Amazon-motors
Amazon Motors te pone un coche de renting en tu casa ¡este verano!
Alonso
Fernando Alonso, Mercedes, Ferrari, y los enigmáticos viajes a Carolina del Norte
P90351034-highres
BMW Serie 8 Gran Coupé: El rival del Porsche Panamera ya está aquí
1017554805-lat-20190616-796916 (1)
El recadito de Bradley Smith a Aleix Espargaró le cuesta múltiples lesiones en su rodilla
Gettyimages-589921920
Los grandes cruceros contaminan mucho más que los automóviles

Al volante del Mercedes Clase E 2016: A la caza del ejecutivo

Mercedes está logrando que clientes más jóvenes se acerquen a los concesionarios, esos que antes se iban a la competencia. Primero fueron los Clase A y Clase B, luego el C y ahora es el turno de la berlina E, que no sólo tiene una imagen más fresca, sino que la tecnología es su bandera. Sale a la venta con tres motores desde 48.500 euros.

Su gran parecido estético con el Clase C hace que cueste identificarlo a la primera. La longitud del vehículo, casi cinco metros frente a los 4,69 del C, es un gran aliado para reconocerlo…

Dos pantallas de 12,2 pulgadas y 12,3 pulgadas respectivamente, un sistema de conducción semi automática con el que basta dar el intermitente del lado hacia el que queremos desplazarnos para que el coche cambie de carril sólo, aparcamiento automático desde una aplicación del teléfono, un equipo de audio Burmester de 23 altavoces, varios tipos de suspensión incluida una neumática, faros integrales de led con 84 diodos cada uno… Sí, el catálogo de opcionales del nuevo Mercedes Clase E es como para volverse loco, aunque no supone ningún problema a quien va dirigido este automóvil: empresarios y directivos que no pueden vivir sin ordenadores, smartphones, tabletas, smartwatches o cualquier cacharrete que lleve chips. Como el resto de la gente, pero con una cuenta corriente con muchos ceros.

Antes de poner en marcha al Clase E con el motor 350 d, me siento en las plazas traseras para ver el espacio y la comodidad que ofrecen. Tras cerrar la puerta, me dan ganas de decir a un chófer imaginario “por favor, a la oficina”. No lo digo en voz alta por si hay alguien viéndome y cree que estoy loco, pero lo pienso. Los 65 milímetros más de batalla que tiene este nuevo modelo han ido a parar prácticamente al hueco de las piernas, por lo que puedes acomodarte sin temor a dar con los pies o con las rodillas en los respaldos.

Ahora paso delante, donde comprobamos en un rápido vistazo que el lujo es la nota dominante, ya que nuestro cuerpo está rodeado de cuero, madera y fibra; no obstante, todas las unidades de pruebas puestas a disposición de la prensa tienen los acabados altos Avantgarde y Exclusive, algunos con el kitAMG y otros con elementos designo, un catálogo de personalización más exclusivo aún si cabe. Es decir, sólo en extras, cualquiera de los Clase E que tenemos para elegir lleva el valor de cualquier compacto medio del mercado.

El volante tiene controles táctiles que se manejan con las yemas de los dedos

Llega el turno de arrancar el 350 d, un propulsor turbodiésel de 258 caballos y, de inmediato, percibimos un equilibrio que sólo es posible con una arquitectura en V. La respuesta al acelerador no puede ser más contundente independientemente del régimen de giro, donde la caja de cambios automática 9G-Tronic tiene mucho que ver. Esta transmisión hace que bien hace que circulemos a bajas revoluciones para reducir el gasto de carburante o bien estire las relaciones al máximo para aprovechar mejor el par.

La otra joya de la corona es el motor 220 d con 190 caballos. Totalmente nuevo–su gestación comenzó en 2011 y en 2016 ve la luz en el Clase E así como en otros Mercedes–, sobresale porque su bloque está fabricado íntegramente en aluminio, lo que ha ayudado a ahorrar unos 40 kilos, peso que recaía hasta el momento sobre el eje delantero. En carretera gusta por su bajo nivel sonoro y la práctica ausencia de vibraciones respecto al anterior 250 Bluetec de 204 caballos, sin olvidar unos consumos de combustible de unos cinco litros a los 100, frente a los 3,9 homologados.

Durante la presentación del Clase E tuvimos la oportunidad de conducir asimismo la versión híbrida enchufable conocida como 350 e. La potencia conjunta es de 286 caballos y alcanza los 56,1 kilográmetros de par máximo, con un 0 a 100 en 6,2 segundos, una punta de 246 kilómetros/hora y un consumo medio de 2,1 litros. Cuando las baterías están cargadas disponemos de 32 kilómetros de autonomía en eléctrico, una distancia todavía reducida pero que permite circular por ciudad sin gastar ni una gota de combustible siendo los más 'eco' del lugar. En autopista es capaz de rodar también en este modo con soltura a costa de que 'vuele' la electricidad y, cuando se necesita un chute extra de energía, el gasolina entra en funcionamiento sin notarse ningún tirón, sólo un cambio en la rumorosidad, que será el que nos avise de que el cuatro cilindros ha entrado en funcionamiento. El maletero pierde unos litros de capacidad por culpa de las 'pilas', pero el volumen restante es más que aceptable para el tamaño de la berlina.

Están confirmados el familiar, el cupé y el cabrio, así como las versiones AMG y AMG S

Adicionalmente pusimos a prueba varios asistentes a la conducción en los diferentes vehículos disponibles para pruebas y que se encuentran aglutinados bajo el paraguas de la denominación Drive Pilot. Por ejemplo, hasta velocidades de 130 kilómetros/hora, el coche toma los mandos y es capaz de trazar las curvas sin que intervenga el conductor, respetando la distancia con el coche que nos precede. También es posible que cambie de carril con activar el intermitente o que frene de inmediato si detecta un peligro inminente, como un peatón que invade la calzada –hasta 65 por hora– o una repentina retención ante la que no nos da tiempo a actuar –hasta 130 kilómetros/hora–. Sistemas en definitiva que miran por nuestra seguridad y a los que hay que acostumbrarse.

Otros detalles del equipamiento que merecen la pena destacar son los faros Multibeam Led, con 84 leds que se encienden y se apagan automáticamente cuando detectan posibles deslumbramientos tanto para quien va delante de nosotros como el que viene de frente, el techo panorámico con cristal corredero o las pantallas digitales que hacen de cuadro de mandos y de centro multimedia. Estas dos, la primera de 12,2 pulgadas y la segunda de 12,3 pulgadas, se pueden montar juntas o por separado –en suma, unos 4.000 euros–. Si se optan por las dos, la sensación visual es la de tener una mega tableta a nuestra disposición. Son rápidas en el tránsito de las funciones –el cuadro de mandos se configura a nuestro antojo– y bien visibles cuando los rayos del sol impactan en sus superficies. Aunque al principio nos abruman y pensamos que no nos vamos a hacer con ellas, con el paso de los kilómetros las tenemos más que dominadas.

Comodidad y distinción son las principales características de este nuevo Mercedes

El Clase E inicia su comercialización a primeros de abril desde 48.500 euros para el 220 d de 190 caballos, al que casi le iguala el gasolina 200 de 184 caballos, a la venta desde 49.300 euros. El tope de gama por el momento queda reservado al 350 d de 258 caballos, por 61.800 euros. Todos ellos llevan Start&Stop, cumplen la normativa Euro 6 y vienen de serie con la transmisión 9G-Tronic.