Canelo-alvarez-lamborghini
‘Canelo’ Álvarez se graba conduciendo a toda velocidad su Lamborghini en Mónaco
Brown 01
Zak Brown: “Me arrepiento de muchas de las cosas que hice sobre Indianápolis”
Woerthersee 2019 golfr da teambus-1
Estos Volkswagen Golf R y T6 del ‘Equipo A’ se alistan al Wörthersee 2019
Mario andretti firestone
Mario Andretti rememora su victoria en las 500 millas: “Aun recuerdo el olor”
Fiat tipo sport 01
El Fiat Tipo 2019 aterriza con una nueva versión Sport incluida

El Ferrari F12tdf DSKL es un 250 Lusso de 1964 modernizado

El departamento Special Projects de Ferrari ha vuelto a crear un modelo único, esta vez a petición de un famoso coleccionista que no tiene reparos a la hora mostrarte su preciado garaje.

Ferrari-tdf-dskl-front

Se llama David SK Lee y no se ha conformado con encargar un Ferrari F12tdf 'cualquiera'. No, el suyo tiene nombre propio –sus iniciales, por supuesto– y además, ha sido realizado a imagen y semejanza de uno de sus clásicos más preciados, la joya de su garaje: un Ferrari 250 Lusso de 1964 con el que no ha dudado en posar para los fotógrafos.

Este famoso coleccionista de Ferrari es uno de los pocos afortunados que cuenta con los conocidos como repóker de ases de la marca del cavallino: los 288 GTO, F40, F50, Enzo y LaFerrari, algunos de ellos también visibles en la imagen superior. Sin embargo, su modelo más preciado es el 250 Lusso que te comentábamos y por este motivo ha sido su fuente de inspiración a la hora de encargar un F12tdf a medida.

Recordemos que sólo 799 unidades del Ferrari F12tdf saldrán de la fábrica de Maranello y que todos ellos están personalizados a petición de sus clientes, entre los que se encuentran personalidades como Horacio Pagani. En el caso del Ferrari F12tdf DSKL, ha sido realizado en una exclusiva pintura amarilla y rematado con una banda longitudinal con los colores de la bandera italiana que recorre toda la superficie superior incluyendo al gran alerón trasero.

Recordemos que el F12tdf monta un motor V12 de 780 caballos que marcha asociado al cambio F1 DCT de doble embrague.

Por otro lado, el interior no es menos exclusivo. Lo que más destaca en el mismo es el volante, también dividido por la tricolor y lo mismo sucede con los asientos, unos bacquets forrados en Alcantara y realizados en un color azul no menos llamativo. Por supuesto, tampoco faltan en el habitáculo las habituales placas distintivas propias de las ediciones más limitadas de Ferrari. En una de las mismas se especifica el homenaje realizado al clásico 250 y en la otra se destaca el nombre completo del vehículo, con las iniciales de su dueño. Seguramente uno de los hombres más envidiados del mundo, especialmente por los ferraristas.