522684
Las marcas de coches más fiables para 2019… y las menos
Sainz 01
La Fórmula 1 ya sabe lo que es Carlos Sainz
Mini-john-cooper-works-gp
El Mini John Cooper Works GP prepara su llegada bajando de los 8 minutos en Nürburgring
Verstappen - leclerc
Verstappen continúa dejando en evidencia a Ferrari
Gettyimages-1131693115
Neumáticos de baja resistencia a la rodadura, ¿qué son? ¿merecen la pena?

Superar el ‘Rookie Orientation Program’, primer objetivo de Fernando Alonso

El piloto asturiano intentará superar en su día de test el trámite necesario para poder competir en Indianápolis.

0012

Algunas categorías o pruebas son tan especiales que tienen requerimientos especiales para poder participar en ellas. De sobra es conocida la Superlicencia de Fórmula 1, un carnet que se obtiene tras sumar una serie de puntos en base a los resultados en categorías de promoción.

Menos conocidos son otros carnets necesarios para poder competir como el DMSB Permite Nordschleife, la licencia necesaria para que los pilotos puedan competir con vehículos de gran potencia en el infierno verde, o la recientemente integrada en Fórmula E o en las V8 Supercars.

Y como no podría ser de otra manera, las 500 millas de Indianápolis, una prueba que siempre ha atraído la atención de los pilotos y gentleman drivers, tiene su propia prueba de obligado cumplimiento. Un piloto que quiera participar en las 500 millas de Indianápolis por primera vez o que quiera volver a hacerlo tras varios años parado deberá completar el llamado “Rookie Orientation Program”, una evaluación en la que el piloto debe demostrar que tiene total control sobre el vehículo.

No se trata únicamente de demostrar que el piloto puede ir rápido, sino de demostrar que es capaz de ir a la velocidad que se proponga sin generar una situación de riesgo. La prueba consta de tres fases. Durante la primera fase, el piloto deberá completar 10 vueltas a una velocidad constante entre las 205 y las 210 millas por hora. La segunda fase se compone de 15 vueltas entre 210 y 215 millas, mientras que la tercera y última fase son otras 15 vueltas ya a una velocidad superior a los 215 millas.

Generalmente no es más que un trámite para todos los pilotos que deben pasarlo (también se acompaña de información lectiva), aunque en ocasiones, accidentes o fallos mecánicos han impedido completarlo. Esto tampoco sería problema, pues durante la semana de entrenamientos libres hay tiempo para pasarlo, si bien, cuanto antes se complete el programa de orientación, mejor. Por esto, Fernando intentará finiquitarlo en este primer día de test.