522684
Las marcas de coches más fiables para 2019… y las menos
Sainz 01
La Fórmula 1 ya sabe lo que es Carlos Sainz
Mini-john-cooper-works-gp
El Mini John Cooper Works GP prepara su llegada bajando de los 8 minutos en Nürburgring
Verstappen - leclerc
Verstappen continúa dejando en evidencia a Ferrari
Gettyimages-1131693115
Neumáticos de baja resistencia a la rodadura, ¿qué son? ¿merecen la pena?

Billy Monger: de perder las piernas a triunfar en el histórico GP de Pau

El piloto británico consiguió un triunfo sobre un Fórmula 3, culminando una verdadera historia de superación.

Billy monger 04

El 16 de abril de 2017, Billy Monger pilotaba su Fórmula 4 en una de sus primeras carreras de la que era su segunda temporada en el campeonato nacional. El británico se veía envuelto en un fortísimo accidente en el trazado de Donington. Billy se salía del rebufo de su rival e impactaba de lleno contra un monoplaza que, con problemas, estaba parado al borde de la pista.

El equipo de rescate se encontró con una difícil situación, y les costó horrores extraer al piloto. Poco tiempo después, se confirmaban los rumores que llegaban desde el hospital; Billy Monger perdía sus piernas, conmocionando al paddock, pues con apenas 18 años, la empatía se hizo presente en muchos pilotos y compañeros.

Sorprendió, que el primer mensaje del piloto que llegó desde el hospital fue el de quiero volver a pilotar. Apenas un año después del accidente, Monger volvió a pilotar, haciendo una papel más que digno en la Fórmula 3 británica en la que incluso logró subir al podio.

Monger decidió en 2019 dar un paso más en su carrera, pasando a competir en una Fórmula 3 más convencional, con los rapidísimos chasis Dallara, dejando atrás la Fórmula 3 británica, que en el fondo no dejaba de ser una Fórmula 4 potenciada. Tras cotejar las diferentes posiblidades, Monger apostó por Carlin y un vehículo adaptado para el EuroFormula Open.

Tras ir de menos a más, Billy ha alcanzado la gloria en la cuarta carrera del campeonato, en nada menos que un escenario histórico como el del Gran Premio de Pau. El piloto británico apostó por una estrategia arriesgada, con neumáticos de lluvia, remontando desde atrás, para llevarse un más que merecido triunfo, el cual celebró como merecía la ocasión.

En un mundo que no necesita gran cosa para comprar historias dramáticas e historias de superación de medio pelo, Monger captó gran atención mediática cuando aun no había logrado nada en competición. Ahora es justo decir que Monger ha culminado su historia de superación, pues no solo ha superado su accidente y ha vuelto a competir, sino que ha sido capaz de batir a sus rivales de tú a tú.

Monger, como Alex Zanardi, se convierte en un referente, un espejo en el que mirarse para recordarnos que en la mayoría de casos somos nosotros mismos los que nos empeñamos en llenarnos de limitaciones, y que la mayoría de obstáculos se pueden superar con el empeño suficiente.