Gettyimages-1085660578
Todo sobre la la tecnología mild hybrid: ¿Merecen la pena los llamados micro híbridos?
Alonso mclaren indy q 2019 1
McLaren se disculpa con Alonso tras el fracaso de Indianápolis
Ld11014
El mítico Land Rover Defender se convierte en esta completa camper
1017510998-lat-20190518-levitt-i500-0519 34589
Fernando Alonso no logra la machada y se queda fuera de las 500 millas de Indianápolis
Vonnen-porsche-911-hybrid-port
Vonnen trae al presente el Porsche 911 Hybrid

El Hypercar de Le Mans no conquista y la FIA abre la mano: Sí al Valkyrie, Senna o FXX

El futuro reglamento de la categoría reina de la resistencia sigue sin convencer como se esperaba, y el ACO ya da por hecho el comenzar conviviendo con los LMP1.

Collage hypercar

Que hace apenas unas temporadas, la categoría reina de la resistencia, los LMP1 híbridos, fuesen el espejo donde todos los campeonatos se miraban, por haber sido capaces de crear un reglamento innovador que despertó la atención de nuevos fabricantes, no ha evitado que la mencionada categoría entre en los últimos años en una espiral negativa que ni el nuevo reglamento técnico parece capaz de frenar.

Y es que ante la pérdida de interés de los fabricantes presentes en los LMP1 híbridos, el ACO junto a la FIA reaccionó señalando a los ‘Hypercar’ como el futuro de la categoría, señalando la temporada 2020/21 como el comienzo de una nueva etapa. Sin embargo, esta decisión tampoco ha acabado de convencer a los fabricantes, que siguen sin encontrar motivos de peso para lanzarse en conquista de las 24 horas de Le Mans, mientras al otro lado del charco, el reglamento DPi sigue ganando adeptos.

De hecho, ya en 2019, solo fabricantes menores han confirmado la construcción de un vehículo conforme a este reglamento; Ginetta, SCG y Brabham, que desafortunadamente no son el tipo de fabricantes que el campeonato realmente deseaba, y que cuentan con sonados fracasos en su historial reciente.

Por este motivo, la FIA ha aprobado en su último Consejo Mundial del Mundo del Motor una expansión del reglamento previamente acordado. Dicho reglamento se centra en que ya no será necesario que el vehículo sea completamente prototipo, sino que puede derivar de un vehículo de producción.

¿Qué significa esto? Que ACO y FIA abren la mano a la presencia de Hypercar de ‘producción’, como el McLaren Senna, el Aston Martin Valkyrie, el Mercedes AMG Project One, o el Ferrari FXX-K Evo. Sin que signifique necesariamente nada más, se elimina una barrera reglamentaria, de forma que tanto estos fabricantes más conocidos como otros más artesanales puedan desarrollar su súper deportivo partiendo de un modelo ya producido.

De igual forma, y aunque no era lo deseado por la categoría, parece que, ante la escasez de candidatos, la FIA y el ACO tendrán que permitir que los LMP1 y los Hypercar convivan al menos hasta que haya un número aceptable de Hypercar, pues sería un total fracaso comenzar unas 24 horas de Le Mans con apenas dos o tres candidatos a la victoria, y más aún si por contratiempos, la victoria acaba recayendo en un LMP2.

Llegado este punto, tampoco sería descabellado pensar en un nuevo giro en el reglamento, y aunque ACO siempre ha sido muy reacia a adoptar reglamentos de terceros, por muy exitosos que hayan sido, como la reglamentación GT3 o la Daytona Prototype, no se puede negar que los americanos han sabido ver mucho mejor las necesidades y demandas de los fabricantes interesados en la competición, atrayendo a un aceptable número de marcas, además, con unos presupuestos contenidos.