sean demasiado corpulentas.

A cambio, el maletero se conforma con los 530 litros aunque ofrece unas formas regulares, una boca de carga generosa para tratarse de un cuatro puertas y diversos accesorios de separación y anclaje que harán tu día a día más fácil. Debajo del cofre, encontramos una socorrida rueda de repuesto, igualmente práctica en casos de emergencia. De la misma forma los huecos útiles también resultan algo escasos, aunque los que hay son muy prácticos. La adopción de la pantalla inferior para el clima deja un diseño muy limpio, pero implica prescindir del habitual cajón de esta zona. Así, objetos como las llaves, la cartera o el smartphone tienen que buscar su sitio bajo el reposabrazos, un compartimento reducido ubicado detrás de los posavasos pero que incluye dos tomas USB y un cargador inalámbrico para nuestro teléfono.

De todo el equipamiento tecnológico que podemos encontrar en este Audi A6 de última generación, cabe destacar algunos sistemas pues mejoran realmente la experiencia de conducción haciéndola más práctica, segura y placentera. El más evidente es el control de velocidad crucero adaptativo, capaz de intervenir en el acelerador, el freno y el volante para mantener siempre la velocidad y la dirección adecuada teniendo en cuenta el tráfico y sus condiciones cambiantes. No menos práctico resulta el control por voz del sistema multimedia, que reconoce órdenes como las de “llévame a casa” o lugares concretos como un hotel, un restaurante o un hospital, por ejemplo. 

La dotación tecnológica se completa con una excelsa dotación de cámaras que permiten crear un entorno de vigilancia 3D alrededor del coche, disponible también en marcha aunque sólo a velocidades de hasta 30 km/h. Cuando lo activas tienes la sensación de estar ante la máquina del futuro. De noche, el sistema de iluminación Matrix Led nos permite aprovechar al máximo la potencia de nuestros faros que de forma inteligente apagan y encienden diodos luminosos para no deslumbrar al resto de usuarios de la vía pero mantenerla siempre lo más visible posible resaltando incluso las señales de tráfico para hacerlas más eficientes.

¿Qué pasa con la mecánica?

Con 231 caballos de potencia, este 45 TDI, es de momento el A6 más ‘asequible’ y eficiente de la gama pero lo más interesante es su tecnología Mild Hybrid que reúne un pequeño motor eléctrico, una red de 48 voltios y un sistema de recuperación de energía que nos permiten ahorrar unas décimas de consumo valiosas en fases como el arranque o las frenadas, además de alimentar todos los sistemas electrónicos de forma más sostenible.

En realidad, su motor principal –y el único con función tractora– es un V6 de 3.0 litros que entrega su par máximo entre las 1.750 y las 3.250 vueltas y que simplemente va asociado a un cambio de marchas triptronic de 8 velocidades, pero gracias a su catalogación de híbrido, este modelo cuenta con la etiqueta ECO que te permitirá usarlo en los escenarios anti-polución más restrictivos de las ciudades españolas.

Respecto a la transmisión, es importante destacar que se trata de un convertidor de par que curiosamente, destaca más por su rapidez que por su suavidad de funcionamiento, algo que lo hace realmente parecido a los cambios DSG de la marcha. En líneas generales es satisfactorio, pero es verdad que en ocasiones el conjunto resulta brusco debido a lo largas que son las marchas, la necesidad de bajar al menos dos velocidades cuando demandamos una buena capacidad de aceleración o recuperación. A este efecto contribuye también cierto turbolag achacable al motor, pero en líneas generales, el funcionamiento es suave y la forma de transmitir la potencia al suelo efectiva, gracias a la tracción total quattro que por cierto, también es conectable y sólo tenemos la sensación es la de contar con ella cuando las condiciones de adherencia escasean o cuando entramos a gran velocidad en las curvas.

Las prestaciones oficiales hablan de un paso de 0 a 100 km/h en sólo 6,3 segundos y de una velocidad punta de 250 km/h para este modelo, aunque en conducción normal no tienes la sensación de estar conduciendo un coche tan rápido, especialmente por lo cómodo que resulta tanto a nivel de suspensiones, como de sonoridad. Lo que sí que tardas poco en descubrir son sus cualidades como devorador de kilómetros y es que con un gasto medio oficial de 5,6 litros a los 100 km –lo normal es hacer unos 6,5 l/100km– y un depósito de gasóil de 73 litros, disfrutamos de una autonomía real superior a los 1.000 kilómetros.

En definitiva, estamos ante una berlina sofisticada, completa y realmente satisfactoria que agradecerán sobre todos quienes acostumbren a realizar numerosos kilómetros a lo largo del año. Con este Audi A6 45 TDI podemos cruzarnos medio país en un solo día sin acusar a penas el cansancio –damos fé de ello– y conduciendo de noche de forma tan placentera y segura como si fuera de día. Los faros matrix led son sólo una de sus ventajas pero encajan perfectamente con el comportamiento general de una berlina que mima a sus ocupantes ofreciendo un confort excelente a nivel de suspensión e insonorización y una economía de uso sopresaliente gracias a un propulsor diésel de bajo consumo, gran robustez y a prueba de normativas anti-emisiones gracias a la unidad eléctrica que lo asiste.

Es todo un lujo, sí, y como tal tiene un coste elevado pues sus 62.660 euros de tarifa engordarán rápidamente en cuento añadamos algunos de los extras descritos aquí y a nuestro juicio más que necesarios para disfrutar de la experiencia de conducción que ofrece este nuevo A6 en toda su expresión.

A favor: Comportamiento. Habitabilidad y diseño del interior. Confort en marcha. Economía de uso.

En contra: Maniobrabilidad. Escasez de huecos útiles en el interior. Precio de algunos extras.