Maniobras-chiron
Maniobrar con un coche de 11 millones: Así salió el Bugatti La Voiture Noire del Salón de Ginebra
Semaforo australia 2019
La ausencia de Charlie Whiting se deja notar en los semáforos
Lazareth-lmv-496
Lazareth LMV 496: La moto voladora más estimulante ¡despega!
1017391705-lat-20190316- 86i5251
Max Verstappen alaba el ‘modo fiesta’ del motor Honda
Matzker-defender-mdx-6
Rover Defender MDX: La camper más extrema está aquí

Volkswagen Golf RLMS by APR: el Golf más racing

Además de un aspecto que pide kilómetros de circuito este Golf R con esteroides no es sólo fachada, ya que cuenta con 543 CV listos para mover sus cuatro ruedas.

Vw-golf-rlms-apr-port

Este SEMA Show está dando mucho de sí, pero más allá de camionetas modificada para miles de usos distintos o muscle car con cientos o miles de caballos en sus entrañas, también hay espacio para coches más europeos e incluso por qué no decirlo más centrados en el circuito que en las calles. Esta bestia llamada Volkswagen Golf RLMS obra de la firma APR es uno de ellos, y su aspecto, potencia y tracción integral piden a gritos horas y horas de circuito.

Hablamos exctamente de un Golf R con esteriodes en el que se ha conseguido sacar un total de 543 CV de potencia y 642 Nm del motor 2.0 turbo de cuatro cilindros gracias al denominado Stage III+ que añade esos 233 CV extra respecto al modelo de serie con novedades como un enorme turbo Borg Warner twin-scroll, retoques en el ECU, nuevos inyectores, sistema de admisión de carbono, nuevo intercooler o nueva bomba de gasolina entre otros detalles, como un nuevo sistema de escape hecho a medida.

El resultado es un auténtico misil que según el preparador es capaz de hacer el cuarto de milla en 10 segundos, una cifra más que respetable para un hot hatchback y que se aleja de lo que podemos conseguir con un Golf R de serie.

Su rendimiento llega también gracias a unos amortiguadores ajustables APR de carreras o barras estabilizadoras activas y a un interior que sigue esa filosofía racing que se traduce en elementos como una jaula antivuelco, asientos baquet y volante de competición, incluso un equipo de extinción de incendios.

En exterior, con unos enormes pasos de rueda para alojar las nuevas llantas APR calzadas en neumáticos Toyo, muestran aún más que esta preparación no es una cualquiera sino que estamos ante todo un coche de competición con sus propias pinturas de guerra en forma de vinilos de APR e incluso un difusor y alerón trasero para ofrecer más apoyo aerodinámico.