Pickup-design-exy-monster-x-concept-mercedes-benz-x-class-port
Exy Monster X Concept by Carlex Design: el Clase X más monstruoso
Vettel-vacaciones
Vettel necesita “un poco de espacio” durante el invierno
Neumaticos reciclados
Desde suelas de zapatos hasta “madera”: ¿Qué se puede fabricar con neumáticos usados?
Force india test aleron 2019 1
La normativa de 2019 no satisface a los jefes de equipo
181113 gfp 124138
Probamos el Audi R8 2019: Deportividad a raudales

Así es George Russell: conoce al nuevo piloto de Williams

El piloto británico es la apuesta de futuro de Mercedes y sus actuaciones en las categorías inferiores le colocaron en las quinielas para hacerse un hueco en la parrilla de Fórmula 1 en 2019, situación que se ha cumplido gracias a Williams.

Russell articulo portada 1

La parrilla de Fórmula 1 se está llenando de jóvenes talentos con grandes posibilidades de convertirse en las estrellas del futuro. Aparte de Max Verstappen, cuyo potencial ya es una realidad al frente, las llegadas de pilotos como Esteban Ocon o Charles Leclerc, generalmente respaldados por marcas, son una muestra de que los jóvenes tienen el talento suficiente para ganarse un asiento en la categoría a pesar de su corta edad.

Además de los pilotos que ya están en Fórmula 1, hay otros pilotos que cuentan con un enorme potencial en las categorías inferiores y ya han dejado ver su talento en sesiones de test o libres. Es el caso de George Russell. El piloto británico captó la atención de muchas personalidades en el paddock después de marcar el mejor tiempo de los test poscarrera en Hungría. Con la posible retirada de Lewis Hamilton no muy lejos, Mercedes tiene puestas sus esperanzas en la promesa británica para coger el testigo del tetracampeón del mundo.

A pesar de que Russell se ha convertido en uno de los jóvenes talentos más destacados en las categorías inferiores, los comienzos de su trayectoria en monoplazas fueron bastante discretos. Russell se proclamó campeón de la Fórmula 4 BRDC en su año de debut en 2014, pero su paso por la Fórmula Renault 2.0 no fue tan memorable. A pesar de perderse una ronda por enfermedad, Russell finalizó el campeonato Alps en cuarta posición, lejos de los tres primeros clasificados.

Russell dio el salto a la Fórmula 3 europea de la mano de Carlin al año siguiente, coincidiendo con pilotos como Felix Rosenqvist, Antonio Giovinazzi, Charles Leclerc y Lance Stroll. Terminó de forma regular en los puntos, pero solo le fue suficiente para finalizar la temporada en sexta posición. Dentro de sus logros destaca su única victoria en su segunda carrera y su segundo puesto en el Masters de Fórmula 3 que se disputó en Zandvoort.

El británico repitió en la Fórmula 3 en 2016, pero no logró hacerse con el título ante el aplastante dominio de Stroll y Prema Powerteam de esa temporada. Russell apenas sumó dos victorias y se subió al podio en 10 posiciones, unos resultados que le fueron insuficientes para aspirar a luchar por el campeonato. También participó en el Gran Premio de Macao, donde terminó en la séptima posición.

Aunque los resultados de Russell no estaban siendo brillantes, su ascenso al estrellato llegó el año de su debut en la GP3 Series. Junto a la estructura dominadora de la categoría, ART Grand Prix, el joven británico pudo demostrar un talento que no se había visto en las competiciones donde había participado con anterioridad. Cuatro victorias y siete podios contribuyeron a que Russell se hiciera con el título en su primera campaña, coincidiendo con su primera participación en unos libres de Fórmula 1 junto a Force India en el Gran Premio de Brasil, experiencia que repitió en Abu Dhabi.

Fue entonces cuando comenzó a hablarse de Russell como un joven piloto a tener en cuenta para el futuro, pero su confirmación como promesa de la Fórmula 1 ha llegado esta temporada. Dio el salto a la Fórmula 2 manteniéndose junto a ART Grand Prix en un año donde todas las miradas estaban puestas en Lando Norris. Aunque el joven de McLaren tuvo un arranque más brillante, fue Russell quien llegó al parón veraniego como líder del campeonato.

En una temporada marcada por la introducción de un nuevo monoplaza y sus reconocidos problemas de embrague, Russell fue quien mejor se adaptó al vehículo. Con 22 carreras disputadas, consiguió seis victorias y se subió al podio en diez ocasiones. Esta efectividad le ha permitido liderar el campeonato con 37 puntos de ventaja sobre Alex Albon a falta de dos carreras para el final de la campaña, por lo que tiene el campeonato muy bien encarrilado.

Gracias a estas actuaciones, Russell se posicionó como uno de los jóvenes talentos que podía llegar a la Fórmula 1 tan pronto como en 2019. Su vínculo con Mercedes jugaba un papel clave en sus aspiraciones para hacerse con un hueco en la parrilla y sus grandes opciones de ganar el título en Fórmula 2 también fueron importantes teniendo en cuenta que el campeón de la categoría inmediatamente inferior no puede volver a competir en ella.

Algunos rumores indicaban que Mercedes podría encontrarle un hueco en Williams, su única opción realista si Russell quiería mantenerse ligado a la marca alemana después de que el equipo de fábrica confirmara su alineación para el año que viene y con Force India en un proceso de reestrucuración tras su rescate, aunque fuera piloto reserva del equipo indio. Finalmente, Williams le ha tendido la mano a Russell para continuar con la llegada de nuevos talentos a la categoría reina del automovilismo anunciando su fichaje para 2019.

Si bien Russell se unirá al que este año está siendo el equipo más lento de la parrilla de Fórmula 1, su contrato multianual le permite tener un asiento a la espera de ver cuáles son los planes de Mercedes en los próximos años. Con el futuro de Valtteri Bottas en el aire más allá de la temporada que viene, el británico podría ocupar la posible vacante del finés si logra sorprender en su campaña de debut. En esta situación entra en juego la incertidumbre que rodea al también protegido de Mercedes, Ocon, con respecto a su futuro inmediato, pero el contrato de Russell le coloca en una posición estratégica para saltar al equipo de fábrica dentro de unos años.