Pulsar-plus
El cargador doméstico definitivo para coche eléctrico es español y ya está a la venta
Mclaren indianapolis 2019
De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren
Audi-q5-hibrido-enchufable-02
Audi Q5 55 TFSIe quattro: Hora de enchufarse
Collage
Alonso no está solo: Los otros campeones de F1 que fallaron al clasificar en Indianápolis
Radar gc archivo
Cazado a 162 km/h, un conductor que circulaba por una travesía limitada a 50 en León

Así se comporta el Toyota RAV4 Hybrid: Todo suavidad

Toyota lleva la hibridación hasta sus últimas consecuencias, afectando a uno de los precursores del segmento SUV. Se mantienen a la venta las variantes tradicionales gasolina –143– y Diesel –151– a partir de 24.300 euros.

Los colores tradicionales de carrocería se completa con Azul Brillante y Rojo Burdeos.

Por primera vez en su historia la firma nipona funde dos de sus productos más exitosos: el concepto SUV y la tecnología híbrida se dan la mano en este RAV4. Podemos decir que Toyota ha tomado como base la estructura mecánica que su división de lujo Lexus ofrece en el NX 300h. Se trata de un esquema sencillo compuesto por dos o tres motores en caso de contar con tracción delantera o integral. El 4x2 incluye un motor térmico de ciclo Atkinson de 2.5 litros y 152 caballos que a su vez se complementa con otro eléctrico de 105. Cuando los dos trabajan juntos la potencia máxima final es de 197 caballos. La unidad de baterías se encuentra bajo el asiento posterior, sin afectar en nada a la habitabilidad, salvo al maletero, que pasa de 547 litros a 501.

La opción ideal a nuestro parecer es la 4x4 que monta el mismo motor térmico, aunque en este caso cuenta con un propulsor eléctrico adicional de 68 caballos en el eje trasero, que se encarga de poner en movimiento este eje en caso de que haya pérdida de adherencia. Esta ingeniosa solución, ya empleada por otras marcas y modelos, evita la necesidad de incluir un eje de transmisión.

Lo curioso llega ahora, pues esta variante con tres motores, dispone también de una potencia máxima de 197 caballos, pues en condiciones de máximo empuje es la propia batería la que limita la entrega de potencia de los bloques eléctricos. A diferencia del dos ruedas motrices cuya capacidad de remolque es de 820 kilos, el AWD puede arrastrar hasta 1.650 kilos.

Disponible en 4x2 o 4x4, esta última variante incorpora un motor eléctrico adicional para el eje trasero

Adicionalmente disponemos de tres modos de conducción: EV–eléctrico–, ECO–normal– y Sport, que podremos seleccionar a través de tres botones ubicados bajo la pantalla del navegador en un lugar poco accesible. La firma nipona ha centrado sus esfuerzos en mejorar las sensaciones de conducción del RAV4 Hybrid, una de las principales críticas que reciben sus modelos híbridos. Para ello ha habido un profundo trabajo de puesta a punto en Europa, para adaptarlo a nuestro gusto. En carretera sorprende la suavidad dinámica del modelo. Las modificaciones sobre la suspensión, la dirección y el aislamiento acústico hacen que conducirlo sea un verdadero placer en materia de comodidad para el conductor y los ocupantes. El empuje es constante, pues con la colaboración de los motores eléctricos el acelerador se muestra pletórico a la menor insinuación.

Sólo cuando pisamos a fondo y requerimos toda la potencia se produce una sensación ligeramente desagradable, pues el motor gasolina alcanza su régimen máximo de giro al instante con una sonoridad un tanto incómoda debido al cambio de marchas, que está 'resbalando' más de la cuenta y no estamos aprovechando la potencia, pero es una mera apreciación, porque la realidad es que con el cronómetro en la mano el RAV4 acelera y de una forma que podríamos calificar brillante, pues alcanza el 0-100 en 8,3 segundos con una velocidad máxima de 180 km/h, independientemente de que sea el 4x2ó 4x4.

En cuanto al sistema de frenado, el tacto del pedal no es especialmente progresivo

Como novedad también en este modelo, el cambio de marchas de tipo variador continuo estrena una regleta de seis velocidades que podemos seleccionar desde la palanca de cambio, pues no dispone de levas en el volante, de esta manera nos permite interactuar más en la conducción y mitigar esa sensación tan peculiar de conducir un híbrido.

Ya se admiten pedidos, aunque las primeras entregas se harán en abril. La apuesta de Toyota por la hibridación en el segmento C-SUV es total, de ahí que sobre una previsión de venta de 8.000 unidades de RAV4 el próximo año, 6.400 sean con esta tecnología. A su vez, el 60% de éstas serán dos ruedas motrices y el 40% restante AWD. De los tres niveles de equipamiento, el de acceso denominado Advance tiene un precio de 29.890 euros y monta de serie portón trasero eléctrico, faros y pilotos led, cámara trasera o climatizador bizona. Por otra parte, la versión Feel –32.990 euros– añade sistema de audio JBL con 11 altavoces, asientos calefactados y el Toyota Safety Sense que incluye los sistemas de precolisión, control de crucero adaptativo, reconocimiento de señales de tráfico, control inteligente de luces de carretera, avisador de cambio involuntario de carril y sensores de aparcamiento delanteros y traseros. Por último, el tope de gama denominado Executive tiene un precio de 35.990 euros y lleva alerta de tráfico trasero, detector de ángulo muerto, navegación, techo solar, tapicería de cuero y monitor panorámico de 360 grados. Si optamos por la versión de 4 ruedas motrices, debemos añadirle 3.000 euros a todos los precios anteriores. También están a la venta sus variantes gasolina con motor de origen BMW, 4x4 –no en España– y diesel –4x2–, con un precio inicial de 24.300 euros.

Estéticamente, el frontal se adapta al lenguaje estético predominante en los últimos productos de la marca, los faros ahora pueden componerse de diodos en opción –de serie en el Hybrid– y en la zaga se sustituyen los pilotos previos por otros con tecnología LED. La carrocería puede tener dos tonalidades nuevas: Azul Brillante y Rojo Burdeos.

Si se opta por el delantera, éste gasta 4,9 litros a los 100; el integral sube sólo hasta 5,0

En el interior, la instrumentación se ha rediseñado para dejar sitio a una pantalla central TFT de 4,2 pulgadas, la instrumentación recibe una pantalla mayor de 7 pulgadas con la que manejar el sistema multimedia Toyota Touch 2  que adicionalmente se puede usar para el sistema de cámaras de 360 grados, y se añaden un posavasos en la consola central –admite envases con asa– y un portagafas sobre el parabrisas. El Diesel D-4D de dos litros y 143 caballos sigue asociado a un sistema de tracción delantera y ahora consume 4,7 litros a los 100 kilómetros, 0,8 menos que antes. El VVT-i de gasolina de 151 caballos, gracias a que pasa a incorporar sistema Stop&Start, gasta 6,8 litros a los 100 kilómetros, una reducción de 0,4 litros frente al modelo anterior.

El nivel de equipamiento más básico, el Business, ya ofrece de serie siete airbags, ayuda al arranque en pendiente y volante multifunción. El sistema Toyota Touch 2 se incluye con el Advance y las nuevas ayudas a la conducción, como cámaras de visión periférica y la alerta por tráfico trasero, únicamente se comercializan como elementos opcionales.