Radar gc archivo
Cazado a 162 km/h, un conductor que circulaba por una travesía limitada a 50 en León
Collage
Alonso no está solo: Los otros campeones de F1 que fallaron al clasificar en Indianápolis
Ld11014
El mítico Land Rover Defender se convierte en esta completa camper
Mclaren indianapolis 2019
De la falta de volante a la pintura: Cronología de la organización desastrosa de McLaren
Gettyimages-1085660578
Todo sobre la la tecnología mild hybrid: ¿Merecen la pena los llamados micro híbridos?

Los expertos hablan del nuevo alerón delantero de la F1 y sus efectos

La Fórmula 1 ha modificado las normas aerodinámicas, buscando que los monoplazas puedan permanecer los unos cerca de los otros.

Sut hungary formul 1659394

“No puedo acercarme” o “En cuanto me acerco, pierdo la carga”, es una frase mil veces oída en boca de los pilotos cuando tratan de adelantar a un rival más lento que ellos. Dependiendo de las normativas aerodinámicas, este efecto se acrecentaba o disminuía, haciendo los adelantamientos prácticamente imposibles.

La Fórmula 1 liderada por Liberty Media ya afirmó que su intención eliminar los efectos nocivos de la aerodinámica y lograr que los vehículos pudieran rodar muy juntos, lo que aumentaría la emoción y las oportunidades de adelantamiento, algo muy demandado por los aficionados.

¿Por qué ocurre esto? Lo explica Pat Symonds en una entrega especial realizada para la FIA. “Las ruedas delanteras de un Fórmula 1 producen un aire muy sucio que los equipos tratan de llevarlo hacia los lados para que el aire fluya limpio sobre el resto del vehículo. Lo hacen produciendo vórtices en el alerón delantero y los conductos de frenos. Si miras los alerones delanteros, hay muchos apéndices en la parte superior. Están diseñados para producir un vórtice y controlar ese aire. Desafortunadamente, esto crea un aire poco denso lo que reduce la carga aerodinámica del siguiente vehículo.”.

Ross Brawn aseguró que hace años era imposible entender cómo funcionaban algunas cosas y sobre todo, corregirlas, pero que ahora tenían las herramientas para buscar soluciones, y aunque la próxima revolución técnica llegará dentro de unas temporadas, la Fórmula 1 va a dar un pequeño paso este 2019, introduciendo modificaciones en este sentido. Así lo explica Nicholas Tombazis, miembro del grupo de trabajo de la FIA.

El del alerón delantero es un cambio bastante grande. Se reducirá a cinco o seis elementos, y estos solo podrán cambiar de manera gradual y suave, sin discontinuidades, perfiles adiciones o aletas en la superficie, que son los que crean los vórtices hacia fuera. Los ‘end plates’ son mucho más simples y por debajo del alerón se limitará a un máximo de dos líneas.”

“El alerón trasero nos ayudará mucho a la hora de promover carreras más igualadas. Provocan dos grandes vórtices que llevan el flujo desde el suelo hasta formar un gran ‘hongo’. Este hongo va hacia arriba de forma muy rápida y violenta, permitiendo que el aire limpio llegue desde los lados en lugar de las turbulencias habituales. Este aire limpio tiene mayor densidad y tiene un efecto beneficioso sobre el automóvil que esta cerca. Queremos aumentar este efecto y hacerlo más fuerte.”, asegura el ingeniero.

De funcionar como se desea, los vehículos podrán finalmente rodar unos cerca de otros incluso en curvas rápidas, lo que puede dar a lugar a carreras muy compactadas con mucha emoción, con férreas defensas para evitar los adelantamientos, lo que puede que incluso modifique el estilo de los pilotos.

“No me gustaron las regulaciones de 2017, porque pensé que era un paso atrás a la hora de adelantar. No haber hecho nada ahora sería ir hacia atrás a medida que los equipos mejoren sus vehículos. FIA y FOM actuaron bien al hacer algo diferente en 2019 y 2020”, agrega Paddy Lowe, uno de los mandatarios de Williams.

“Consideramos que la posición crítica es en torno a 15 o 20 metros de los vehículos. En la actualidad, un vehículo pierde el 30% de la carga aerodinámica al acercarse a otro, y esperamos que con la nueva norma, se reduzca en un 10%, aunque es difícil dar un número exacto. Si no hubiéramos hecho nada, 2019 sería peor que 2018 y 2020 aún peor. Pero aun así, nadie espera que los coches de Fórmula 1 luchen como los turismos.”, concluye el ex de Mercedes.