Toyota gr super sport
Toyota GR Super Sport: El primer Hypercar de Le Mans ya rueda
1017545567-lat-20190608- 56i5577
McLaren cree que el potencial de sus cambios se verá a partir de la temporada 2020
Avion-alas-futuro
El avión del futuro ya está aquí y pronto vas a viajar en sus alas
Toyota 3
Toyota explica el problema de ‘Pechito’ López
19c0473 037
Mercedes Clase G “Stronger Than Time”: Edición especial por su 40 cumpleaños

La jugada estratégica de McLaren que llevó a Sainz a la sexta posición

El equipo de Woking ejecutó una buena estrategia para que el madrileño fuera el mejor piloto de la zona media en Mónaco.

Sainz mclaren monaco 2019 1

El fin de semana del Gran Premio de Mónaco pintaba muy mal para McLaren después de los entrenamientos libres. La estructura de Woking parecía que iba a quedar relegada a la parte final de la igualada pelea de la zona media, pero Carlos Sainz tuvo una brillante actuación en la sesión clasificatoria con la que pudo meterse en una Q3 que parecía imposible un par de horas antes en el Principado.

El piloto madrileño realizó una buena salida desde la novena posición y una arriesgada maniobra por el exterior de la tercera curva de la primera vuelta le permitió ponerse por delante de los dos Toro Rosso, que habían sido una de las principales referencias de la ‘segunda división’ de la parrilla durante el fin de semana. Sainz aguantó su posición con un buen ritmo hasta que salió el coche de seguridad.

Sainz fue uno de los pilotos que se quedó en pista, sin realizar su parada, durante el periodo de Safety Car. Una vez se relanzó la carrera, el madrileño fue abriendo un hueco importante con respecto a los pilotos que sí habían pasado por boxes gracias en gran parte a la labor de Lando Norris. El británico se encargó de ralentizar a los pilotos que tenía por detrás, algo relativamente sencillo en Mónaco, para dar a Sainz el margen necesario para parar sin perder puestos.

Esta estrategia funcionó a la perfección, pues Sainz entró en boxes sin apenas perder terreno con respecto a sus rivales. De hecho, se mantuvo por delante de los Toro Rosso una vez estos también realizaron sus paradas. Con el trabajo realizado, Norris aumentó el ritmo para intentar luchar por los puntos, pero el británico se quedó a las puertas de terminar entre los diez primeros.

El trabajo en equipo permitió a Sainz ser el mejor de la zona media, aguantando los ataques de Daniil Kvyat en la parte final de la carrera. A pesar de que parecía que McLaren iba a sufrir en Mónaco, el equipo de Woking estuvo a punto de terminar con sus dos coches en la zona de puntos. Una buena alegría para la estructura británica, que logró darle la vuelta a un fin de semana que comenzó con muchos problemas.