Discovery-dgt
A menos de un mes para Semana Santa, la DGT estrena su nueva flota de coches
 mg 9580
La FIA trabaja en solucionar el problema de los semáforos
Porsche Cayenne Coupé
Porsche Cayenne Coupé: El Panamera se hace SUV
Collage rufus
¿Qué diantres es RUFUS y qué tiene que ver con Fernando Alonso?
Koenigsegg-jesko-ginebra
Agotado: Todos los Koenigsegg Jesko ya tienen dueño pero… ¿está todo perdido?

Porsche 718 Cayman GT4 Clubsport: De la fábrica, al circuito

El nuevo Cayman GT4 sale a pista y lo hace incluso antes de que su ansiada variante de calle vea la luz. Toda una declaración de intenciones.

Porsche-cayman-gt4-clubsport-03

Es uno de los regalos que nos tiene reservados este 2019 tal y como te contamos en nuestro especial de novedades para el nuevo curso, pero el Porsche 718 Cayman GT4 sigue haciéndose esperar porque –de momento– ha pasado de largo de las carreteras para acceder acceder al circuito.

Lo que tienes delante se llama Porsche 718 Cayman GT4 Clubsport y es un racecar puro y duro, un modelo que sólo podrás conducir en pista aunque cuenta con un bastidor y una carrocería muy similares a los que lucirá el deportivo de calle. 

Respecto al Cayman ‘normal’, presenta un centro de gravedad más bajo, una suspensión específica –con el mismo esquema del 911 GT3 Cup–, un equipo de frenos ventilados de 380 milímetros de diámetro y un interior vaciado y provisto de dos baquets, arneses de seguridad de 6 puntos, jaula anti-vuelco, sistema de extinción de incendios y por supuesto, un volante multifuncón de diseño ovalado muy similar al de los monoplazas de carreras.

En conjunto, el Cayman GT4 Clubsport es 130 kilos más ligero que el GTS de calle gracias a un peso declarado de 1.320 kilos; un efecto al que también contribuye de forma decisiva su carrocería, realizada con numerosos elementos de composite y fibra natural. La otra cualidad más valiosa de esta armadura es su aerodinámica y capacidad de refrigeración. Elementos como el parachoques delantero, el splitter frontal, las taloneras laterales o los pontones han sido diseñados para conducir el flujo de aire hacia la zona posterior del vehículo y concretamente hacia su propulsor, uno de los secretos mejor guardados del GT4 hasta hoy.

Justo detrás de los asientos, en posición central trasera, se encuentra un bloque atmosférico de 6 cilindros y arquitectura bóxer, con una cilindrada de 3.8 litros que es capaz de desarrollar 425 caballos y 425 Nm de par máximo. Se trata de un propulsor ya conocido en Porsche, de hecho es básicamente el mismo del Cayman GT4 anterior pero su rendimiento se ha incrementado notablemente, en 40 caballos. Además, la transmisión automática de doble embrague y siete marchas PDK también ha afinado su funcionamiento en esta versión de carreras para conducir toda esta potencia al eje trasero de la forma más eficaz.

El Porsche 718 Cayman GT4 Clubsport se ofrecerá en dos versiones, una ‘básica’ denominada Trackday y dirigida a los aficionados que acostumbran a participar en tandas libres en circuito los fines de semana y que tiene un precio de 134.000 euros más IVA, y otra denominada Competition y destinada a las carreras que cuenta con un depósito de combustible mayor –de 115 litros–, un sistema de refrigeración y extinción de incendios más elaborado y opciones de reparto de frenada únicas que está disponible desde 157.000 euros, un importe al que también hay que añadir impuestos.