Itv carroceria
Los 3 defectos de la carrocería considerados graves y que te impedirán pasar la ITV
Force india test aleron 2019 1
La normativa de 2019 no satisface a los jefes de equipo
Abt volkswagen touareg gr22 glossyblack 01-2
Volkswagen Touareg by ABT: Traje de gala
Norris-sainz
Norris: “Mi objetivo es vencer a Sainz en cada carrera”
Sin titulo
Así ha quedado este McLaren Senna tras un aparatoso accidente

Por qué no nos gusta la nueva Fórmula 3

La serie por la que pasan prácticamente todos los pilotos camino de la Fórmula1 se reinventa… y nos deja muchas dudas.

Sutgp3f3

La GP3 Series apareció en el panorama internacional en la temporada 2010. Una extensión de la GP2 Series ideada por Bruno Michel, que nacía con la pretensión de sustituir a la Fórmula 3, teniendo como gran ventaja la supuesta visibilidad que otorga el ser telonero de la Fórmula 1.

Teóricamente, iba a ser sencillo atraer equipos, pues los mismos que participaban en la GP2 Series, podían participar con un coste muy reducido el cual sería fácilmente amortizado con el aporte económico de los pilotos. Y como suele pasar, de la teoría a la práctica, hubo un trecho.

En su primera temporada, en 2010, fueron numerosos los pilotos que en mayor o menor medida, compaginaron la Fórmula 3 con la GP3 Series, no quedando nada contentos con la serie. No solo era el vehículo, y las pocas opciones de puesta a punto, sino también la propia serie y sus horarios caprichosos.

Como complemento, no estaba mal, pero pronto se evidencio que ni mucho menos iba a lograr sustituir a la Fórmula 3. Un entrenamiento libre, más bien corto, a última hora del viernes. Sesión de clasificación el sábado, antes de las 9 de la mañana, carrera, de nuevo, a última hora de la tarde del sábado y a primerísima del domingo. Un espacio en el paddock irrisorio, solo dos carreras por fin de semana, de extensión más bien corta. La serie no invitaba.

Salvo en los supuestos beneficios de estar junto a la Fórmula 1, la GP3 Series salía perdiendo en todos los aspectos. Un piloto de Fórmula 3 ha participado esta temporada en un total de 20 sesiones de entrenamientos libres, ha realizado 20 sesiones de clasificación, y ha completado un total de 30 carreras, sin tener en cuenta los test que cualquiera puede realizar sobre un Fórmula 3, así como carreras accesorias, como el Masters de F3 o el Gran Premio de Macao, además de poder participar en otras series con el mismo vehículo. Rodar, rodar y rodar, lo que necesita un piloto en formación.

La GP3 Series tiene los test restringidos. Esto puede tener una lectura positiva, si tenemos en cuenta que esto beneficia al talentoso por encima del que tiene presupuesto ilimitado para rodar. Pero no se puede perder de vista que a estas etapas, se trata de formar al piloto, no únicamente de ver quién tiene más o menos potencial. Este 2018, un piloto de GP3 ha disputado 9 sesiones de entrenamientos libres, 9 sesiones de clasificación, y 18 carreras, sin poder participar en ningún otro lugar con este vehículo. La comparativa es dolorosa.

Para mas inri, mientras la Fórmula 3 tenía un calendario más o menos lógico, de mayo a octubre, con al menos dos pruebas al mes, la GP3 se ha alargado hasta el 25 de noviembre. Casi dos meses más tarde de su penúltima prueba. Un precio muy alto a pagar por el capricho de llevar los vehículos hasta Yas Marina.

Pese a todo, los dos campeonatos convivían sin problemas entre ellos. Suficientemente diferentes como para resultar atractivos de una u otra forma a sus potenciales clientes. La Fórmula 3 ha gozado de temporadas con grandes inscripciones, mientras que la GP3 sí es cierto que ha sufrido más, hasta el punto de que se amplió el número de vehículos por equipo, y que incluso el promotor ha tenido que poner pilotos a coste menor del necesario para cubrir los gastos.

Pero entonces, llegó la FIA, y su búsqueda de la estandarización de los campeonatos, la ansiada escalera de Fórmula 4, Fórmula 3, Fórmula 2 y Fórmula 1, todas ellas bajo el amparo de la FIA, y una toma de decisiones a todas luces poco inteligente y que en ningún caso vela por los intereses de los pilotos.

De un plumazo, decidía cargarse el campeonato FIA de Fórmula 3, y renombrar la GP3 Series, que ahora pasaría a ser Fórmula 3. Pese a la promesa de un vehículo nuevo, poco ha cambiado en la serie, que mantiene formato, horarios, y calendario. Simplemente, el campeonato que de forma libre los pilotos podía escoger, y decidían irse a otro, ahora es la única opción, pues el otro, deja de existir, y por si acaso decidieran rehacerlo, pues las diferencias con los puntos de la superlicencia pondrán de su parte.

Resulta difícil intentar entender por qué, teniendo dos productos que funcionan a su manera, decides cargarte uno, y además lo haces para quedarte con el que es peor de los dos. Todo ello orquestado por una organización sin ánimo de lucro cuyo principal interés es velar por los intereses del automovilismo.

Por el camino, se pierde una de las mejores series para detectar talentos. La antigua F3 Euroseries tratará de resurgir, pero ya son varios los equipos que han hecho las maletas hacia otras series, y con el tratamiento de puntos de la superlicencia, los presagios no son buenos. Pierden los pilotos, pierden los aficionados, pierde el Motorsport… ¿quién gana en todo esto?